Protagonistas Hace 2 semanas

Esto es lo que los profesionales del tour dicen sobre el informe de distancia de la USGA/R & A

Con la USGA y R&A lanzando los resultados preliminares de su Proyecto de Perspectivas de Distancia, y concluyendo que se necesita hacer algo para evitar que continúe el ciclo de aumentos de distancia, me pareció un ejercicio valioso preguntarle a los jugadores responsables que piensan que hay que hacer.

Es un hecho que los profesionales del tour son principalmente los que aprovechan al máximo la tecnología actual de palos y pelotas, pegando tiros a distancias infinitas con una regularidad inimaginable hace 20 años. «Se trata básicamente de nosotros … lo que sea que estén pensando hacer», dice el veterano profesional del tour Matt Kuchar. “Alguien como mi padre, hace un swing de 85, 90 millas por hora. Si no le dijeras que la pelota era diferente, no creo que sea capaz de darse cuenta».

Así que encuestamos a un número de jugadores en el AT&T Pebble Beach Pro-Am de la semana pasada para averiguar cuáles piensan como los próximos pasos para abordar el asunto.

Muchos se hicieron eco de los sentimientos de Jason Day, uno de los principales pegadores del deporte. «Creo que todo el mundo tiene que preguntarse si el juego de golf está en un buen lugar en este momento en lo que respecta a la distancia». Day respondió a su propia pregunta: «No sé por qué quieren que peguemos más corto».

¿Qué tal porque, en respuesta a que los jugadores golpean la pelota más lejos, los campos de golf se están renovando y alargando, lo que significa mayores costos de mantenimiento, más uso de agua y rondas de mayor duración?

Pero el punto de Day tiene validez en lo que respecta a su trabajo, el PGA Tour, que está en el negocio del entretenimiento. Nada en el golf cautiva más al público que explotarla desde el tee. El drive es, por mucho, el tiro más atlético del juego. Los grandes golpes de salida provocan gritos. La distancia vende. En canchas del tour y en Pro Shops.

Sin embargo, si la industria intentara evitar que continúen los aumentos de distancia, uno de los remedios que más discuten los profesionales del tour es limitar el vuelo de la pelota de golf.

«A medida que la pelota ha ganado distancia, se ha vuelto desproporcionadamente más larga para los pegadores más fuertes», dijo Peter Malnati, quien aboga por un retroceso del 10 por ciento que impactaría en todos los jugadores. «Egoístamente, no me importaría verlos hacer una pelota que solo afectase a los jugadores top. Eso es ser egoísta. Me encantaría ver drives de 300 yardas, ese es el límite. Está claro que el camino en el que se encuentra el golf no es sostenible en lo que respecta a los campos que estamos construyendo y que se acercan a 8,000 yardas. Eso parece una locura».

Un sentimiento perfectamente comprensible para un jugador que ocupa el puesto 195 en distancia con el driver.

Otros jugadores responden que los pegadores más largos seguirán siendo los más largos, lo que una vez más lleva a la pregunta: ¿Por qué se debe hacer algo?

«Para ser honesto, no es que los scores sean más bajos de lo que solían ser o son diferentes», dijo Dustin Johnson, otro gran lanzador. «No creo que vaya demasiado lejos, y no creo que hagamos este juego demasiado fácil, o seguro que no es fácil para mí».

Aunque simpatiza con Malnati y su tipo, Robert Garrigus, uno de los 87 jugadores que promedian más de 300 yardas desde el tee, dijo que no se puede frenar a los bombarderos. «La velocidad siempre será importante», dijo Garrigus, refiriéndose a la velocidad del swing. «Hagan lo que hagan, vamos a encontrar una forma de evitarlo. No puedes quitarle velocidad a un jugador que la tiene y cuenta con una ventaja».

Esencialmente, eso es lo que le dijo a la USGA el martes durante una conversación telefónica de una hora que tuvo después de que los funcionarios publicaron el informe.

Y, francamente, no sería justo intentar frenar a un grupo de jugadores. El atletismo no debe ser penalizado. Sería como atar pesas a los tobillos de LeBron James para que no pudiera saltar tan alto.

«Odio ver a los atletas ser castigados o desanimados de continuar trabajando y mejorar», dijo Phil Mickelson, quien, aunque se acerca a los 50 años, ha visto aumentar su velocidad de swing. en los últimos dos años a través de una combinación de técnica mejorada y entrenamiento.

«No creo que los pegadores largos deban dejar de hacer algo que hacen mejor que el resto de nosotros», dijo Luke Donald, quien, sin embargo, cree que la distancia se ha convertido en un problema, y ​​cita una experiencia de su juego en Pebble Beach el sábado.

“En el hoyo 10, que es de cuánto, 446 yardas, OK, había una ligera brisa, pero pegué driver y wedge. Y ese soy yo, no exactamente un tipo conocido por pegar muy lejos «, dijo el ex No. 1 del mundo.» Así que eso debería decirnos algo».

Garrigus sospecha que, si los órganos rectores limitan la distancia a partir de ahora, pocos jugadores del tour se sentirían inclinados a quejarse. Sostiene, sin embargo, que la preparación de las canchas y el diseño podría hacer más  que cambiar la pelota para detener un poco el juego. “Quiere vernos jugar un poco más corto, comiencen a poner cosas en nuestro camino. No haga el campo de golf más fácil a las 320 yardas que a las 280″.

Algunos jugadores ofrecieron más ideas novedosas. Kuchar sugirió ajustar el tamaño de las cabezas de los drivers.

«Un driver más pequeño marcaría una gran diferencia porque no se podría  hacer el swing al 100% en todo momento», dijo Kuchar. «Eso le quitaría algo de diversión al jugador promedio, por lo que podría haber reglas separadas entre aficionados y profesionales. Aunque no me gusta bifurcar… Esa es una dificil.»

«Hay una parte de mí que piensa que la pelota va demasiado lejos, pero otra parte dice que los fabricantes hagan lo que quieran», dijo Branden Grace. «Me gustaría ver que las empresas no tengan límites, pero también dejen de intentar llevarlo a donde realmente hemos eliminado la toma de decisiones. Me gustaría que la pelota se pareciera más a las bolas viejas, y luego veríamos quiénes son los tiradores excepcionales. Si la pelota se curva como antes, verás una brecha mayor entre los mejores jugadores y los simplemente buenos».

«Hoy, solo tienes que estar un poco por encima de tu juego en todos los aspectos para ganar un torneo de golf, mientras que en la era de Jack [Jack Nicklaus], solo tal vez 20 hombres tuvieron una oportunidad porque todo se redujo a quién realmente podía dominar todas las facetas del juego”.

Era casi como si Grace estuviera hablando bajo las ideas del director ejecutivo de R&A, Martin Slumbers, quien dijo que no solo los aumentos de distancia son «indeseables y perjudiciales para el futuro del golf», sino que «el golf es un juego de habilidad, una amplia gama de habilidades y ninguna única habilidad debería dominar».

Obviamente, ninguna opinión es destacada en la gira. Lo que significa que los órganos rectores del juego tendrán que caminar lentamente, sopesar una variedad amplia de opciones y permanecer atentos a la gran población de golfistas aficionados y recreativos.

«Depende de la USGA, R&A y el PGA Tour colaborar en lo que fuese mejor para el golf en general», dijo Day. “Pero este será un proceso largo. Está muy distante».

Es curioso que lo diga de esa manera.