Instrucción Hace 1 mes

Martille su driver: Un nuevo estudio examina la importancia de la vara de golf

Los datos abundan en golf. De hecho el golf fue el que más rápido se adaptó. Si observa al béisbol y escucha referencias a “velocidad de salida” y “ángulo de lanzamiento” cuando un jugador batea un cuadrangular, debe saber que el golf ha estado usando esa terminología por más de una década y ha dado el salto hacia información de avanzada. Al frente de esta investigación está Liam Mucklow, uno de los mejores instructores jóvenes de Golf Digest y fundador de The Golf Lab en King City, Canadá. Su último descubrimiento podría ser material digno del programa de TV Cazador de Mitos.
Una vara más liviana rara vez conduce a un swing más veloz.
“Solo 12 por ciento de los golfistas hacen el swing lo más rápido posible con el palo más liviano”, explica Mucklow.
Peor aún, una cabeza del palo demasiado liviana suele dar como resultado una mala mecánica del swing como la desaceleración en el downswing, problemas de secuencia y un recorrido del swing que impacta la bola con un golpe flojo.
“Los golfistas eficientes pegan con su cuerpo y aplican el peso de su cuerpo al golpe”, dice Mucklow. “Pasar a un palo más pesado facilita eso para la mayoría. Si usted puede imaginar hacer el swing con un mazo o un hacha, esas cosas son tan pesadas que es casi imposible moverlos correctamente. Tiene que usar su cuerpo”.
Para que usted encuentre el peso correcto de la vara Mucklow sugiere probar cuatro para ver cuál produce la mejor velocidad – 45, 55, 65 y 75 gramos. Pero este consejo viene con una advertencia: necesita más que una vara correcta para optimizar su driver. Entonces para convertirse en una máquina del driving, Mucklow ofrece un puñado de consejos u otra información útil que incorporó al estudiar golfistas como usted en los últimos años.


MEJORE EL RECORRIDO Y LA VELOCIDAD
Una vara demasiado liviana favorece un desquiebre anticipado de las muñecas en el downswing, un defecto del swing que mostramos aquí con un hierro conocido como fundición que le roba velocidad. Los datos de Mucklow también muestran que una vara más pesada mejora el recorrido de su swing. Para cada 10 gramos de peso, el recorrido del palo – el cual debería venir desde adentro de la línea objetivo en el downswing – mejora en un grado completo. Gran noticia para los pegadores de slice.


ASEGÚRESE DE PEGAR EN SUBIDA A LA BOLA
Los golfistas que más largo le pegan a la bola la impactan cuando el driver está ascendiendo – entre 3 a 5 grados. La mayoría de los aficionados le pegan a la bola mientras el mismo está descendiendo lo cual crea demasiado backspin y un vuelo de bola más bajo. Una vez que tenga la vara correcta busque crear un mejor lanzamiento colocando la bola más alta sobre el tee, tomando el address en línea con el dedo gordo del pie delantero e inclinando la parte superior del cuerpo en sentido contrario al objetivo, dice Mucklow. Trate de batear un cuadrangular en vez de una línea recta.


AJUSTE HASTA ENCONTRAR EL CENTRO DE LA CARA
Los altos handicaps pueden tener un recorrido del swing que repiten – les guste o no – pero sin consistencia respecto de la parte de la cara del palo donde impactan la bola, agrega Mucklow. Para lograr un contacto en el centro de la cara comience con un hierro y un swing más corto y lento buscando un mejor control de esta. Luego tome el driver y practique con el objetivo de conseguir que cada impacto esté dentro de un centímetro del centro.


EJERCÍTESE PARA SER VELOZ
El uso adecuado de la vara puede aumentar la velocidad del swing con su driver en 1,6 a 2,4 kilómetros por hora – eso equivale a dos a cuatro yardas más en golpes de salida bien pegados. Como la mayoría de los golpes de salida de los aficionados son menos que óptimos, un aumento en la velocidad daría como resultado más distancia que la sugerida en las pruebas con robot. “Menos del 5 por ciento de los golfistas están optimizados”, dice Mucklow. “El otro 95 por ciento puede volverse mucho más veloz”.