Central Hace 7 meses

El Zurich Classic permitirá que los equipos elijan música de entrada

música

El PGA Tour es primordialmente una colección de contratistas independientes, en cual los jugadores principalmente responden al electorado de uno. Esa es la razón por cual el Zurich Classic de Nueva Orleans se destaca, porque el formato de equipos de a dos invita toda una multitud de consideraciones que son ignoradas el resto del año.

¿Usarán un uniforme? ¿Se quedará en el mismo hotel que su compañero? Y si no se queda en el mismo hotel que su compañero, ¿por lo menos le ofrece buscarlo camino a la cancha de golf?

Y después también: ¿Cuál sería nuestra canción para entrar?

Sí, robandole una página a la Liga Mayor de Béisbol, de la lucha libre profesional, y quizás un poquito de los premios Golden Globe, el Zurich Classic anunció el lunes que “cada equipo tendrá la oportunidad de elegir una canción de llegada que será reproducida en el camino de la pareja al primer tee en el TPC Louisiana” durante las últimas dos rondas del torneo.

“Nuestros fans y jugadores han recibido con entusiasmo el nuevo formato por equipos”, dijo Steve Worthy, el CEO de Fore!Kids Foundation, productor del Zurich Classic. “Esta innovación intentará mejorar aún más el concepto y la atmósfera de equipo,” agregó Worthy.

El concepto de canción de llegada ofrece una gran variedad de nuevos elementos de expresión creativa para un deporte acusado de mantener sus personalidades ocultas, pero también presenta nuevas complicaciones.

Por ejemplo, ¿qué pasa si a un tipo le gusta hip hop y al otro el country? O hasta incluso si a los dos les gusta (inserte artista generico aquí), ¿que si uno claramente prefiere lo nuevo y el otro no?

Lo único que sabemos seguro es que el campeón del Masters, Patrick Reed, quien está comprometido a jugar junto a Patrick Cantlay, va a querer que suene su amado “Radioactive” de Imagine Dragons. A Cantlay quizás ni siquiera le guste la canción, pero cuando tu compañero acaba de sumar una chaqueta verde a su armario, no estás en posición de contradecirlo.