Recomendados Hace 1 año

Tiger: “Déjenme jugar este evento y ver qué puedo y qué no puedo hacer”

Dos días antes de su regreso al golf competitivo, Tiger Woods se mostró a gusto, afirmando continuamente a los medios que no siente dolor por primera vez en años. Sin embargo, mientras el deporte se pregunta qué queda en el tanque del 14 veces ganador de majors tras un año sabático, Woods predicó la paciencia en sus últimos esfuerzos para regresar.
En una charla con los medios durante la previa del Hero World Challenge el martes, Woods sostuvo que su calidad de vida ha mejorado enormemente desde la cirugía de abril, la cuarta en su espalda. “Me siento fantástico”, dijo Woods. “No me di cuenta de lo mal que estaba mi espalda. Es difícil creer que estaba viviendo de la manera en que estaba viviendo”.

El hombre de 42 años se abrió a los problemas que enfrentó en el pasado, tratando de agregar contexto a su disposición actual. “El año pasado tuve problemas con el dolor”, dijo Woods, refiriéndose a su corto regreso en 2017. “Pude golpear y jugar, pero mirando hacia atrás fue en cámara lenta”. Woods dijo que incluso estaba sufriendo también en 2013, una temporada que vio a Tiger coronarse como Jugador del Año.

Cuando se le preguntó qué hay de distinto ahora en comparación con años anteriores, Woods hizo referencia a los problemas con los que estaba lidiando en el HERO 2014, junto con la incomodidad con la que batalló el invierno pasado. “No voy a estar haciendo volcadas en un partido de basquet en lo inmediato, pero ya no tengo ningún dolor”, dijo Woods. “Por eso es diferente”.

Sin embargo, Woods recordó a los presentes que solo ha podido practicar durante aproximadamente un mes y que aún no está seguro de las restricciones que enfrentará. “No sé. Estoy tocando de oído”, dijo Woods. “No sé lo que mi cuerpo puede o no puede hacer. Todavía no lo sé. No tengo ningún dolor, pero tengo algo de rigidez”.

Woods expresó su frustración por la falta de precedentes; la mayoría de las personas se someten a la cirugía a los 58 años, y pocos golfistas se han sometido a este procedimiento mientras todavía están jugando. Tiger también admitió que no ha podido practicar todos los tiros que necesita para competir. Sin embargo, Woods declaró que no se siente apresurado e instó a sentimientos similares de los fanáticos y los medios. “Déjenme jugar este evento y ver qué puedo y qué no puedo hacer”, dijo Woods.

Woods regresará a las canchas a las 12:05 p.m. del jueves, jugando con Justin Thomas. Será su primera aparición desde que se retiró del Dubai Desert Classic en febrero.