Equipamiento Hace 6 meses

Los drivers nuevos buscan mejorar sus golpes mal pegados

YA CASI NADIE del PGA Tour pega drives cortos, lo cual debería alentarnos a todos los que no jugamos en la TV. En 2010, casi el 40 por ciento de los drives en el tour volaban menos de 280 yardas. En 2018 fue menos del 25 por ciento. Una razón clave es el avance en el diseño de los drivers. Las caras son selectivamente más delgadas de lo que solían ser, la distribución interna del peso es más abajo y las cabezas de los palos se mantienen más quietas durante los golpes mal pegados por lo que existe una mayor transferencia de energía hacia la bola. Esto significa que los buenos impactos se elevan mucho más fácilmente y los golpes mal pegados no vuelan tan poco o tan torcido como alguna vez lo hicieron. Los golfistas recreativos pueden beneficiarse igual o incluso más con drivers modernos que quienes cobran por jugar. “Creo que es una era distinta para los golfistas promedio”, dice Tomo Bystedt de TaylorMade, director senior de creación de productos. Por ejemplo, él dice que ha visto mejoras en los golpes mal pegados con sus últimos drivers que son tres o cuatro veces mejores que lo ganado con los golpes en el centro. Esa tendencia es una noticia emocionante para aquellos de nosotros que no practicamos tanto. Aquí le mostramos ocho drivers nuevos para tener en cuenta.


CALLAWAY
EPIC FLASH
Callaway usa inteligencia artificial y aprendizaje en máquina para el proceso del diseño de la cara. Dicha cara de grosor variable tiene una parte posterior llena de rodillos y cordoncillos como un paisaje de dunas en el desierto. Esas ondulaciones ayudan a incrementar la velocidad de la bola a lo largo de un área más grande.


TAYLORMADE
M5
Inicialmente la cara está fabricada de manera tan flexible que no se ajustaría a las normas. Pero una inyección de resina lo lleva justo al límite legal. ¿Por qué este proceso? TaylorMade dice que duplica el tamaño del área más impactante de la cara.


WILSON
CORTEX
El ganador del Driver vs Driver de Golf Channel proclama la ajustabilidad gracias a un diseño donde casi la mitad de la cabeza está hecha de fibra de carbono liviana. Existen pesos en la punta y el taco y un largo riel central deslizable que controla el lanzamiento y el efecto.


PING
G410 PLUS
Los drivers de la compañía son conocidos por su estabilidad en los golpes fuera del centro, pero ahora Ping ofrece una cabeza de palo que combina estabilidad con un peso movible. La ficha de tungsteno de 16 gramos encaja en tres puntos (taco, centro y punta) para controlar mejor los golpes mal pegados.


MIZUNO
ST190G
La aleación de titanio de alta resistencia de la cara es incluso más eficiente que la del modelo del año pasado debido a un diseño de grosor variable que expande el área donde se impactan mejor los golpes. Rieles con peso deslizable paralelos le permiten retocar el peso para corregir el hook, slice o el efecto que necesita para lograr una distancia óptima.


PXG
0811 X GEN2
La sección más gruesa de la corona de fibra de carbono ubicada hacia el frente brinda estabilidad, casi como una abrazadera, para que la cara puede flexionar más. El peso liviano de la corona implica que más masa se redistribuye abajo para lograr un efecto extremadamente bajo.


COBRA
KING F9
SPEEDBACK
Los drivers aerodinámicos como este no siempre tienen centros de gravedad en la parte inferior. Pero aquí la liviana corona de carbono se envuelve alrededor del perímetro. Menos peso en la parte de arriba y más en la parte de abajo significa alta velocidad de la bola y bajo efecto.


TITLEIST
TS3
El nuevo proyecto de drivers veloces de Titleist comienza con una cara más delgada que nunca y más flexible. Una corona delgada conlleva a un efecto menor y a una mejor distribución del peso perimetral para lograr mayor estabilidad (y distancia) en golpes fuera del centro.