Recomendados Hace 3 semanas

Backstage del 16 en el Waste Management, donde gestionar la diversión es un asunto serio

La pasada semana se jugó un torneo de golf en TPC Scottsdale, aunque a veces puede ser difícil decirlo. El Waste Management Phoenix Open, como se lo conoce a menudo, es el único evento del año donde se ven situaciones que son extraordinarias al golf en general, no existe prácticamente el silencio, la cerveza es protagonista principal y los fans son….distintos. Pero todo eso conforma un marco único que también alimenta el espectáculo en múltiples maneras.

Hay mucho que ver, especialmente en el famoso hoyo 16 par-3. Hombres disfrazados, dos tipos vestidos de novia, ninguno de ellos llamado Dennis Rodman. Una mujer en topless, es parte del folklore de este torneo.

Eso no es nada. Según una fuente, durante la edición de 2014 hubo 19 arrestos por sexo en público debajo de las gradas del 16.

«Mezclas mucho alcohol, buen clima y gente guapa, y es intoxicante», dijo un miembro del Departamento de Policía de Scottsdale. «En más de un sentido.»

“Las mujeres están aquí para ser vistas. Los chicos están tratando de impresionar a la niña, o sus amigos «, dijo otro. «Es lo mismo que ves en los bares, solo que magnificado».

Aproximadamente 700,000 fanáticos generalmente acuden al torneo cada año. En algunos años, hay más de 200,000 fanáticos solo el sábado, siempre el día más pintoresco de la semana.

Este año, ni siquiera tomó tanto tiempo. El martes por la tarde, ni siquiera eran las 4 p.m. y un fanático de veintitantos años estaba siendo ayudado por dos amigos, demasiado intoxicados para caminar.

La noche siguiente, durante un espectáculo de Miranda Lambert en la serie de conciertos del lugar en el Nido de Pájaros al otro lado de la calle de la cancha, donde la fiesta continúa más allá del torneo todas las noches, un caballero de mediana edad estaba saliendo para irse cuando tropezó con un cactus.

El jueves por la tarde, el reloj apenas marcaba el mediodía cuando un fan intoxicado estaba siendo transportado en una camilla después de sufrir una caída.

Con cielos soleados y temperaturas de alrededor 25 grados durante el sábado, la fiesta se amplifica.

También comienza temprano.

En 2018, el torneo comenzó lo que se conoce como Breakfast Club, para aquellos entusiastas fanáticos que comienzan a hacer fila a las 3 o 4 de la mañana a pesar de que las puertas no se abren hasta las 7 de la mañana. Un DJ toca canciones para mantenerlos entretenidos, los voluntarios distribuyen comida y el agua para mantenerlos hidratados, y una vez que se abren las puertas, es una carrera al 16 para uno de los 3,700 asientos en las gradas por orden de llegada, a pesar de que el golf no llegará al hoyo hasta horas más tarde el fin de semana.

La fiesta está en marcha, lo que significa que la policía de Scottsdale y las numerosas agencias estatales y federales disponibles, incluidos el FBI, la DEA y la ATF, sin mencionar el contratista de seguridad privada Pro Em Security, estarán ocupadas.

¿Cuánta seguridad tiene el evento? Varios cientos de personas están patrullando, lo que representa casi la misma cantidad de cámaras ocultas (sin mencionar otros métodos de rastreo más secretos) que se encuentran en la propiedad vigilando todo y a todos. También hay un oficial de policía asignado a cada grupo, algo que wn el torneo comenzó este año.

«Este es el Super Bowl para nosotros», dijo el sargento. Ben Hoster, un veterano de más de 20 años de Scottsdale P.D., señaló que en realidad hay más personal de seguridad y de cumplimiento de la ley disponible para  el Waste Management que cuando se jugó el Super Bowl en la cercana Glendale hace cinco años. “Hay mucho alcohol. Vemos muchas conductas inapropiadas, intrusos, disputas ocasionales. Muchas veces simplemente escoltaremos a alguien y le diremos que su día ha terminado”.

Si bien la policía ha tenido que sacar sus armas antes, generalmente como medida preventiva, nunca las han usado.

Sin embargo, las cosas tomaron un giro mucho más serio el año pasado cuando un fanático enojado que no tenía entradas llamó a la boletería y dijo que iba a «disparar al lugar». El incidente fue tratado como una amenaza terrorista y pronto el se desató todo el peso del gobierno federal. En poco tiempo, la policía identificó al hombre y dónde se alojaba, pudo seguir sus movimientos y lo encontró desarmado, en una ladera dentro del torneo antes de ser arrestado.

Para delitos menos graves, como la mayoría, Scottsdale P.D. creó un centro de procesamiento a las afueras de la cancha. No es exactamente una carcel de lujo, pero les permite emitir citaciones, dejar sobrios a los fanáticos pasados de tragos y alejar la distracción del campo de golf. Incluso ofrecen una prueba de alcoholemia gratuita para los fanáticos que salen para asegurarse de que no se pongan al volante en un estado con una política de tolerancia cero.

«Los hospitales están cargados en este momento, así que no queremos sobrecargarlos con personas intoxicadas», dijo el capitán del departamento de bomberos de Scottsdale, Dave Folio. «Nos da una manera de sacarlos del campo, asistirlos y mandarlos a casa».

Aún así, algunos momentos son más memorables que otros.

El asistente del director del torneo, Scott Jenkins, ha estado asistiendo al torneo desde que estaba en la escuela secundaria y estuvo aquí como estudiante universitario en 1997, cuando Tiger Woods hizo hoyo en uno en el 16°. Siguió un aluvión de latas de cerveza (aunque no por parte de Jenkins, dice). Sigue siendo su recuerdo favorito.

«Eso fue una locura», dijo.

Finalmente, algo que ver en el campo de golf.