Instrucción Hace 3 meses

En los putts, la bandera perjudica más de lo que ayuda

Una regla nueva de este año que le permite a los golfistas dejar puesta la bandera mientras juegan el putt sin incurrir en penalidad está generando un debate serio entre los pros y los aficionados. La USGA realizó el cambio para ayudar a acelerar el ritmo de juego, pero algunos de los jugadores del tour están dejando la bandera puesta porque creen que los ayuda a embocar más putts. ¿Es cierto esto? Los oficiales de la USGA dicen que la nueva regla “no se basó en investigaciones sino en cómo se juega el golf”. Entonces Golf Digest me pidió si podía ayudarlos a aclarar un poco el tema. Usando los equipos de golf de la Universidad Estatal Politécnica de California, más una cantidad de físicos, ingenieros y estadísticas, analicé metódicamente cómo la bola impactada por el putter interactúa con el asta-bandera. Al cabo de numerosas pruebas con golfistas verdaderos, máquinas y múltiples tipos de astas, los datos son claros: dejar puesta el asta-bandera perjudica las chances de embocar un putt mucho más de lo que ayuda a embocar putts que no hubieran entrado. Solo en la más extraña de las circunstancias el asta-bandera va a “atrapar” un putt fallado y hacerlo entrar dentro del hoyo. Hasta el jugador de putt más calificado – dadas las desviaciones estándar – va a acertar el centro del asta-bandera solo 27,6 por ciento de las veces. Para el 72,4 por ciento restante, el golfista no va a pegarle a la bandera en el mero centro y es siempre una desventaja para embocar putts en estas instancias.

TOM MASE, miembro del panel técnico de Golf Digest, es profesor de ingeniería mecánica en la Universidad Estatal Politécnica de California. Ha pasado más de 30 años en desarrollo e investigación de golf. Fue co-capitán del equipo de golf de Michigan State en 1980.

LA METODOLOGÍA
▶ Las pruebas involucraron a golfistas universitarios y al dispositivo de entrenamiento Perfect Putter en las instalaciones de práctica del equipo de golf de Cal Poly en la Dairy Creek Golf Course. Usando el Perfect Putter los putts rodaron con impactos en el centro y fuera del centro y a múltiples velocidades que terminaron a 1 metro, 2 metros y hasta 3 metros pasados del hoyo. Todos los escenarios fueron probados en vueltas aleatorias de 30 putts cada una.

LOS NÚMEROS
▶ En los putts que rodaban un metro más allá del hoyo, los putts alineados al centro del asta-bandera o un poco fuera del centro entraron todas las veces – con o sin la bandera. En los putts que rodaban 2 metros pasado el hoyo y alineados para impactar el asta-bandera fuera del centro, 90 por ciento de los putts entraron con el asta-bandera sacada. Solo 45 por ciento entraron con la bandera puesta.

“Solo en la más extraña de las circunstancias el asta-bandera va a ´atrapar un putt fallado y hacerlo entrar”

PUTTS RECTOS
▶ Con o sin el asta-bandera, todos los putts que iban al mero centro entraban, incluso a velocidades que rodaban casi tres metros más allá del hoyo. A tres o cuatro metros más allá del hoyo, casi todos los putts fallaron sin un asta-bandera puesta. Casi todos fueron embocados con la bandera puesta (fibra de vidrio, estrecha).

FACTOR TRES PUTTS
▶ Mantener la bandera puesta ayuda a evitar los tres putts. El asta-bandera mata gran parte de la velocidad de un putt pegado demasiado fuerte, incluso un manotazo. Eso deja un segundo putt más corto – suponiendo que el putt impacte el asta de media pulgada de ancho.

LA SOLUCIÓN 99.9967%
▶ Basándose en la probabilidad y los cálculos de desviación estándar y en las estadísticas del PGA Tour, los mejores jugadores del tour pegarían el medio del asta-bandera desde los 7 a los 8 metros alrededor de un 3,3 por ciento de las veces. Si supone que los mejores profesionales rara vez harían rodar su primer putt tres metros pasado el hoyo – tal vez una vez en mil – eso haría que dejar puesta el asta-bandera fuera beneficioso solo 0,0033 por ciento en todos los putts entre 7 y 8 metros. Y eso en el caso de los mejores pros. Para un aficionado típico, esos porcentajes son mucho peores.

LA LÓGICA DE BRYSON
▶ Bryson DeChambeau ha sido un defensor del putt con el asta-bandera puesta cuando dice: “no he estudiado todas las variables de este informe, pero aquí estoy haciendo esto y sé que funciona. Tuve un putt en Dubái que iba a pasarse al menos un metro y medio del hoyo y no hubiese entrado si no hubiera tenido el asta-bandera puesta en la taza. Hay algo más que la geometría. Está el aspecto visual. Le permite a uno ver el objetivo. Hay momentos en los que ayuda dejar puesta la bandera y sé que es más del 0,0033 por ciento”.

CONSEJO VENTOSO
▶ Con fuertes vientos, el asta-bandera puede doblarse creando más espacio en una mitad del hoyo y menos en la otra mitad. En las pruebas ese cambio abrió un lado del hoyo un octavo de pulgada – o el tamaño del hoyuelo de una bola de golf. Parece inconsecuente comparado con solo sacar la bandera, que deja expuesto todo el hoyo.

DIFERENTES PALOS, MISMO EFECTO
▶ Los putts que rodaban apenas fuera del centro y dos metros pasado el hoyo fueron probados con tres astas: fibra de vidrio (la más utilizada en el PGA Tour), aluminio afinado hacia las puntas y aluminio de múltiples diámetros. Todas medían aproximadamente media pulgada de diámetro al nivel del green. La más liviana, la de fibra de vidrio, tuvo la menor cantidad de resultados negativos con 61 por ciento de putts embocados, seguida de la de diámetro múltiple (38 por ciento) y luego la que se afinaba en las puntas (36 por ciento). Todas fueron peores que jugar sin bandera (90 por ciento).

¿AYUDA VISUAL O DISTRACCIÓN?
▶ ¿Dejar el asta-bandera puesta brinda un beneficio visual? Los expertos en visión deportiva creen que sí, pero una prueba con jugadores de elite no fue concluyente. Un grupo de 36 golfistas universitarios de elite jugaron putts de 8 metros hacia hoyos con el asta-bandera puesta y sacada. En ambas situaciones el putt promedio terminó a unos 80 centímetros del hoyo. Otro punto para tener en cuenta: debido a que jugar el putt con el asta-bandera puesta es distinto, su presencia puede distraer física y mentalmente su rutina previa al golpe.

UN PUNTO FINAL
▶ Estos datos van en contra de dejar puesta el asta-bandera. Una razón más: sacar la bola luego de embocar un putt con el asta-bandera puesta también ocasionó daños al hoyo.