Protagonistas Hace 2 meses

Olvídese del driver o el putter, el plan de pretemporada de Tiger es levantar más peso

El regreso de Tiger Woods al PGA Tour ha superado las expectativas. El hecho de que el jugador de 42 años haya podido jugado 17 torneos es un éxito en sí mismo, por no mencionar que estuvo en la pelea por título en Bellerive, Carnoustie, Innisbrook y Bay Hill. Y la clasificación para el cierre de temporada, el Tour Championship, es la guinda en el pastel.

Esto no quiere decir que el juego de Woods no haya tenido fallas. Es difícil enfrentar una competencia exigente sin ser fuerte en el tee, y el rendimiento del driving de Woods (108 en el ranking de golpes ganados en el tee) fue un obstáculo en su habilidad para atacar. Lo mismo ocurre con su putting. Las estadísticas muestran que Woods ha sido regular con su juego corto, ocupando el puesto 52 en golpes ganados con el putting y el puesto 65 en total. En verdad, esas cifras enmascaran sus problemas con putter, convirtiendo solo el 87.2 por ciento de los putts dentro de los tres metros (122 ° en la gira) y haciendo muy poco desde larga distancia (3.77 por ciento fuera de 7 metros, 174 ° en la gira).

Esto no es ser crítico con Woods; era esperable después de su año sabático de competencia. Sin embargo, con un año completo en su haber y, lo que es más importante, su salud intacta, uno pensaría que Tiger utilizaría la temporada baja para enfrentar estos problemas. Si bien pueden estar en carpeta, parece que el ganador de 14 Majors tiene una prioridad más alta en su agenda.
Después de su ronda final en el BMW Championship le preguntaron a Woods qué sucederá después de East Lake y la Ryder Cup, y qué cambios tiene pensados para su juego. Su respuesta fue inesperada.

“Voy a tomar un largo descanso después de la Ryder y vamos a evaluar las cosas, pero, lo más importante es que tengo que empezar a mejorar y fortalecerme en ciertas áreas, porque jugar cada semana es un desgaste muy grande”, dijo Woods. “Lo que haces en el receso de temporada es lo que te permite mantenerte durante todo el año, especialmente en la última parte del año y realmente no entrené para todo esto. Porque no sabía cuánto iba a estar jugando. Solo estaba tratando de jugar”.

“Entonces, el próximo año tendré una mejor comprensión de lo que tengo que hacer y esta temporada será muy diferente de lo que fue el año pasado”.
En cierto modo, esto tiene sentido, aunque el rendimiento de Woods en el tramo final -cuatro finales entre los seis primeros en sus últimos siete eventos- no indica que esté sufriendo el desgaste. Por el contrario, Tiger es uno de los tres mejores jugadores de la historia. Entonces, ¿quiénes somos nosotros para dictar su régimen?

Woods iniciará el Tour Championship en el lugar 20 en la FedEx Cup. Será su primera aparición en East Lake desde 2013.