Protagonistas Hace 4 meses

Mr. X: ¿Quién es más feliz? Omita los 10 mejores del mundo

Quien tiene la mejor vida en el PGA Tour es una pregunta altamente personal y subjetiva. Depende de sus valores, sus ambiciones, lo que le proporcionará más felicidad durante su corta estadía en la tierra. Dicho esto, no es ninguno entre los 10 mejores del ranking mundial, o probablemente hasta el puesto 20. Esos muchachos viven bajo un microscopio. Parecería que Rory McIlroy tiene que atender a los medios cada vez que aparece en la cancha. Rickie Fowler recibe buen dinero de todos esos patrocinantes, pero es un día extraño cuando no tiene una sesión de fotos u otro tipo de obligación. Y, 15 metros a un baño químico sin que lo persigan.

¿Yo? Soy el tipo de jugador que solo es entrevistado cuando anoto un 65, lo cual está bien por mí. Es divertido hablar con los reporteros un puñado de veces al año. Yo estoy patrocinado por la misma empresa de vestimenta que uno de los jóvenes prominentes, pero tengo una décima de sus compromisos. Una vez vi que se lo llevaban en un día caluroso para hacer quién sabe qué. Solo le guiñé un ojo mientras me dirigía al clubhouse para ver básquet con los muchachos.

Un amigo mío estaba cenando la primavera pasada con Brooks Koepka y Dustin Johnson en Jupiter, Fla. Fue mientras Brooks estaba lesionado. Un grupo de personas se acercaron a su mesa para pedir un autógrafo a DJ. No se habían percatado que el tipo sentado junto a él era el campeón defensor del U.S. Open. Ahora bien, Brooks ha hecho comentarios sobre no recibir el respeto que su registro de juego merece y demás, pero no estoy seguro de cuánto realmente le importa. Su vida es bastante agradable. Ha depositado tres cheques de primer lugar en un campeonato mayor, tiene una novia supermodelo y mientras use ropa de calle, puede ir a comprarse una taza de café sin que nadie sepa quién es. Es un tipo buen mozo, pero por una cuestión general, eso no hace que se destaque. Llegar a Nro. 1 y poder pasar desapercibido – para mí, eso es vida. Pero si Brooksy realmente deseara que le pidieran autógrafos en público, entonces claramente no debe estar contento.

Camilo Villegas es otro golfista que pasea por Jupiter, algunas veces en su bicicleta. Tiene cuatro victorias en el PGA Tour y una casa increíble sobre el agua. Ser el mejor golfista profesional de Colombia es una distinción que le sirvió bien para conseguir varios acuerdos de patrocinio y mi intuición me dice que ha ahorrado bastante de eso. A pesar de todo lo que tiene, es un tipo con un sentido agudo para pasar desapercibido. Creo que está decepcionado por no tener un major. Quiere más.

Bajando algunos peldaños más en estatus, Steve Marino puede ser uno de los pros más satisfechos que conozca. Tiene un estilo de vida que se adapta a su personalidad. El hombre ha ganado más de U$10 millones en su carrera y eso rinde mucho más cuando no tienes esposa, ni hijos y pocas cuentas. Cuando está en su casa, descansa sin preocuparse por nada, pide comida a domicilio tres veces al día. Quizás le preocupe un poquito no haber ganado nunca (ha terminado segundo cinco veces), pero Marino está feliz con solo poder jugar golf. No le preocupa no tener todos los beneficios de juego. “Ah, sí, hermano, solo voy a jugar el Web”, me dijo con una gran sonrisa la última vez que lo vi.

Amo mi vida. Cada semana visito una cancha que estará en la mejor condición de todo el año. Tengo una esposa hermosa y dos hijos excepcionales, si bien la responsabilidad puede ser estresante. No estoy seguro de dónde trazar la línea, pero creo que existe un punto donde el anonimato es más valioso que el dinero. No he llegado ahí todavía.