Instrucción Hace 2 semanas

Qué le falta a su swing

LOS PROS LO HACEN.

Y USTED TAMBIÉN PODRÍA (PERO NO LO HACE) 

En 1919, el campeón reinante del PGA Jim Barnes publicó el primer libro “moderno” de instrucción de golf. Fue llamado “Picture Analysis of Golf Strokes” y les proporcionaba a los golfistas promedio una oportunidad para ver cómo los mejores jugadores hacían el swing. Cien años han pasado y casi todo en el golf ha cambiado – incluyendo cómo aprendemos de los mejores. ▶ Ahora la tecnología está ayudando a aclarar aquello que los videos de los años 20 a los 90 solo podían intuir. En GolfTEC, hemos medido cientos de miles de swings desde que abrimos nuestro primer centro de enseñanza en Denver, en 1996. (Ahora tenemos más de 850 instructores y unas 200 sedes en los EE.UU.) Al analizar y decodificar los datos de todos aquellos jugadores en los últimos 23 años y comparándolos con las medidas captadas a más de 200 jugadores del tour, hemos sido capaces de identificar los movimientos y destrezas específicos del swing que separan a los jugadores recreativos de los buenos, y los buenos de los jugadores de elite.

Probablemente haya escuchado que los swings de golf son como huellas digitales y cada jugador es diferente. Puede ser desalentador porque parecería que ningún consejo que pueda recibir será perfecto para usted. Pero los resultados que hemos visto luego del análisis de todas esas cifras sugieren enfáticamente lo contrario.
Por más distintos que se vean esos swings, tienen muchas más cosas en común que diferencias. Y la verdadera razón por la cual usted pega malos golpes es mucho más simple – y más fácil de corregir – de lo que usted pueda pensar.


En otras palabras, los problemas del swing no son tan únicos ni difíciles de diagnosticar. La gente pega slice debido a unos pocos temas comunes – no porque hagan una o dos cosas de un menú con cientos de posibilidades.
Esto es importante porque si enfoca su energía en corregir un problema mayor que vemos en la mayoría de los swings de los aficionados, estará realizando un cambio que tendrá el impacto más importante en la calidad y consistencia de su contacto. Eso lo libera para que pueda ir a la cancha y aprender destrezas importantes como estrategia, lectura de greens y manejar la presión – las cosas que lo convertirán en un buen jugador.
¿Entonces qué es lo que le falta a su swing? Usted no está girando adecuadamente cuando lleva el palo hacia atrás.
Utilizando el sistema de medición propiedad de GolfTEC conectado a los datos del monitor de lanzamiento, sabemos que el punto de verificación que está más correlacionado con la capacidad de un jugador para pegar buenos golpes sucede cuando el palo llega a paralelo con el suelo en el backswing. Tomemos a los pros de elite que vemos en esta página. Todos ellos – Dustin Johnson, Jessica Korda y Jordan Spieth, y virtualmente todo jugador del tour que hayamos medido – llegan a una posición bastante familiar en este punto.
Cuando la vara está paralela al suelo han girado los hombros unos 60 grados. Estos arrancan 7 grados abiertos al objetivo (para evitar pegarle gancho a la bola) y luego rotan 53 grados alejándose de él. Comparativamente los aficionados tienen mucho menos giro para cuando llegan a esta posición. Hemos registrado miles de aficionados y la cantidad de movimiento hacia atrás está entre 10 y 30 grados menos que los pros. No nos escuche a nosotros, vaya al range más cercano y véalo por usted mismo. Es fácil de discernir.
Desde esa posición en paralelo los golfistas del tour siguen girando sus hombros otros 30 grados. Pero el aficionado promedio ha dejado de girar y pasa el resto del backswing y downswing jugando al alcance cinético – desandar el camino del palo para intentar compensar una sacada hacia atrás pobre. La abrumadora tendencia es a colocar la vara muy vertical, volver en un recorrido de afuera hacia adentro y pegar un slice débil (y persistente).


Sé que estará pensando: esta información es interesante pero no es útil. No tengo la flexibilidad de un jugador veinteañero del tour por lo que será difícil girar más. Eso es tanto cierto como falso. Usted no es tan flexible como un atleta profesional joven, pero puede girar más los hombros. Parte de ellos surge de solo saber que tiene que girar más. El resto lo puede lograr con una serie simple de trucos en el address

Si usted gira el pie de atrás (el derecho para los diestros) apenas un poco abierto en el address, podría ser más fácil rotar el torso alejándolo del objetivo. Y permitir que la pierna trasera se enderece y la rodilla delantera flexione hacia adentro hacia la bola, también le permitirá aumentar su giro.
Y fuera de la cancha es cierto que no lo perjudicará si quiere trabajar en el gimnasio.

Creo que el ejercicio es fabuloso para su swing. Pero la realidad es que no tiene que trabajar en el gimnasio. Hemos medido miles de jugadores de todo el espectro del acondicionamiento físico y cada uno de ellos pudo llegar a ese giro mágico de 53 grados con o sin un programa de elongación. Cualquiera puede hacerlo… ¡hasta usted!
Nuestros datos nos muestran que el giro de hombros es el separador más grande entre los niveles de habilidad en golf, pero el giro de caderas también es un indicador. Los jugadores del tour llevan la vara a posición paralela con un giro de 25 a 30 grados de sus pelvis. La mayoría de los jugadores recreativos giran hasta un máximo de 15 grados.
Esta rotación de los hombros y caderas es tan importante porque si se aumentan ambas se aumentan las dos cosas que los jugadores necesitan para pegarle largo y derecho a la bola: tiempo y espacio. Mayor giro se traduce en un backswing más amplio y profundo y más tiempo para almacenar potencia que puede ser descargada en el downswing. Cuando el giro está restringido no tiene tiempo o el espacio para llevar el palo hasta la velocidad que ve en los pros del tour.
Por supuesto que tener nuestros dispositivos medidores facilita saber si usted está alcanzando correctamente este punto en el backswing, pero puede utilizar un espejo o la cámara del smartphone de un amigo para examinarlo también. Una señal fácil de verificar si está fuera de posición es si los codos se alejan entre sí cuando hace el swing – eso indica que está llevando el palo hacia atrás con los brazos, no la rotación del torso.

“Lo que usted busca es que el hombro de atrás se mueva hacia arriba y detrás suyo”.

También compruebe que la cabeza permaneció a la altura que tenía en el address y que la parte superior del cuerpo no empezó a inclinarse hacia el objetivo – conocido como el temido pivote invertido.
Para ir correctamente hacia atrás necesita chequear que el hombro de atrás se mueva hacia arriba y detrás suyo mientras usted mantiene la postura del address. Las manos deberían mantenerse relativamente pasivas mientras el giro de los hombros impulsa el palo. Cuando intente este movimiento por primera vez lo va a sentir radical, como si estuviera girando más de lo necesario. Tal vez hasta le preocupe regresar el palo hacia la bola. Pero confíe en esto. La parte superior del cuerpo y la inferior pronto empezarán a responder a este movimiento y estará produciendo una velocidad sin esfuerzo mientras endereza ese feo slice.
¿Estos datos dicen que es imposible pegar buenos golpes de otro modo? Por supuesto que no. Los jugadores tienen muchas más similitudes que diferencias – y también están los casos aparte. Brooks Koepka gira notoriamente menos que 53 grados cuando llega a este punto de verificación clave. Pero también tiene un atletismo más natural que la mayoría de las personas. Si usted es capaz de pegarle a la bola a 288 kilómetros por hora como él, no necesita 53 grados de giro en este punto del swing. (No veo la hora de poder medir a la próxima generación de jugadores super atléticos, como los ganadores del tour Cameron Champ y Matthew Wolff, para ver cómo se comparan sus swings.)
Pero de vuelta al mundo real, donde la mayoría de nosotros hacemos el swing con el driver a menos de 160 kilómetros por hora, usted está en el sweet spot de la curva de datos – no es un caso aparte. En su caso, poder dominar esta sacada hacia atrás es la ruta más rápida hacia los tiros más largos y derechos.

NICK CLEARWATER es vicepresidente de instrucción en GolfTEC, con base en Denver. Está ranqueado Nro. 1 entre los mejores instructores de Golf Digest en Colorado.

▶ AFICIONADOS VS PROS En esta demostración que realizamos en GolfTEC, el aficionado (abajo, izquierda) ha girado sus hombros solo 29 grados y sus caderas 7 grados cuando la vara está paralela al suelo. El pro (derecha) ha girado sus hombros 60 grados y sus caderas 29. Nosotros pensamos que este es el momento definitorio del swing de golf. Es la razón por la que los aficionados pegan slice y los pros la explotan.