Instrucción Hace 3 años

Desgaste el centro de la cara, por Billy Horschel

Hace poco un amigo estadista y yo estábamos repasando el resumen de mi desempeño. Él dijo, “He concluido que logras tu mayor porcentaje de birdies cuando aciertas los greens en los golpes correspondientes.” Nos reímos, porque él estaba diciendo lo obvio – no existe sustituto para el juego de hierros. Y la clave para pegarle genial a los hierros es un contacto sólido, encontrando el centro de la cara de manera consistente. En los últimos 18 meses, he trabajado especialmente duro con mi profesor, Todd Anderson, sobre mejorar mis hierros. Está rindiendo sus frutos y para demostrarlo, tengo una marca de desgaste en mis hierros del tamaño de una moneda chica. Aquí le muestro cómo puede desgastar su “sweet spot” – y acertar más greens también.


HorschelUN EMPUJÓN DE LA MANO LO PREPARA PARA EL IMPACTO
● Mi address es estándar pero preciso. Yo ubico la pelota justo adelantada del centro, directamente debajo de la “R” en “RLX” de mi remera (arriba). Si llegara a adelantarla más la fallaría para cualquiera de los lados; más atrasada y el vuelo sería demasiado bajo como para controlar la distancia. Mi stance no es especialmente ancho o angosto. Solo quiero que mis pies estén lo suficientemente apartados para darme estabilidad. La alineación es importante, por supuesto. Necesito que mis brazos cuelguen naturalmente, asegurándome de que mis manos estén relajadas mientras bajo la cabeza del palo hacia la pelota. Luego viene la verdadera clave, lo que yo llamo “empujón de la mano.”
Todo lo que hago es llevar mis manos hacia el objetivo. El objetivo es ensayar las condiciones básicas que quiero en el impacto: las manos adelantadas de la pelota, la vara inclinada hacia adelante, la cara del palo en escuadra al objetivo. El empujón no solo programa la sensación que quiero tener cuando encuentre el centro de la cara en el impacto, sino que sirve como un disparador útil del backswing, una manera de que las cosas empiecen lentamente.


HorschelMANTENGA LA SACADA HACIA ATRÁS COMPACTA Y SIMPLE
● La primera parte del backswing nunca parece recibir el reconocimiento que se merece. Hágalo bien y no solo llegará hasta el tope de manera perfecta, sino que su downswing será mucho más fácil también. A mitad de camino hacia atrás, quiero que la cabeza del palo esté apenas por fuera de mis manos, o sea más cerca de la línea objetivo que el mango. Eso ayuda a mantener el palo en plano yendo hacia atrás y facilita volver con el palo correctamente. Me gusta que la cara del palo esté un poco más cerrada en este punto del swing, la punta inclinada un poco hacia la línea objetivo (arriba). Nunca quiero abrirla demasiado. Otra cosa que controlo: mi muñeca izquierda está completamente chata. No hay quiebre ni acope. Desde aquí simplemente giro mis músculos superiores. Roto completamente mis hombros, protegiéndome de permitir que mis caderas giren demasiado o permitir que mis brazos se vayan demasiado hacia atrás. Es un backswing de los músculos grandes que algunas veces se siente corto, pero sé que no es debido a cuán completamente giro mis hombros.


«PERMITA QUE EL PALO CAIGA», DICE HORSCHEL.


HorschelUSE LA GRAVEDAD PARA COMENZAR EL DOWNSWING
● La tendencia en el tour es a hacer el swing realmente agresivo con los hierros. Usted ha visto la forma en que algunos jugadores atacan la pelota. Es impresionante verlo, pero no funciona tan bien para mí. Dudo que funcione para usted tampoco. La idea de pegarle con toda su fuerza a los hierros puede hacer que usted se acelere y se apure desde el tope, lo cual es una tendencia mía. Para mantener mi transición suave, dejo que la gravedad domine ese primer movimiento hacia abajo. El palo simplemente cae dentro de un gran plano del downswing (arriba). Al mismo tiempo, mis caderas empezaron a contragirar, por lo que mis brazos tienen espacio para hacer el swing. En vez de apurar la bajada, yo permito que el palo y mi cuerpo empiecen a moverse juntos con el menor estrés posible. Esto ayuda a que todo suceda en sincronía sin una cantidad alocada de esfuerzo. Yo guardo mi agresividad para cuando importa – a través de la zona de impacto. Al quedarme un poquito más atrás temprano puedo encontrar el centro de la cara más tarde. Es una buena compensación. A mi me sirve.


HorschelUN OMBLIGO RÁPIDO PUEDE SIGNIFICAR MÁS YARDAS
● El rango de mi hierro 6 es de 175 a 205 yardas. Para controlar mis distancias con semejante dispersión, necesito regular la velocidad de la cabeza del palo y encontrar el centro de la cara. Para controlar la velocidad, dependo de mis músculos superiores. Trato de dejar mis brazos y mis manos fuera de la ecuación y permitir que respondan a lo que están haciendo los músculos grandes. Mi punto de referencia es mi ombligo. Si quiero sacarle algo de distancia al golpe, pienso en rotar mi sección media más lentamente. Si tengo que pegarle 205, pienso en girar mis músculos superiores tan rápido que mi ombligo parezca una imagen borrosa. Combino la velocidad con un buen impacto. Para hacerlo, me gusta imaginar un billete de un dólar apoyado a lo largo justo frente a la pelota y hacer un divot delgado que imite la longitud del billete. Si le pega pesado, o si el divot parece la piel de un castor, es una señal de que usted se desplazó demasiado hacia el objetivo o le quitó loft a la cara del palo. Saque un divot uniforme y estará camino a desgastar el “sweet spot.”