Instrucción Hace 1 mes

Es hora de bajar su handicap

▶ Muchos golfistas han sobrevolado el mismo nivel de handicap por tanto tiempo que es tentador ignorar sus nombres y referirse a ellos como un número. “Oye, 15, ¿cómo está tu familia?” Si usted ha estado haciendo el mismo score durante años (o décadas) le ahorraré el sermón sobre que tiene que practicar más. En cambio le voy a ofrecer una solución menos demandante para lograr el próximo nivel de golf. Mis estudios sobre golfistas aficionados y profesionales han identificado hábitos y destrezas que pueden bajar su handicap de manera significativa y no requieren las 10.000 horas de repetición sugeridas por Malcolm Gladwell para dominarlos. Por ejemplo, cuando examino a golfistas que han ganado al menos cinco majors descubro que todos ellos no demoraron más de ocho segundos para ejecutar el golpe desde el momento en que tomaron el address. Otra cosa que hacían era mantenerse en continuo movimiento antes de llevar el palo hacia atrás. Esas cosas son bastante fáciles de incorporar a su juego. Aquí le doy otra: antes de tirar del gatillo mire el objetivo una última vez. No un vistazo; mírelo detenidamente. Luego mire la bola y dispare. Descubrirá que esto hace que sea casi imposible pensar en la mecánica del swing. Cuando usted puede acallar esos pensamientos estará encaminado hacia un swing más fluido – y posiblemente su primer handicap de un dígito. Continúe leyendo para adquirir más hábitos y destrezas.

WEDGES DE DISTANCIA
LLEGUE DESDE MÁS ABAJO
Usted espera acertar el green desde las 100 yardas para abajo pero yo le enseñaré cómo dejar la bola dentro de rango de un putt. Es tanto más fácil controlar la dirección y la distancia si baja la trayectoria del golpe. Y este golpe no requiere de demasiada práctica. Solo juegue la bola un tanto atrasada con un stance levemente abierto y la vara inclinada hacia el objetivo (arriba).
Cuando haga el swing debe enfatizar dos cosas: (1) Haga el swing hacia la bola desde adentro de la línea objetivo – no corte a través de ella. (2) Raspe el suelo con el palo una vez que haya impactado la bola. Recorte apenas el pasto, no lo pele. Obsérveme en el follow-through aquí (izquierda). Note cómo mis manos parecen estar liderando mientras mi cuerpo rota hacia el objetivo. Este es el aspecto de un swing diseñado para tener el control.


CHIPPING
PRESTE ATENCIÓN A LAS MUÑECAS

Esta es mi filosofía general para dejarla cerca con el chip: pregúntese, ¿cuál es la trayectoria más baja y el palo con menos loft que puedo usar para este tiro? Una vez que haya determinado esto quiero que haga un golpe de chip que tenga un movimiento mínimo de las muñecas. Sienta como si sus brazos estuvieran enyesados y la única manera de que puede propulsar el palo es pivoteando su cuerpo hacia el objetivo mientras mantiene el peso en el costado izquierdo.
Conviértase en un experto en este movimiento con manos quietas practicando con una muñequera envuelta alrededor del brazo posterior y lavara (arriba). Solo cuando pueda dominar esta técnica podrá agregar un poco de movimiento de las muñecas para variar el efecto y la trayectoria. Pero solo recuerde una cosa: la muñeca de adelante debería mantenerse inclinada o chata mientras hace el swing hacia atrás y al volver (izquierda).


DRIVING
CONOZCA SU PATRÓN DE DISPERSIÓN
Pegue 20 drivers anotando su promedio de distancia y las bolas que fueron más a la izquierda y más a la derecha del objetivo. Usted puede pegar dos bolas muy dispersas si realmente les pega mal. El resto representa lo que usted puede esperar de un drive típico. Es su patrón de dispersión – y conocerlo puede ayudarlo a ajustar su estrategia para darse a sí mismo la mejor oportunidad de establecer un segundo golpe de calidad desde el fairway.
Para reducir eventualmente su patrón de dispersión, pruebe este ejercicio: angule una varilla de alineación levemente hacia arriba desde el pasto y apoye otra sobre el suelo a lo largo de la línea objetivo (arriba). La varilla angulada me recuerda hacer un swing amplio y chato. La otra ayuda a crear una entrada entre las varas. Refuerza el objetivo de volver con un swing a lo largo de un recorrido desde adentro de la línea objetivo.


“En las cuatro horas que lleva jugar al golf, usted está jugando apenas unos 20 minutos. Hay mucho tiempo muerto entre golpes que usted podría usar para practicar cosas – solo es una idea”.


HIERROS CON FULL SWING
MEJORE EL IMPACTO DE BOLA
Mientras espera su turno para jugar, practique swings con un propósito. Sí, eso significa hacer un divot (izquierda), prestar atención a dónde empieza el hoyo que usted creó con relación al punto que usted estaba usando para representar la ubicación de la bola. Esto lo ayudará a hacer ajustes en tiempo real a su swing, por ende el divot siempre aparece luego de impactar la bola.
Otra cosa que debe tener en cuenta es la línea por donde arrancará la bola. Clave una varilla de alineación en el suelo a unas 10 yardas frente a usted sobre la línea objetivo (arriba). Dependiendo de la curva predominante del vuelo de la bola, usted querrá que esa bola empiece a la izquierda o a la derecha de esa varilla cada vez. Descubrirá que para pegar golpes que aterricen en el objetivo, la línea de arranque tiene que aparecer mucho más a la izquierda o a la derecha de lo que hubiera pensado sin tener la varilla de alineación como referencia.


PUTTING
AUMENTE EL TAMAÑO DEL HOYO

Los aficionados no suelen jugar suficiente caída cuando juegan el putt. A menos que sea mortal desde los tres metros para dentro, visualice un poco más de movimiento del que piensa. Lo ideal es ver que la bola se encamina hacia el hoyo a medida que va desacelerando (derecha), y no que se está escurriendo por debajo de él.
Cuanto más lenta esté rodando cuando llegue al hoyo, más amplia será el área alrededor del borde donde la gravedad podría ayudarla a caer. Recuerde que la velocidad con la que le pega al putt determina la caída. Así que en vez de tratar de embocar todo en el green de práctica antes de una vuelta, aproveche algo de tiempo para trabajar en la velocidad. Para putts de tres metros o más cortos, haga rodar bolas que se detengan no más allá de treinta centímetros pasada la taza (arriba). Ese número parece arbitrario, pero las pruebas demuestran que es la velocidad óptima para embocar putts.