Varias Hace 3 años

¿Un paso en la dirección correcta para Tiger?

Tiger

Tiger Woods se pasó la mañana del lunes jugando 9 hoyos junto a los grandes beisbolistas retirados, Derek Jeter y Tino Martinez. Las carreras de Jeter y Martinez están terminadas, pero Woods está buscando un último, gran capitulo para la suya. “Le pegue bien hoy,” dijo el ganador de 14 majors y ex número 1 del mundo.

Han pasado 15 meses desde que Woods, ahora el 898° en el mundo, jugó de manera competitiva, y ha tenido que soportar tres cirugías de espalda desde marzo de 2014, pero no lo hubieses notado si lo veías en la mañana del lunes en el paraíso. Aunque el ambiente era casual, Woods demostró poder y control sobre el tee, y por momentos, precisión con sus hierros.

 

“Hemos jugado hoy con vientos de más de 30 km/h que no perdonan, pero la calidad de Tiger ha sido bastante buena,” dijo Justin Rose, participante también del Hero World Challenge, un evento a beneficio de la fundación de Woods que es nuevamente anfitriona de un torneo desde el Wyndham Championship en agosto de 2015.

Rose estaba saliendo de un descanso de siete semanas, pero su juego, en ocasiones, lucía más oxidado que el de Woods. Más de una vez Woods supero a Rose, quien se sumó el lunes en lo que terminó siendo un “fivesome” de nueve hoyos en Albany, donde jugarán solamente 18 de los mejores jugadores.

En realidad, la preparación de Woods empezó mucho antes del lunes. Estaba programado para jugar en California y Turquía pero se retiró de esos eventos porque dijo que su juego no estaba listo. “Si Tiger quería probar su juego en estas condiciones ha tenido éxito, claramente ha manejado la pelota muy, muy bien”, dijo Rose.

Woods lo logró usando un nuevo driver (TaylorMade) y una pelota nueva (Bridgestone) ya que Nike se retiró del negocio de equipamiento a principio de año. Tuvo que consultar con Rose, un jugador veterano de TaylorMade, durante su calentamiento en el campo, para encontrar una configuración que le gustase con el palo ajustable. Una vez que Woods tenía lo que le gustaba, parecía estar cómodo nuevamente.

Tiger

Los nuevos zapatos Nike de Tiger.

Pero el equipamiento no ha sido lo único que Woods ha tenido que ajustar. Cumplirá 41 años a fin de diciembre y sabe que su cuerpo no puede hacer lo que mismo que antes. Después de una sesión de long drive el sábado, Woods se recuperó con un baño de agua caliente y recibió tratamiento para su rodilla izquierda reparada y su espalda estropeada. También estuvo en el gimnasio antes de jugar el lunes.

“Estaba hablando con Jeter y Tino sobre eso. ¿Cuánto les llevó prepararse a cada uno para cada juego?” dijo Woods. “Y les llevó de 3 a 4 horas mientras envejecían, es lo mismo para mí. Estaba en el gimnasio con Rose y estaba ahí adentro haciendo lo mismo. Tiene 36 y le lleva hora, hora y media, solo para poder salir y golpear las bolas”. “Tenés que activar músculos…extrañamos los días donde íbamos al primer tee y golpeábamos un drive 300 yardas con una pelota balata y un driver de persimmon. Ya no se puede hacer eso”.

La diferencia, por supuesto, entre Jeter y Woods es que una carrera de golf tiene mucha más longevidad que otros deportes. Aunque Jeter hizo su debut para los Yankees el año antes que Woods se volviese pro, se retiró después de la temporada 2014. Los basquetbolistas Kobe Bryant y Tim Duncan siguieron caminos similares.

Mientras tanto, el golf está repleto de jugadores que han competido, y ganado, en sus 40s y más. El año pasado, Davis Love IIII gano el Wyndham Championship con 51 años de edad. “Podes jugar de diferentes maneras y aún así ganar un torneo de golf,” dijo Woods. “No podés hacer eso en fútbol americano, beisbol o básquet”.

Hay otra cosa que Woods puede hacer que Jeter y Martinez no pueden, y hace mucho que no está tan emocionado y nervioso. “Puedo seguir jugando,” dijo Woods.