Protagonistas Hace 9 meses

Player: “Tiger ha demostrado más voluntad que nadie”

US golfer Tiger Woods(L) and Gary Player from South Africa are seen on the chipping green at Augusta National Golf Club April 7, 2009 during the 2009 Masters in Augusta, Georgia. AFP PHOTO/ TIMOTHY A. CLARY (Photo credit should read TIMOTHY A. CLARY/AFP/Getty Images)

Tiger tuvo ventajas físicas y en su primera exposición al golf que yo no tuve. Lo puso en el camino para convertirse en el mejor jugador de la historia. Pero en lo que éramos iguales, o quizás yo tenía un poco más, era el empuje. Hombre, yo sí que tenía empuje. Nunca sentí que hubiera tenido suficiente éxito.

Una de las cosas que noté en Tiger es su gran creencia en su destino. Se conducía con esa sensación pacífica pero a la vez poderosa de que estaba destinado a las cosas grandes. Yo entiendo esa sensación. Era vital para la manera en que yo me veía a mí mismo, especialmente cuando sabía que otros no compartían esa imagen. Pero eso solo lograba que fuera más decidido.

Cuando tenía 15 años me rompí el cuello tratando de hacerme el canchero frente a otros chicos al saltar de cabeza hacia lo que yo creía que era un pozo de hojas y pasto, y choqué contra el suelo. Tuve que mantenerme inmóvil por casi un año pero ya estaba consumido por el golf. Durante mi convalecencia estaba solo encasa y me paraba frente al espejo, diciendo una y otra vez, eres el mejor golfista del mundo. Era absurdo, pero algo me decía que era importante. Más tarde lo aprendí por leer y entablar amistad con Norman Vincent Peale. Él escribió en una ocasión, “Si deseas algo y lo buscas, te sorprenderá los valores que encontrarás.”

Mis padres, Harry y Muriel, siempre nos alentaron. Estoy seguro de que me transmitió el convencimiento de que lo que pudiera imaginar, lo podía lograr. Es el regalo más grandioso que puedes darle a un niño.

Mi hermano mayor, Ian, tuvo una influencia tremenda sobre mí. Recuerdo a los 8 o 9 años tratando de correr una cancha de 8 kilómetros pero me caí a menos de la mitad del camino, exhausto. Lloraba, “Ian, no puedo hacerlo.” Me hizo poner de pie de un tirón y me dijo muy serio, “Tu puedes hacer cualquier cosa que quieras. Recuerda eso. No hay lugar para los ‘no puedo’ en esta vida.” Luego me pateó en la espalda para enfatizar el punto. Desde entonces, cuando he estado tentado a decir que no puedo, siento esa patada otra vez.

La verdadera grandeza de un golfista es revelada no cuando está jugando su mejor golf, sino cuando no lo está y aún así se las ingenia para ganar. A pesar de su gran talento, Tiger ha demostrado todavía más voluntad y tantas veces cuando estaba combatiendo su swing pudo encontrar una manera. Hubo muchos momentos durante los torneos en que me sentí perdido, pegando una verdadera basura, pero hacía llegar la pelota al green y embocaba los putts clave. ¿Cómo sucede eso? Deseo. Tiger siempre ha tenido más de eso que cualquier jugador que haya vencido. Uno siente como si a él le importara más que cualquiera. Me dijeron que cuando yo jugaba, daba esa sensación.

Tiger ha pegado tantos golpes increíbles bajo presión. Muchas veces, algunos jugadores más que otros, la presión puede destruir el rendimiento. Pero he descubierto que es increíble cómo la presión intensa del momento crucial, cuando se requiere de algo especial, produjo los mejores golpes de mi carrera. No sé si se puede decir que es suerte cuando lo haces continuamente. ¿Talento quizás? Por supuesto que estoy hinchando por Tiger – soy un gran admirador de Tiger Woods. Pero creo que podemos mirar hacia atrás y decir que su caída se debió a la búsqueda de demasiada perfección. Estaba camino a ser el mejor jugador que el mundo haya visto. Gana el U.S. Open por 15 golpes, y poco tiempo después empieza a tomar clases y cambiar su swing. Existe siempre un límite y no creo que hubiera podido ser mejor. Yo busqué una mejor técnica toda mi carrera – mi única pena es la oportunidad perdida de aprender de Ben Hogan – y es algo caprichoso que por lo general no lleva a mejorar. El golf es un deporte tan, tan intrínseco y tiene su limitación.