Instrucción Hace 5 meses

Wesley Bryan le muestra tres golpes complicados que no son tan riesgosos como parecen

Imagino que usted ha logrado un golpe milagroso un par de veces. Tal vez la hizo pasar por entre los árboles, o pegó un wedge desde un camino de carros. Antes de unirme al PGA Tour, yo tenía un montón de videos donde realizaba golpes divertidos con mi hermano George. Le pegaba a la pelota con el driver mientras estaba en el aire, hacía patitos por los lagos hacia un objetivo en la otra orilla, las embocaba desde un trampolín – ese tipo de cosas. Los golpes milagrosos son verdaderamente difíciles de ejecutar, pero cuando está tratando de hacer un buen score, necesita mejorar sus probabilidades. Le mostraré tres golpes que le ahorrarán golpes y que parecerán milagrosos a sus compañeros de juego y rivales, pero siga mi consejo y se sentirá cómodo ejecutándolos. —WESLEY BRYAN, GANADOR DEL RBC HERITAGE 2017 EN HARBOUR TOWN


EL GLOBO DESDE ASIENTO COMPACTO
Cuando no hay otra opción más que pegar una pelota alta desde un asiento con el pasto cortado muy bajo, incluso un jugador del tour como yo empieza a sudar un poco. Este golpe puede conducir hacia pensamientos de filazos que vuelan el green y terminan en problemas detrás del mismo. Pero si piensa en un par de factores simples podrá aumentar dramáticamente las posibilidades de éxito.
Cuando le pega un filazo al pitch la mayoría de las veces se debe a que varió la distancia entre su cuerpo y la pelota durante el downswing. Para evitar que esto suceda mantenga la parte inferior del cuerpo muy quieta y utilice un swing empinado y dominado por los brazos. Abra un poco la cara en el address y luego permita que la cabeza del palo descargue a través del impacto con algo de velocidad (izquierda). Necesita sentir la suela del palo, no el lado inicial, deslizándose por el césped.


EL HÍBRIDO DE EMERGENCIA
Los híbridos son fabulosos para hacer que los golpes más largos sean más fáciles de pegar que si usara un hierro 3 o hierro 4. Pero puede encontrar problemas si usa un híbrido cuando la pelota está metida en el rough. A diferencia de los hierros, la cabeza más grande y la suela más ancha pueden quedar atrapadas en el césped y la pelota no avanza.
La manera en que yo uso un híbrido desde el pasto alto es preparando el golpe para pegar un fade. Para copiarme, abra el stance y la cara del híbrido (izquierda). Además, ajuste su objetivo para un fade y ubique la pelota levemente atrasada del centro de su stance para fomentar un downswing empinado. Estará tratando de hacer el menor contacto posible con el pasto antes de que el palo impacte la pelota.
Recuerde que es natural pensar que necesita más que estos ajustes para hacer que la pelota llegue al green. Pero resista la necesidad de hacer un overswing o de tratar de levantar la pelota con un barrido con el pie posterior y usando las muñecas.
Dependiendo de la profundidad del rough podrá pegarle bastante cerca a la distancia normal desde el fairway. Lanzará una pelota alta que rodará y rodará.


EL PITCH SALVADOR
Usted tiene un golpe de pitch que no requiere viajar demasiado lejos, pero la pelota está hundida en el pasto. Este golpe puede tensionar mucho a un jugador de fin de semana. ¿Cómo hacer el swing con suficiente velocidad para sacar la pelota del rough pero solo volarla 20 a 30 yardas?
Aquí le muestro cómo: Prepare el golpe como para un tiro normal de pitch pero abra la cara del wedge como si estuviera por jugar un golpe de bunker desde esa misma distancia. Y al igual que con un tiro desde la arena necesita hacer una explosión por el pasto, manteniendo la cara apuntando al cielo a través. Sienta que las manos se están moviendo alrededor del cuerpo y moviéndose hacia el bolsillo izquierdo a través del impacto (arriba).
La velocidad creada al hacer un swing estilo bunker ayudará a que el palo corte fácilmente el pasto alto y terminará pegando un tiro en el que la pelota salta y cae suavemente y sin mucho efecto. Cuando pique y se detenga junto a la bandera sus amigos le dirán que no podría volver a hacer ese golpe aunque le dieran un balde de pelotas. Usted solo tiene que mirarlos socarronamente y decir, “Sí, es un milagro”.