Central Hace 1 año

Largo y fuerte, por Marc Leishman

HAGA EL SWING CON EL HIERRO 4 CON EL MISMO TEMPO QUE CON EL PITCHING WEDGE”.

VENGO DE UNA victoria reciente en el CIMB Classic y mi juego con los hierros en los pares 5 fue la razón más importante de dicho logro. Durante la semana en el TPC Kuala Lumpur jugué los pares 5 en 14 bajo el par. Eso debería darte el triunfo cualquier semana en el tour. Sin embargo, la mayoría de los jugadores recreativos odian los hierros largos y medios y son renuentes a usarlos. Eso es desafortunado porque estos palos son herramientas valiosas. Ya sea que busque el green en dos, trate de acertar un green en los golpes reglamentarios en un par 3 de 200 yardas o quiera llegar de corrida en un largo par 4, permítame que lo haga reflexionar antes de evitar usarlos. Le mostraré mi estrategia y pensamientos del swing con ellos y haré que usted juegue mejor los hoyos más largos en poco tiempo. – CON E. MICHAEL JOHNSON

DECLARE SUS INTENCIONES

Como los aficionados suelen tener bajas expectativas con los hierros más largos, he visto a muchos de ellos despreocuparse con estos tiros. Trate de ser un poco más consciente. Primero, su objetivo debería ser elegir un blanco más conservador para poder sentirse mejor acerca de hacer un swing agresivo. Segundo, controle la alineación. Algunos jugadores eligen alinearse hacia algo más cercano que su objetivo real, pero eso no me sirve a mí. Yo me enfoco en dónde quiero que la bola termine y preparo el golpe para hacer que eso suceda tomando en cuenta la forma del golpe. Por ejemplo, si hay agua sobre la izquierda y la bandera está en el medio o en la parte derecha del green, yo tiro a la bandera. Pero si la bandera está cerca del agua apunto alejándome del problema y trato de hacer volar la bola de vuelta hacia el green. Recuerde lo que dije sobre swings agresivos hacia blancos conservadores. Usted nunca debería pegar hacia los problemas y esperar que vuele hacia otro lado. ¿Qué pasa si le pega el temido golpe derecho?

TÓMESE SU TIEMPO

El timing es súper importante. Si está descalibrado, no le pegará muy bien a la bola. Le vendrá mejor hacer un swing más lento y asegurarse de que todo se está moviendo en el orden correcto del downswing – cuerpo, brazos, manos, luego el palo. Si alguna vez me ve hacer el swing con un hierro largo notará que si bien estoy por pegar un golpe largo, la vara de mi palo no llega a paralelo en el tope. No me malentienda; yo realizo un buen giro y mis brazos se están extendiendo alejándose del cuerpo – es una buena sensación – pero el punto es que no estoy haciendo un sobregiro. La tendencia con los hierros más largos es hacer un mayor esfuerzo en el golpe que con un pitching wedge. Pero si usted hace el swing con estos palos igual que con los hierros cortos, su timing sería mucho mejor. También tendrá una mejor oportunidad de impactar el centro de la cara, lo más importante con estos palos. Esto es todavía más importante con viento en contra, así que tómese su tiempo.

VUELVA CON CONFIANZA

Si quiere pegarle neto con un hierro largo o medio, no vuelva demasiado empinado. Ese es un mal hábito mío y lo veo mucho en los jugadores de fin de semana. Es como que el pensamiento del swing es el de atrapar la bola. En cambio, usted necesita que el palo vuelva en un ángulo más chato para que pueda barrer la bola del fairway – o incluso de un tee bajo. Esto logrará un contacto neto, un ángulo de lanzamiento más alto para lograr mayor distancia y la altura necesaria para detener la bola en el green. Es vital una buena distribución del peso. Cuando estoy demasiado empinado se debe mayormente a que tengo demasiado peso sobre el costado izquierdo mientras vuelvo. Eso lanza mi cuerpo hacia el objetivo y fomenta un ángulo más empinado. Pero si parte de mi peso se mantiene sobre el costado derecho estoy en buen camino. Otro de los beneficios de hacer el swing más llano es una buena extensión de los brazos, lo cual a su vez mejora el contacto y la potencia. Créame, le pegará mucho mejor con extensión que si le pegara con “brazos de cocodrilo”.