Instrucción Hace 2 años

Almacene energía y ataque, por Kevin Chappell

Tal vez le sorprenda saber que su swing tiene algo de común con el mío. Al igual que usted, algunas veces me cuesta completar el backswing antes de empezar el downswing. Sé que muchos aficionados hacen un backswing corto y rápido, casi siempre sin apilarse sobre el costado derecho, y eso hace que el downswing esté desincronizado y débil. Créame, trabajo bastante en apilar el peso al ir hacia atrás y en el último año he podido jugar mi mejor golf por eso. Así que mi consejo es que pase algo de tiempo trabajando en potenciar su swing. Aprenda cómo crear y almacenar energía, para que cuando sea el momento de ejecutar un golpe, pueda hacerlo con fuerza y realmente atacar la pelota. Le mostraré cómo.

APILE: SIÉNTALO EN LOS GLÚTEOS
Mientras saco el palo hacia atrás, siento que el peso se transfiere hacia la parte interna de mi pie derecho, cerca del talón. También, y esta es la clave, puedo sentir los músculos de los glúteos de la derecha contrayéndose. Si usted levanta pesas, se siente un poco así. Sigo girando hasta que esos glúteos están bien apilados. No importa cuánto tenga que rotar el torso o dónde está la cabeza del palo. No se preocupe por eso. Su backswing termina cuando los glúteos estén completamente apilados. Ahora estamos listos para seguir.

VAYA: TRANSFIERA, EMPUJE Y HAGA EL SWING
Realice una correcta transición del swing, y podrá pegarle tan fuerte como quiera. A medida que termine el backswing, haga una transferencia lateral con la parte inferior del cuerpo hacia el objetivo. Sienta que el peso se mueve hacia el talón del pie izquierdo. El trabajo de los pies es importante. Sin salirse de su postura, empuje hacia el suelo. Sienta que está plantado y solo permita que el palo se dispare a través de la pelota. ¿Simple, cierto? Una gran cadencia que se puede recordar es “apile y vaya”. Ahora vaya y péguele sólido.

KEVIN CHAPPELL, 30, está en su séptima temporada del PGA Tour. Tuvo cuatro segundos puestos durante la temporada 2016.

Lea también Viajar en familia y jugar el PGA Tour, por Kevin Chappell