Protagonistas Hace 3 semanas

Leadbetter: “Si Tiger Woods volviera a ganar la clave estaría en lo que está haciendo aquí”

“Se está moviendo mejor de lo que había visto en bastante tiempo. Su swing se ve más elegante.” —David Leadbetter

Al final del Wells Fargo Championship de este año y habiendo competido en siete eventos del PGA Tour, Tiger Woods estaba ubicado en el puesto 206 del ranking del tour en acierto de fairways (51 por ciento). Los desempeños a principios de la temporada como en el Farmers Insurance Open, donde acertó solo 17 fairways en cuatro vueltas, contribuyeron mucho a su ranking y no indican qué debe esperar él de aquí en más, dice uno de los Mejores 50 Instructores de Golf Digest David Leadbetter.

“Es por eso que estas fotos tomadas a principio de la temporada son muy interesantes,” agrega Leadbetter. “Hay mucho que admirar aquí, pero era de esperar que Tiger tuviera que jugar algunos torneos hasta que pudiera confiar en su swing y sentirse cómodo con su nuevo proceso. Cuantos más torneos ha jugado, más cómodo ha empezado a verse, acertando más fairways. Hasta las pelotas muy desviadas tienen mucha potencia. Y si quiere saber por qué pienso que sus cifras con el driver mejorarán, hay algo en particular que se destaca como la clave de su futuro éxito”.
Antes de que Leadbetter revele ese algo, él nos brinda una clase de historia. Ben Hogan fue un gran jugador antes y después de su accidente casi fatal en 1949. Pero no es difícil determinar qué lado de su carrera disfrutó de mayor éxito. Hogan ganó seis de sus nueve campeonatos mayores después del accidente.

“Antes del accidente, Hogan tenía un swing bastante largo con un movimiento de la parte inferior del cuerpo y una rotación agresivos”, dice Leadbetter. “Después del accidente las lesiones lo obligaron a desacelerar instintivamente el movimiento de sus piernas y a acortar su swing, lo cual lo hizo más eficiente, repetitivo y le proporcionó un control supremo sobre la ejecución de sus golpes.”

De igual modo Woods ha tenido que ajustar su swing para soportar la multitud de lesiones y, más recientemente, la cirugía que fusionó las vértebras en la parte baja de su espalda. Si puede apegarse a los cambios que hemos visto aquí su driving será mucho más confiable, insiste Leadbetter.

“Lo más importante que hay que notar es su transición desde el backswing al downswing. Es mucho más tranquila que antes. Ha eliminado el movimiento violento hacia la pelota. No hunde las rodillas ni se incorpora al llegar al impacto. Está manteniendo mucho mejor su estatura y eso le da espacio para descargar el palo con potencia. El swing de Woods se ve mucho más sincronizado y con gran ritmo”.

Y por ritmo Leadbetter dice que en el caso de Woods no significa que esté haciendo más lento el swing con su driver comparado con antes de la cirugía. De hecho, la velocidad de la cabeza del driver es una de las más rápidas en el tour (193,6 kilómetros por hora en promedio). Ritmo significa el flujo con el cual hace las transiciones entre el backswing y el downswing.

El movimiento clave, el que los aficionados deberían tratar de imitar, dice Leadbetter, es permitir que la velocidad aumente a medida que se acerca a la pelota y que el palo vaya a máxima velocidad a través del impacto. Al aquietar el movimiento excesivo de la parte inferior del cuerpo, Woods tiene mayor estabilidad en el swing y por ende un mayor equilibrio. Él parece empezar a volver más lento que en el pasado pero luego realmente pega un latigazo con el palo a través del área de impacto. Si observa arriba esta vista del swing con el driver note cuán cargado está mientras completa el backswing. Luego hace un movimiento simple de vuelta hacia su costado izquierdo y los brazos caen para que él pueda entregar toda la fuerza de sus brazos y manos hacia la pelota sin quedar atascado, dice Leadbetter.

La velocidad del swing de Woods con el driver es 13 kilómetros por hora más rápido que el promedio del PGA Tour de 180,8 kph.

“Atascado era la sensación por la cual se quejaba Tiger frecuentemente cuando sus brazos quedaban atrapados detrás de su cuerpo”, dice. “Aquí Tiger tiene suficiente espacio para que sus brazos aceleren a través del impacto. Vea como su brazo derecho está dándole un gran golpe a la pelota y está cruzando por arriba del izquierdo en el follow-through. Sus brazos y el palo están completamente extendidos y él termina en una posición relajada. No hay estrés en su cuerpo”.

En el pasado, el finish de Woods solía tener un aspecto “fabricado” o desequilibrado, cuenta Leadbetter, como resultado de tratar de encuadrar el palo con un swing desincronizado.
Otra faceta del swing de Woods que se puede copiar es la manera en que lleva el palo hacia atrás, agrega Leadbetter. Woods mantiene el palo frente al torso y la cabeza del palo se mantiene por fuera del recorrido de sus manos y cerca de la línea objetivo.

“Es un gran movimiento en una pieza – el pecho, los brazos y el palo todos moviéndose hacia atrás juntos con bastante amplitud,” dice.

Este movimiento fomenta la torsión del cuerpo, no solo el giro, con los hombros rotando en un eje levemente inclinado. Si hace un giro chato, la tendencia es a arrastrar el palo dentro de la línea objetivo y luego recolocarlo en un recorrido empinado de afuera hacia adentro. Los slices y los pulls son el resultado típico, agrega.

“Su backswing se vio parecido a este a lo largo de los años, pero ahora veo una diferencia sutil y vital”, agrega Leadbetter. “Parece estar más sincronizado. El giro de su cuerpo y el movimiento de sus brazos terminan casi juntos en el tope. Su cuerpo solía completar el giro y luego sus brazos se movían de manera independiente tratando de alcanzarlo en el downswing”.

Si es o no un efecto colateral de sus problemas de espalda, su backswing más calmo y mejor sincronizado tiene un aspecto más eficiente, dice Leadbetter. Y el hecho de que Woods puede hacer el swing a más de 190 kilómetros por hora, pero la vara no está en paralelo en el tope, demuestra que no se necesita un backswing largo y poco manejable para generar verdadera potencia. Leadbetter cierra el círculo con el concepto de un buen ritmo como el sello distintivo de un gran juego con el driver. No esté tan apurado para regresar el palo de vuelta hacia la pelota, dice.

“Realmente me gustó lo que vi en el swing de Tiger en la cancha de práctica del Masters y lo que ha sido capaz de hacer en general desde la cirugía de fusión”, cuenta Leadbetter, pausando por un momento antes de terminar con un chiste. “Pero esto no quiere decir que todos deban salir a fusionarse la espalda”.