Equipamiento Hace 3 meses

La USGA y el R&A anuncian cambios en los materiales de lectura de greens para 2019

En mayo de 2017, funcionarios de la USGA y de la R&A mostraron su preocupación por el uso de las guías de cancha, específicamente en el green, que se habían convertido en una herramienta cada vez más utilizada por profesionales y aficionados de élite. Más de 14 meses después, los órganos rectores compartieron formalmente sus dudas, y anunciaron conjuntamente planes que limitarían el alcance de ese material a partir de 2019, en un intento de “reafirmar” poner énfasis en la habilidad del jugador.

Según una propuesta presentada el martes, una interpretación de la Regla 4.3 (uso del equipo) permitiría a los jugadores seguir utilizando las guías, pero restringiría algunos de los datos que pueden proporcionar acerca del green, así como su tamaño.

Específicamente, la propuesta requiere un “límite mínimo de indicación de las pendientes” que permita que los libros continúen usando números, líneas, flechas u otras indicaciones para identificar las caídas, pero solo en áreas de 4 por ciento (2.29 grados) o mayor. Las áreas donde hay menos pendiente en el green que el mínimo, permanecerían en blanco.
La propuesta también incluye un “límite de escala máximo” de 3/8 pulgada a 5 yardas (1: 480) para el material impreso en una guía de bolsillo.

La decisión de actuar, según Thomas Pagel, Director Senior de la USGA, Reglas de Golf y Estatus de Aficionados, surgió de la creencia de los órganos rectores de que los detalles cada vez más específicos encontrados en las guías más utilizadas, muchos de los cuales incluyen docenas de indicadores de pendiente por cada cinco yardas de green, estaban comprometiendo la necesidad de que los jugadores dependieran de su propio juicio, habilidad y habilidad.

La muestra representa un green que incluye un nivel de detalle permitido indicando el índice de pendiente. Las áreas sombreadas muestran contornos que son iguales o superiores a la pendiente del 4 por ciento, mientras que cualquier otra área permanece en blanco.

“Leer un green es una habilidad que debería ser parte del juego”, dijo Pagel. “Piensas en los diseñadores y las sutilezas que a veces ponen en los greens, que son parte del desafío del juego. Y estos libros simplemente quitaban ese desafío y muchas veces eliminaban la necesidad de destreza de un jugador”.

Los guías de cancha tradicionales, que incluyen ilustraciones básicas que muestran el contorno de los greens e incluyen información que indica crestas y pendientes generales, continuarán dentro de las Reglas de Golf. Los jugadores y caddies también pueden modificar cualquier libro con notas manuscritas. Sin embargo, estas notas no pueden ser una copia directa o una réplica de los mapas de green más detallados que se usan actualmente.

Al hacer su estudio del caso, Pagel dijo que funcionarios de la USGA y de R&A hablaron con numerosos jugadores en las giras del PGA, LPGA y European Tour sobre el asunto, junto con los funcionarios en cada uno de esos tours. A partir de esta información, exploraron varias opciones antes de llegar a la propuesta actual.

Muestra de un libro de yardas tradicional que incluye una ilustración básica e información indicativa, como las ondulaciones y pendientes generales. Esto estaría permitido bajo la nueva interpretación de la USGA y R&A.

Entre las alternativas discutidas estaba prevenir que los jugadores usen cualquier material una vez que su pelota estaba en el green. Pagel describió esto como posiblemente la solución más fácil de aplicar, pero dijo que eso sería retroceder muy atrás en la historia. “Los jugadores han referenciado sus notas escritas a mano en guías de cancha durante años, y nunca nos ha molestado”, dijo Pagel. “Estábamos realmente comprometidos a decir, OK, ¿cuál es el objetivo aquí?”.

En última instancia, los funcionarios se inclinaron por la idea del límite mínimo de indicación de pendiente. La premisa detrás del mínimo, dijo Pagel, es que los hoyos en los greens generalmente se cortan en las secciones más planas, donde la pendiente es menor al 3.5 por ciento o 2 grados. Si las guías no pudieran mostrar las ondulaciones en estos lugares como lo estaban haciendo, los jugadores tendrían que confiar en su propio juicio.

Básicamente, las guías les están recomendando una línea, y eso va demasiado lejos. Está eliminando esa habilidad “, afirmó Pagel. “Ese fue realmente el punto de inflexión, donde comenzamos a ver la dependencia de los jugadores, especialmente en los putts cortos. La habilidad de leer un green disminuía o desaparecía rápidamente. Y queríamos asegurarnos de que se conservara”.
El límite del 4 por ciento equivale aproximadamente al nivel de pendiente que es fácilmente identificable a simple vista, según Pagel, lo que permite a los jugadores utilizar las guías para planear estrategias para jugar sus approachs.

Anotaciones que estarán permitidas.

Junto con la propuesta, USGA y R&A abrirán un período de comentarios de seis semanas, en el que las partes interesadas pueden ofrecer sugerencias, antes de que entre en vigencia una versión final de la nueva interpretación, el 1 de enero de 2019, junto con las nuevas Reglas de Golf.

Los jugadores y los caddies pueden seguir utilizando las versiones más detalladas de las guías durante las rondas de práctica de los torneos, del mismo modo que se les permite usar dispositivos de medición de distancia antes de las vueltas de competencia, para “hacer su trabajo”.

Si bien la mayoría de los golfistas que usan las guías en el green son profesionales, algunas canchas han extendido el uso a los aficionados y ofrecen dichos servicios. Sin embargo, la nueva interpretación prohibiría el uso de este tipo de guías a los aficionados que juegan rondas válidas para medir su hándicap.

Anotaciones que no estarán permitidas.

Pagel dijo que la USGA y la R&A tienen la intención de trabajar con los autores de las guías para que su material se ajuste a la nueva interpretación. Dichos materiales podrían tener algún tipo de impresión especial para que los oficiales de reglas de los torneos puedan identificarlos a distancia.

“Lo que estamos diciendo es que para conservar lo mejor del juego, se debe potenciar la habilidad de leer una caída en el green”, dijo Pagel. “Y tener materiales que hagan eso por ti es ir demasiado lejos. Esta regla se trata de mantener el juego desafiante. El desafío del juego es lo que todos los golfistas disfrutamos. Y muy pronto el juego se volverá robótico si comenzamos a eliminar la necesidad de algunas habilidades y juicios. Francamente, eso aleja el desafío general y el disfrute general”.