Equipamiento Hace 1 año

Cómo elige Tiger su equipamiento

Habiendo presenciado a TIGER WOODS cuando elegía su equipamiento en 2003 y dada esa oportunidad otra vez este diciembre, yo estaba ansioso por descubrir cuánto había cambiado su enfoque. Resultó ser que no ha cambiado. En vez de proyectarse como un jugador de 42 años que busca una poción mágica para darle un empuje a su juego avejentado, Woods mostró la misma atención a los detalles como lo hiciera a los 27 en el pico de sus poderes. Esta fue la primera prueba oficial de Woods desde que firmara con TaylorMade en enero 2017, y tanto él como el equipo de investigación y desarrollo de la compañía pasaron casi dos horas en la práctica del Medalist Golf Club en Hobe Sound, Fla., analizando minuciosamente las especificaciones de su equipamiento.

▶ “Esa es mucho más alta,” observó Woods con su primer swing con un prototipo TW hierro 6 de hoja y cavidad posterior maciza, comparándolo con el vuelo de pelota de su actual hierro 6. Para Woods, el vuelo de pelota es todo. En la sesión de 2003 dijo, “Si miro hacia arriba y no veo la pelota donde espero que esté, entonces tenemos un grave problema.” Pero no insuperable. El vice presidente de operaciones del tour de TaylorMade Keith Sbarbaro le dice a Woods que puede deberse a la ubicación del centro de gravedad y que él y su equipo iban a medir el juego de hierros viejo de Woods y lo equipararían.

Woods suele notar cualquier cosa que esté fuera de lugar, al haber usado las mismas especificaciones de palos durante décadas, solo cambiando el ángulo del lie cuando lo demandaba un cambio en su swing. También había dicho en sus primeros años como profesional que para él era necesario probar entre ocho o nueve juegos de palos y elegir palos de cada uno de ellos para lograr el centro de gravedad adecuado.

A pesar del tema de la trayectoria, Woods estaba complacido con lo que vio. El aspecto de un palo, especialmente en el address, es muy importante para él. Woods prefiere un hierro con una longitud mayor de hoja, suela delgada y una punta encuadrada. Su prototipo TaylorMade era perfecto. “El aspecto es lindo,” dijo. “Se siente fabuloso cuando se desliza por el suelo; se siente fantástico. Todo es correcto.”

Pasando a los drivers, Woods le pegó a la mayoría con una velocidad impresionante. Sus condiciones de lanzamiento mostraron velocidades de pelota de 288 kilómetros por hora y tasas de efecto de 2.200 a 2.400 revoluciones por minuto con un ángulo de lanzamiento de 11 a 13 grados – todo altamente respetable. Su distancia de vuelo por lo general alcanzó las 315 yardas.
Woods comenzó con el TaylorMade M2 que venía usando, antes de probar el modelo M4. El nuevo M4 produjo velocidades de pelota similares, pero un vuelo de pelota más alto. “Está un toque abierto. La pelota va como flotando, pero tiene un sonido y sensación más sólidos,” dijo Woods.

Luego probó el nuevo M3, un palo con una tecnología llamada “cara torcida,” porque la cara está levemente torcida para producir un rendimiento óptimo en los golpes mal pegados. Cuando le preguntaron si lo notaba en el address, Woods dijo: “No lo veo en absoluto, pero la idea tiene mucho sentido.”
Comenzó con un modelo de 9,5 grados y Woods sintió que el palo estaba demasiado erguido. Se lo cambiaron a una cabeza de 8,5 grados, que es algo más chata. Después de algunos swings, Woods seguía sin estar satisfecho, diciendo que no se veía bien. Al igual que con los hierros, el aspecto del driver es vital. “Lo sé cuando estoy haciendo un waggle,” dijo. “Si siento que es el adecuado para mí, le da libertad a mi swing.”

Sbarbaro sugirió entonces un M3 440 de 9 grados – un palo con una cabeza algo más pequeña. Después de un par de waggles, Woods mostró su sonrisa insignia y dijo, “Me gusta muchísimo.” Al cabo de algunos swings, Sbarbaro le hizo un retoque, ajustando los dos pesos movibles de la suela bien hacia adelante. En el siguiente swing, Woods pegó una maravilla: 322 yardas de vuelo, 15 grados de lanzamiento, 2.100 rpm de efecto – casi perfecto.

Luego de 90 minutos en los que pegó casi 100 pelotas, Woods estaba más cerca de algunos palos nuevos si bien la composición del juego (driver, madera 3, madera 5 o hierro 2, dependiendo de la cancha, hierro 3 al pitching wedge, wedges de 54 y 60 grados y putter) probablemente siga siendo igual. Antes de tomar cualquier decisión, Woods dijo que todavía había que trabajar bastante, en especial en la cancha. “Justo antes del Hero tenía una madera 3 que había usado el año pasado,” dijo. “En la práctica le pegaba fantástico. En la cancha no podía pegarle. Como que la punta se caía demasiado justo antes del impacto. Entonces trataba de girarlo y le pegaba estos puntazos altos. La cancha de golf mostró eso. No se trata solamente de hacerlo verse bien [en la cancha de práctica].”

Al igual que con cualquier sesión de pruebas, hubo algunos momentos relajados, como cuando Woods dijo que usó hierros Confidence cuando niño hasta que logró ahorrar suficiente dinero para comprarse un juego de Mizunos. Su agudo sentido de la sensación también estaba en evidencia. Woods descartó el último driver que había pegado porque tenía una burbuja de aire en el gripo que solo él podía sentir. Hasta el último swing, el mismo Tiger de siempre.