Instrucción Hace 3 semanas

¿Está parado demasiado tiempo frente a la pelota?

tiempoEs una pregunta simple, y parece ser importante: ¿cuánto tiempo debería llevar pegar un golpe de golf? Si rumea por la mayoría de los libros de instrucción de golf encontrará mucho sobre timing, pero casi nada sobre tiempo.
Esa es la razón por la cual un libro nuevo llamado “Golf’s 8 Second Secret: What separates golf’s greatest champions,” (El secreto de los 8 segundos de golf: Lo que separa a los grandes campeones del golf) por el pro de la PGA Mike Bender y el destacado aficionado Michael Mercier, ha provocado un debate. Los autores argumentan que un golpe – desde el momento en que usted coloca el pie delantero, se para frente a la pelota y hace el swing hasta el finish – debería llevarle ocho segundos. Este período ocurre solo después de que el golfista ha evaluado cuidadosamente las condiciones, ha incorporado los pensamientos del swing y ha disminuido su enfoque. En otras palabras, no hay vuelta atrás. Bender y Mercier estudiaron a docenas de los mejores de este deporte en transmisiones de TV, videos, incluso viejas secuencias fotográficas y esa es la duración consistente que tenían – desde Bobby Jones a Mickey Wright a Phil Mickelson. Otros, como Lee Westwood, tienden a demorar más o variar el tiempo, especialmente bajo
y eso invita a los problemas. Los autores agregan que incluso antes de pararse frente a la pelota, la rutina previa al golpe de un jugador no debería llevarle más de 10 a 12 segundos, para un total de cerca de 20.

¿Usted lo logra así de rápido? A juzgar por un estudio informal sobre aficionados en canchas públicas, la mayoría de los golfistas de fin de semana no están ni cerca. Son verificadores, repasan los sí y los no mientras se paran frente a la pelota, algunas veces hasta 20 segundos. Duplique ese tiempo cuando agrega la rutina previa al golpe.

Si bien Bender y Mercier creen que todos podríamos usar un reloj de 8 segundos, algunos de los profesores más prominentes no están convencidos. Sin embargo sí concuerdan con tres cosas: (1) Debería hacer el swing sin demora una vez que está parado frente a la pelota; (2) Ese tiempo debería ser constante en cada golpe; (3) Es personal.

Los profesores apoyaron la organización del libro del proceso del golpe. Ellos dicen que la evaluación de un tiro puede llevar cualquier tipo de tiempo. Los pros del tour, por ejemplo, tienden a tomarse más tiempo decidiendo golpes para salir de problemas o golpes que no han practicado alrededor del green. Pero una vez que toman la decisión, el ensayo y la ejecución no debería llevarles más de 20 segundos y debería ser consistente. La idea es progresar desde un cálculo consciente hacia el movimiento instintivo mientras decide, imagina, siente y finalmente actúa. Mezclar las etapas, como continuar deliberando la elección del palo mientras está sobre la pelota, invita a un desempeño pobre.

DEBATIR LA ELECCIÓN DEL PALO MIENTRAS ESTÁ SOBRE LA PELOTA LLEVA A UN MAL DESEMPEÑO.

“Si usted demora demasiado tiempo frente a la pelota, sus pies se entumecen,” dice el instructor Dean Reinmuth. “Entonces toda la parte inferior del cuerpo se siente atascada. La parte superior se acelera. Entonces su movimiento se ve demasiado rápido pero en realidad lo que sucedió es que usted se tomó demasiado tiempo.”

El psicólogo deportivo Gio Valiante concuerda con los autores hasta cierto punto: “Yo he hablado de 20 segundos desde la preparación hasta el finish. Pero es un rango. Algunos jugadores se toman 23, otros 17. No puede hacerse algo rígido. Todos copian a los mejores jugadores del mundo. Pero los mejores no copian a nadie.”

Uno de los aproximados 25 miembros del Hall de la Fama que Bender y Mercier estudiaron – Jack Nicklaus – variaba la regla de los ocho segundos. Él hacía eso, dicen, porque gastaba menos tiempo en su rutina previa al golpe, y notablemente más tiempo sobre la pelota, pero aún así con un total de 18 a 20 segundos.

“Casi siempre existe la tendencia a tomarse más tiempo cuando están bajo presión,” dice el psicólogo deportivo Bob Rotella. “Pero el problema real aparece cuando empiezan a tomarse demasiado tiempo entre ese vistazo final al objetivo y el swing. Trato de que los muchachos peguen con ese primer instinto. Ese tiene que ver con la confianza y el compromiso. El segundo puede estar lleno de miedo y duda.”

Rotella suele pedirles a sus clientes que hagan swings de práctica, inevitablemente fluidos y relajados, y luego les sugiere que fabriquen una rutina alrededor de ellos.

Josh Zander, un profesional instructor de Golf Digest quien jugara en el U.S. Open 1992, advierte que sin importar el tiempo que se tomen, se deben sentir listos para pegar. “Algunas veces cuento hasta cuatro mientras me acerco a la pelota. Luego veo una imagen del golpe y mi cerebro me dice que estamos listos para pegar. Me sorprendería si no fueran ocho segundos o menos. Pero la clave es pegar cuando el cerebro te da la señal. ¿Recuerdan a Sergio García y su manera de tomar el grip del palo una y otra vez? Lo que yo admiraba de eso es que él no iba a pegarle hasta que estuviera listo.”

Bender y Mercier dicen que esa es la razón por la cual los grandes jugadores solo demoran ocho segundos. Cualquier tiempo adicional es malo para la confianza y el enfoque. Es precisamente el motivo por el cual, dicen, García y Westwood no han ganado majors.

El psicólogo deportivo Richard Coop estudió la zona de los 20 segundos hace una década. Su opinión: Más importante que un tiempo consistente es qué sucede durante ese tiempo. “Muchos golfistas tienen rituales pero no rutinas,” dice. “En otras palabras, usted ha pasado por el ritual de movimientos, pero sin estar realmente ahí, sin hacer la rutina.”

El consejo de Coop sobre el tiempo: “Descubra qué está haciendo sobre la pelota que le lleva tanto tiempo – y sigue sin funcionar – y elimínelo.”