Protagonistas Hace 2 años

Top 5 de enemigos de Tiger Woods

Steve Williams
Williams, ex caddie de Woods, salió con un libro en el que dice que el maltrato ocasional al que Woods lo sometía lo hizo sentir “un esclavo”. Esto fue después de que Williams se burlara de Woods al decir que la victoria que tuvo con Adam Scott fue la “mejor victoria de mi vida”, un dardo claramente dirigido a su ex empleador. Williams agravó su relación cuando dijo en una cena de premios durante el WGC-HSBC Champions, que “mi objetivo era metérsela bien por ese [explícito] negro.”


Brandel Chamblee
El jugador del Tour convertido en analista de Golf Channel siempre fue un crítico consistente y vocal de Woods. A menudo señala los errores de Woods en los últimos torneos. Pero todo se complicó con una columna en Golf.com, en la que Chamblee criticó la personalidad del golfista, alegando que Woods fue “poco caballero con las reglas” en 2013. Chamblee nunca usó la palabra “tramposo”, pero la insinuó bastante. Comparó la temporada de Woods con una prueba que él tuvo en cuarto grado en la que se sacó una “F” por copiarse. Chamblee tuvo que disculparse.


Hank Haney
El famoso instructor, que ayudó a guiar a Woods en seis títulos del major entre 2005 y 2008 se distanció de su alumno estrella cuando renunció como entrenador de Woods en 2010 y después escribió, junto a Jaime Diaz de Golf World, el libro The Big Miss, sobre sus años juntos. El libro esquivaba los detalles de los escándalos sexuales de Woods, pero lo mostraba como una persona egocéntrica, inmadura que se distrae fácilmente.


David Eger
Si, la llamada de Eger al comité de reglas del Masters por una conducta inapropiada que tuvo Woods en la segunda ronda del torneo de 2013 probablemente salvó a Woods de la descalificación. Gracias a la llamada, el comité inicialmente revisó y desestimó la infracción, y le dió a Woods un agujero legal por el cual solo recibió una penalidad de dos tiros. Aún así, Eger es la cara de una creciente población de televidentes que pueden alterar torneos con una mera llamada telefónica. La temporada de 2013 fue mala para Woods en ese sentido (ver Brandel Chamblee), tuvo problemas en Abu Dhabi, el Masters, el Players y el BMW Championship, y todos instigaron llamadas telefónicas del público.


Sergio Garcia
“Tiger no ve bien a Sergio porque una vez lo vio mirando la televisión, hinchando para que la pelota no entrara en el hoyo”, dijo Earl (Woods). “Por eso no se lleva con él” – cita Tom Callahan en su libro His Father’s Son: Earl and Tiger Woods. La primavera de 2013 no fue de mucha ayuda tampoco. Woods y García tuvieron un intercambio mientras jugaban el Players, y su enojo se intensificó cuando, semanas después, García hizo un chiste racialmente inapropiado sobre Woods en una cena.