Instrucción Hace 4 semanas

Phil Mickelson, creado para durar

A lo largo de los 28 años de Phil Mickelson como profesional tanto los gurúes del swing como los fanáticos de las estadísticas hasta los psicólogos de diván han tratado de explicar las razones de su brillantez. Ha sido una batalla perdida. La dieta Paleo, las clases de artes marciales y un juego corto increíble no son todo y el rompecabezas de su carrera es claramente más complejo. Cumplidos los 49 años el 16 de junio, con 44 victorias en el PGA Tour y cinco majors, Mickelson tiene destellos donde juega tan bien como siempre. Cuando ganara el AT&T Pebble Beach Pro-Am en febrero de repente dejó de ser un adorno distorsionado en la escena del golf profesional para convertirse una vez más en un factor importante. También se convirtió en uno de los mejores ejemplos de longevidad en la historia del tour. Últimamente, el meme “¿qué irá a hacer Phil ahora?” tiene un sentido especial, oscilando entre disparates caprichosos fuera de la cancha a posibilidades increíbles dentro de ella. ▶ ¿Cuáles son las razones de esa longevidad? ¿Y qué fue lo que lo hizo grande en primer lugar? ¿Podría ser que ese full swing, generalmente visto como demasiado largo, flojo e inconsistente es un pilar menospreciado de un juego creado para durar? ¿Y hay algo que el resto de nosotros podríamos aprender de la manera de actuar de Phil? Elevamos esas preguntas a los tres profesores—Butch Harmon, Rick Smith y Dean Reinmuth—que en conjunto lo guiaron durante 27 años. Otros instructores respetables, incluyendo a Sean Foley y al legendario Bob Toski, también nos dieron su opinión. ▶ Hubo consenso sobre varios aspectos del full swing de Phil, al igual que los intangibles de su perspectiva – cómo él “ve el golf” según Foley. Han re energizado a Mickelson a medida que se aventura cada vez más en la escurridiza zona de la mediana edad. Dejamos a la dieta y el acondicionamiento físico fuera de la ecuación, ya que los hábitos de Phil fluctúan constantemente. Nos interesa lo que sucede cuando Phil está en la cancha de golf. ▶


EL EFECTO HARMON
Para ayudar a Mickelson a controlar sus drives, Butch Harmon intentó acortar el backswing insignia de Phil cuando trabajaron juntos desde 2007 a 2015. Pero Mickelson volvió a un swing con un flujo más libre.


“NUNCA HABÍA VISTO ESA FLEXIBILIDAD EN UN SWING”. —DEAN REINMUTH


EL SWING: “LARGO Y LIBRE, SE VA DE JUERGA”
Dean Reinmuth recuerda las primeras clases con Mickelson en 1984, cuando Phil estaba a punto de cumplir 14. “Nunca había visto esa flexibilidad en un swing”, cuenta. “En el tope, algunas veces la vara del palo de Phil lo golpeaba en el cuello y eso con el brazo de adelante perfectamente enderezado. Las articulaciones de sus brazos estaban tan flojas que podía llevar los brazos hacia atrás a la altura de los codos como lo hacen algunos gimnastas jóvenes. Esto creaba algunos desafíos obvios en el control pero yo no quería cambiar la base. Él podía pegarle tan alto y largo y su timing era tan bueno. Lo que ven hoy yo lo vi hace 35 años”.
La plantilla del swing de toda una carrera estaba en su lugar – largo y suelto, algunas veces descarriado, pero un don. Ganó tres campeonatos NCAA, un U.S. Amateur y nueve veces en el tour con Reinmuth antes de separarse en 1996. Mickelson eligió no tener un profesor principal hasta que Rick Smith se hizo cargo desde 2001 a 2006.
“Yo tampoco quise cambiar la longitud del swing de Phil”, dice Smith. “Trabajamos en agregar control, apilándolo más sobre su pierna delantera lo cual lo ayudó a ‘cubrir’ la bola mejor a través del impacto. Eso realmente ayudó a su juego con los hierros. Recuerde, su swing es largo con los hierros también. Pero ese swing largo, incluso con el driver, es una ventaja. Le da tiempo para controlar todo en el tope, para hacer una transición tranquila. La violencia que nace de swings acortados y sus repentinos cambios de dirección es una de las maneras en que el jugador se lesiona. El largo swing de Phil es bueno para el cuerpo y el motivo por el cual está jugando bien en la actualidad”.
Mickelson ganó tres de sus cinco majors bajo la tutela de Smith, pero a principios de 2007 ya tenía 36 y pensaba a largo plazo. Siempre un atleta natural, Mickelson había iniciado sus incursiones en los entrenamientos físicos especializados – incluyendo artes marciales – y dejó a Smith por Butch Harmon.
“Phil podía abrirse de piernas mientras estaba sentado, tocado el piso con el pecho”, dice Harmon. “Una flexibilidad increíble y una fortaleza natural. Como profesor uno cierra los ojos y piensa, hombre, qué haría yo con un talento como ese”. Harmon estaba bien al tanto de los dotes físicos de Phil y buscó explotarlos cambiando el carácter de ese swing largo. Un backswing más largo con un brazo delantero más firme y un movimiento más robusto de las piernas fue diseñado para producir más precisión. Recuerde, esto fue justo después de la pesadilla con el driver de Phil en la vuelta final del U.S. Open 2006 en Winged Foot, en la que solo acertó dos de 14 fairways, incluyendo una bloqueada salvaje hacia la izquierda en el hoyo final – siempre la peor tendencia de Phil. Hizo doble bogey en el 18, perdió ese Open por un golpe y estaba desesperado por hacer un cambio importante en su swing que encarara ese defecto.
Phil ganó 12 eventos del tour, incluyendo dos majors, con Harmon. Pero Butch recuerda un momento que señaló que Phil no siempre estaba en la misma sintonía. “Un día estaba haciendo que Phil hiciera el swing hasta el paralelo y no más allá”, recuerda. “Phil dijo, ‘me gusta lo que estamos haciendo pero siento que estoy perdiendo distancia. Solo sé que no voy a poder apegarme a esto’. Phil se fue un tiempo más tarde, lo cual está bien. Los jugadores suelen llegar a un punto en el que quieren empezar a escuchar cosas distintas”.
El swing actual de Mickelson es más largo y suelto otra vez, la velocidad de su driver en la cancha de práctica es de más de 192 kilómetros por hora. Dice Bob Toski, a sus 92 años una de las voces más veneradas en golf: “Siempre he dicho: Largo y libre, se va de juerga; corto y rápido, te caes sobre tu trasero. Phil es muy bueno permitiendo que el swing se agrupe y luego cambie de dirección desde el tope. Nunca está apurado. Esa es la manera de jugar al golf para siempre”.

PÉGUELE COMO CON UNA HONDA
Un movimiento que deja traslucir el swing de Phil es la manera en que descarga el palo en el swing a través, con la mano izquierda casi soltando el mango. La presión del grip es casi siempre ligera, dice su exprofesor.


“SU CONTROL DE LA CARA DEL PALO A ALTA VELOCIDAD ES INCREÍBLE”. —RICK SMITH


EDUQUE SUS MANOS, NO SU CUERPO
El toque de Mickelson alrededor de los greens es innegable, pero es la contribución de sus manos en el full swing lo que cada vez más se ve como la clave de su longevidad. El carácter de honda de su descarga puede no transmitir eficacia, pero revela potencia y fineza. “Todos recordamos a Phil usando dos drivers – uno adecuado para el fade y otro para el draw, cuando ganó el Masters en 2006”, dice Smith. “Cuando está pasando por un buen momento, su control de la cara del palo a alta velocidad es increíble”.
Smith cree que todos los golfistas pueden mejorar su full swing – y su longevidad – tan solo con enfocarse en el movimiento de sus manos en vez de los componentes de un swing más largo. “Las manos no solo controlan la cara del palo, ayudan a que el palo se mantenga en plano”, dice. “Phil tiene manos inteligentes, una manera de hacer que ellas encajen en el movimiento de los hombros, brazos y torso”.
¿Cómo desarrolló Phil eso? Reinmuth recuerda competencias con el adolescente Phil en la cual ellos pegaban golpes globo – no solo con los wedges, sino con todos los palos hasta el hierro 3. “Swings amplios y completos”, recuerda Reinmuth. “Es así como él desarrolló la sensibilidad y el conocimiento de la cara del palo. Mi recuerdo más vívido es cómo las manos de Phil nunca tuvieron callos muy pronunciados, incluso después de pegar tantas bolas – gastaba los palos. De manera instintiva él sabía cómo mantener una presión suave sobre el grip. Sus manos son tan suaves como el cuero de un guante nuevo”.
¿Pero qué pasaba en los momentos en que las manos le fallaban? Winged Foot no fue un incidente aislado, dice Reinmuth: “Cuando se tienen ángulos extremos en un swing a la velocidad del swing de Phil, siempre habrá una compensación [con dependencia]”.
Smith apunta al giro sobre sí misma de la mano izquierda de Phil – la mano de abajo de su grip – a través del impacto como consecuencia de un recorrido del swing y un ángulo que exige un movimiento agresivo para encuadrar la cara. “Es parte de su ADN, y siempre veremos ese giro sobre sí misma de la mano hasta cierto grado”, insiste Smith. ▶


“SABEMOS QUE A PHIL LE ENCANTA EL GOLF, PERO TAMBIÉN LE DEDICABA TIEMPO…ÉL PAGÓ EL PRECIO”. —BUTCH HARMON


JUEGUE CON SUS INSIGNIAS
Las características poco convencionales de un swing puede ser una fortaleza y una fuente de bienestar a largo plazo, siempre que trabajen juntamente con otros movimientos. Mire a Jim Furyk, 17 veces ganador en el PGA Tour, incluyendo el U.S. Open 2003. Al igual que Furyk, Phil está cargado de movimientos distintivos, incluyendo el swing largo, la descarga tipo honda y una parte baja del cuerpo suelta.
“A mí me gusta especialmente la flojedad de la parte inferior del cuerpo”, dice Sean Foley. “Hay profesores que no les gusta la soltura en ningún lado, pero yo creo que es una buena combinación con la manera en que tira hacia abajo con el brazo derecho dominante desde el tope. Hay tan poca torsión y estrés en su columna. Es una de las razones por las que ha esquivado las lesiones”.
Dice Smith: “En los primeros años, Phil dejó que su talón derecho se elevara para acomodar ese giro enorme. Eso desapareció durante un tiempo, pero no estoy seguro de que ese fuera el verdadero Phil. Su talón ahora está elevándose bastante otra vez. Claramente no está combatiendo su tendencia natural”.
Toski ama la fortaleza y la sensibilidad de las manos de Mickelson – las compara con las de Byron Nelson. Como profesor que prefiere la atención sobre los músculos pequeños, Toski admira cuán completa es la descarga de Phil, pero esa insignia puede modificarse: “Un poco más de firmeza en la mano enguantada podría estabilizar el golpe y evitar que la mano desnuda domine”, dice. “También me gustaría que él pensara en su swing con el driver como una versión más amplia de su swing con los hierros cortos”.

LA ÉTICA DE TRABAJO FUNCIONA
Pocos saben cuán duro trabaja Phil en su swing, pero dentro de ese niño bonito de California del Sur que le gusta andar en ojotas vive un trabajador de minas de acero de Pensilvania pujando por salir. Harmon dice que hubo días en su academia de golf en las afueras de Las Vegas cuando el invitado Mickelson practicaba desde temprano en la mañana hasta las últimas horas de la tarde día tras día. “Pegaba miles de bolas”, dice Harmon. “Sabemos que a Phil le encanta el golf, pero también le dedicaba tiempo. Mucho de esto sucede lejos del tour, cuando la gente piensa que estaba perdiendo el tiempo. No es el caso. Él pagó el precio”.
Reinmuth dice que cuando Mickelson era adolescente y debía pasar tiempo con su familia en un barco sobre el Lago Shasta, se estresaba por dejar de practicar. “Phil llevó un palo con él e hizo muchos swings”, dice. “Siempre volvía como si no hubiera perdido ni un solo día”.
Poco tiempo después de que Mickelson se graduara de la Universidad de Arizona State, en una ocasión este escritor revisó la bolsa de Mickelson con palos en desuso. Había dos wedges L de Ping, los que solía jugar en aquel entonces, con las caras completamente gastadas por la cantidad de bolas que pegaba. A medida que Phil se aproxima a los 50, la experiencia y la memoria muscular hacen que ese tipo de práctica sea mucho menos necesaria.

LA GLORIA ESTÁ A UN SWING DE DISTANCIA
A Smith le gusta recordar el Masters de 2012, en el cual Mickelson anotó un 74 en la primera vuelta, dispersando la bola por todos lados. “Phil estaba siete golpes atrás y al terminar la vuelta los medios querían saber qué había pasado”, dice. “Phil dijo, ‘no fue un gran día en cuanto a impacto de la bola, pero estoy muy cerca’. Al día siguiente Phil anotó un 68, luego encendió el sábado con un 66. No ganó ese año pero quedó a dos golpes del playoff. Él siempre siente que está al borde de prenderse fuego. Hay mucho poder en ese tipo de optimismo”.
Reinmuth recuerda la primera victoria de Mickelson en el tour, el Northern Telecom Open en 1991 siendo aficionado. “Lideraba por uno, luego hizo triple bogey en el hoyo 14 después de pegar el drive un kilómetro fuera de línea”, cuenta. “Debió haber sido traumático, pero siempre tuvo una manera de ver a los errores enormes como simples traspiés, nada de qué preocuparse. Hizo birdie en dos de los últimos tres hoyos y ganó por uno”.
Harmon dice que los errores tales como la supuesta tragedia en Winged Foot pueden acabar con la carrera de algunos jugadores. “Una razón por la cual Phil sigue siendo peligroso es que tiene la memoria más corta que cualquiera en la historia del golf”, dice Harmon. “Tiene una manera de salir adelante única. Es cierto fuera de la cancha también. Ese estilo discreto, esa manera de decir sandeces que nunca dejan una marca permanente, mantienen joven a una persona”.
Dice Foley: “No tengo dudas de que Phil ganará campeonatos mayores en sus 50. Lo he observado de cerca al menos unas 60 rondas mientras caminaba con mis alumnos. Su fortaleza y destreza, la movilidad a su edad, la manera en que ama la competencia, el hecho de que es tan querido por los fanáticos que cada vuelta que juega parece local, uno puede apostar que su mejor momento todavía está por llegar”.