Protagonistas Hace 1 mes

Jack Nicklaus a los 80 años: «Todavía hay muchas cosas que quiero hacer»

A sus flamantes 80 años cumplidos este martes 21/1, Jack Nicklaus todavía podría hacer muchas cosas en su vida. Puede diseñar campos de golf. Puede recaudar dinero para su organización benéfica favorita. Incluso podría entretener al extraño joven jugador lo suficientemente precoz y perspicaz como para buscar su consejo sobre una variedad de temas, ya sea cómo pensar, cómo prepararse, cómo ganar o cómo equilibrar el golf y la vida.

Un hombre con un apetito insaciable por vivir y una perspicacia aún demasiado entusiasta y cinética para ser controlado por la edad podría hacer todas esas cosas. Y entonces Jack Nicklaus las hace. Y más. Porque lo único que nunca podría verse a sí mismo haciendo es disminuir la velocidad.

«Todavía tengo muchas cosas que quiero hacer», dijo Nicklaus, el 18 veces ganador de majors, diseñador de canchas, anfitrión de torneos y gurú favorito de una ola de jugadores jóvenes que reconocen su genio, incluso sin ellos haberlo visto nunca pegar una pelota. «Ciertamente no tengo ninguna razón para querer acurrucarme en un rincón en algún lugar con un plátano verde y esperar que madure», dice Nicklaus.

El Oso Dorado se deleita con contar chistes viejos, pero Nicklaus tiene una constancia, una consistencia de mentalidad y carácter y creencias fundamentales que lo mantienen relevante y, por lo tanto, contemporáneo. El tipo que tienes hoy es el mismo que ganó 73 títulos del PGA Tour, incluidos los 18 grandes, durante tres décadas. Es casi ocho centímetros más bajo de lo que era en su mejor momento, cuando era conocido como Big Jack debido a su tamaño, su enorme juego de poder y personalidad, y su distinción como uno de los líderes del juego. Sin embargo, sigue siendo, indiscutiblemente, Big Jack. Todavía piensa como un competidor y tiene los mejores intereses por el juego, como promover la inclusión del golf en los Juegos Olímpicos.

Era Tiger Woods antes de Tiger Woods: un aficionado condecorado, dominante como profesional, intimidante en los grandes eventos, dotado físicamente y psicológicamente irreprimible. Impulsado.

Chris Condon – Barbara y Jack durante el Memorial.

El todavía lo es.

Además de organizar un evento del PGA Tour, el Memorial Tournament, en las afueras de su ciudad natal de Columbus, Ohio, Nicklaus sigue activo en el diseño de campos de golf, trabajando en cerca de una docena de campos. Con su esposa, Barbara, que cumple 80 años en febrero, a Jack le apasiona recaudar dinero para su iniciativa caritativa, la Nicklaus Children’s Health Care Foundation. Está especialmente orgulloso de la fundación, que ha recaudado más de U$100 millones desde su creación en 2004 y ha financiado 18 instalaciones médicas para niños en Florida. Buen número, 18.

«No creo que realmente me vaya a jubilar. No tengo ganas de retirarme”, dijo Nicklaus. “Desde el punto de vista del golf, sigo participando en algunos tipos de eventos especiales y torneos diferentes. … Desde el punto de vista de la fundación, recién estamos comenzando. Y hemos tenido excelentes resultados con lo que hemos hecho, hemos ayudado a muchos niños y Barbara ha sido tan buena en la forma en que dirigió la fundación. Me ha cambiado la vida. Y he dicho muchas veces: ´Ella me apoyó durante 50 años; ahora es mi turno´. Francamente, realmente lo disfruté, y me ha abierto los ojos».

Otra revelación ha sido la cantidad de jugadores jóvenes que han estado buscando su consejo. Esto comenzó hace unos 15 años, lo que ocurrió aproximadamente cuando se alejó del golf competitivo.

Jugadores como Trevor Immelman y Charl Schwartzel se acercaron a él para reflexionar sobre cómo jugar Augusta National, y ahora son campeones del Masters. Rory McIlroy, Rickie Fowler, Justin Thomas, Patrick Cantlay y Dustin Johnson son algunos de los que se han sentado con él. La semana pasada, Patrick Rodgers pidió almorzar con él en su Bear’s Club en Júpiter, Florida, donde se realizan la mayoría de estos «tutoriales».

Tracy Wilcox – Nicklaus disfruta de la oportunidad de orientar a los jugadores más jóvenes, incluido McIlroy, que lo han buscado en busca de consejo.

«No salgo a buscar esto. Pero estoy disponible ”, dijo Nicklaus con un tinte de asombro en su voz. «Siempre sentí que podría tener algún conocimiento o … podrías llamarlo sabiduría. No sé si es o no. Es posible que tenga algo que impartir a los jóvenes que pueda ayudarlos, y estoy encantado de proporcionarlo a cualquiera de ellos. Es muy halagador para mí que alguien de 22 o 23 años quiera saber de un hombre de 80 años. Nunca escuchaste a tu padre, ¿por qué escucharías a tu tatarabuelo, sabes? Pero es muy agradable y lo disfruto».

No tenía planes especiales para el gran día; él y Barbara celebraron sus cumpleaños juntos hace una semana el sábado con una lista de invitados de unos 200 familiares y amigos. Más de 100 personas —de política, golf, deportes y entretenimiento— enviaron deseos en video a la pareja, que celebrará su 60 aniversario de bodas en julio.

«Creo que 80, con suerte es solo un número», dijo Nicklaus. «Sabes, recibí las mismas preguntas cuando tenía 70 años y todavía estoy haciendo cosas. Entonces, con suerte, si llego a 90, tendremos las mismas preguntas «.

Duda de que se retire incluso entonces. Duda de que vaya a comprar plátanos verdes, aunque seguirá bromeando al respecto. Sin lugar a dudas, seguirá siendo una figura relevante en el juego que todavía él nombra como el mejor de todos.