Instrucción Hace 6 meses

Aumentar la velocidad del driver, piense en halar en vez de empujar

Hay una epidemia de fuerza mal aplicada que está arruinando miles de swings cada día. Estoy hablando del concepto de empujar el mango por delante de la cabeza del palo a través del impacto. Es una pieza básica de instrucción que probablemente haya escuchado muchas veces – por lo general como una parte aparentemente inocente de corrección de un movimiento del swing que incluye mucho movimiento de muñecas. Pero el problema con ese consejo es que arruina su habilidad para producir una buena velocidad en el swing.

Pruebe este ejercicio: sostenga el driver frente a usted solamente con el brazo derecho y, desde una posición fija, empuje el mango lo más rápido posible hacia el objetivo (abajo, izquierda). Cuando hace eso, ¿qué le pasa a la cabeza? Se mantiene atrás. Haga esto durante un swing y en esencia estará tratando de forzar al palo a que se mueva hacia atrás y le llevará un ajuste dramático por parte de sus manos, brazos o cuerpo para forzar a la cabeza hacia una posición de impacto decente.

En vez de obsesionarse con tener las manos adelantadas en el impacto, concéntrese en halar el mango en vez de empujarlo. A medida que haga el swing a través del impacto, sienta como si estuviera halando hacia arriba hacia el medio de su pecho (abajo, derecha). Eso hará que el palo rote y aumente la velocidad exponencial en el extremo de la cabeza – la marca insignia de los grandes pegadores.

Mike Jacobs es uno de los Mejores 50 Instructores Jóvenes de Golf Digest en los Estados Unidos. Su academia X Golf está en Manorville, N.Y.