Central Hace 1 semana

Chris Kirk reveló su dura batalla contra el alcohol en una entrevista al PGA Tour

El pasado mes de mayo, el jugador del PGA Tour Chris Kirk anunció que se tomaría una licencia por abuso de alcohol y depresión. La noticia llegó un día antes del cumpleaños número 34 de Kirk.

“He lidiado con el abuso de alcohol y la depresión desde hace algún tiempo”, dijo Kirk en un comunicado. “Pensé que podría controlarlo, pero después de múltiples recaídas me di cuenta de que no puedo solucionarlo por mi cuenta. Voy a tomar un permiso indefinido del PGA Tour para tratar estos problemas. No sé cuándo volveré, pero por ahora necesito concentrarme completamente en ser el hombre que mi familia merece. Gracias por el apoyo “.

Esta semana, Kirk, que piensa regresar en Mayakoba, reveló el alcance de su batalla en una entrevista con el PGA Tour.

Según Kirk, ya hay una historia de alcoholismo en su familia. Cuando él y su esposa comenzaron a tener hijos, Kirk dijo que comenzó a sentir presión por mantenerlos adecuadamente lo que aumentó su ansiedad y provocó que comience a beber mucho más de lo normal mientras estaba de gira. Aunque declaró que nunca bebió antes o durante una ronda, dijo que necesitaba algo en su sistema para sentirse bien.

“Tengo que beber la cantidad correcta por la noche para que me sienta normal al día siguiente”, dijo Kirk a Helen Ross del PGA Tour. “No es demasiado como para emborracharme, pero no puedo tomar nada y sentirme normal al día siguiente”.

Al notar un aumento de peso por su consumo, Kirk dejó la cerveza y se mudó al vino, vodka y bourbon. “Cambiar de cerveza a licor fuerte probablemente también aceleró un poco las cosas para mí”, dice.

Kirk dejó de beber brevemente en el otoño de 2018, pero esa abstinencia resultó fugaz. Sus problemas con la bebida ponían tensión en la relación con su esposa. Finalmente, en un hotel en Nueva Orleans en abril pasado, Kirk decidió que necesitaba tomarse un año sabático del golf para tener su vida bajo control.

“Todos tienen problemas”, dice Kirk. “Todo el mundo tiene cosas que les molestan en las que necesitan trabajar. Esta es lo mía”.

Kirk habló con un psiquiatra que le recetó medicamentos para combatir la ansiedad, y también trabajó con un psicólogo deportivo. Ha acudido a grupos de apoyo y dice que varios jugadores se han acercado para ayudarlo. El programa de 12 pasos que ha emprendido ha sido exitoso.

Aunque no agarró un palo durante casi cuatro meses, Kirk comenzó a practicar algunas veces a la semana en preparación para su regreso. Él dice que no tiene expectativas, lo cual admite que parece extraño, pero su enfoque es no dejar que su carrera lo haga sentir miserable.

“No estoy dispuesto a volver a sentirlo como un trabajo. No estoy dispuesto a volver a golpearme a mí mismo cuando no juego bien”, dijo Kirk. “Eso es algo que es una lucha para todos los jugadores del PGA Tour porque estás ahí afuera, todos lo ven. Cuando juegas bien, la gente te trata de manera diferente que cuando no juegas bien. Tienen la tendencia a tratarte de manera muy diferente cuando juegas bien que cuando no juegas bien”.

Alcanzando el puesto número 16 en el ranking mundial, Kirk es cuatro veces ganador en la gira y fue miembro del equipo norteamericano de la Presidents Cup 2015. La última victoria de Kirk llegó hace cuatro años en el Colonial 2015. Había llegado a los playoffs de la Copa FedEx en las últimas ocho temporadas consecutivas antes de 2019.