Central Hace 3 meses

Por qué la velocidad es la clave de cada putt, por Michael Breed

Usted está parado ante un putt largo y con bastante caída, y en su mente está dibujando la imagen de la bola zigzagueando hacia el hoyo. ¿Cuál es el problema con dicha imagen? Nada, siempre que usted no olvide la velocidad. Ésta es el factor más importante en el putting. Una buena velocidad con una mala línea casi siempre lo deja más cerca del hoyo que una mala velocidad y una línea correcta. Piense en ello.

Lo que usted necesita es una manera de combinar esos dos elementos. Probablemente ya esté eligiendo un punto para apuntar en los putts largos. Para muchos golfistas ese punto es la parte más alta de la caída, lo cual puede suceder a mitad de camino por la línea. Si eso es lo que hace, no se sorprenda si está dejando los putts cortos – ¡está apuntando hacia algo que está a medio camino corto del hoyo!

Elija un punto para apuntar y para estimar la distancia: en línea al ápice de la caída y unos sesenta centímetros pasado el hoyo.

Para lograr un mejor control de la velocidad pruebe este método. Primero, elimine el punto alto de la caída, luego trace una línea imaginaria a través de ese punto hacia un lugar que esté a la altura del hoyo. Segundo – y esto es importantísimo – lleve ese punto unos sesenta centímetros más allá del hoyo en la misma línea (abajo). ¿Por qué? Porque usted necesita que a la bola le quede algo más de rodado cuando llegue al hoyo. Para parafrasear a Yogi Berra: “Noventa y nueve por ciento de los putts cortos no entran”.

Aquí le doy otra imagen para ayudarlo a que los putts lleguen al hoyo: imagine uno de esos molestos lomos de burro a unos diez centímetros antes de la taza. Necesita pegarle a la bola con suficiente fuerza para que pase el lomo de burro. Hasta podría practicar este concepto con una varilla de alineación sobre el green.

La mejor parte de lograr la velocidad correcta es que lo convertirá en un mejor lector de caídas. Tendrá una base de datos mental a la cual acceder cuando esté leyendo un putt. Cuantos más putts haya jugado a la velocidad adecuada, mayores serán las experiencias que tendrá para guiarlo. Los putts ejecutados con una velocidad inadecuada envenenan la base de datos.