Recomendados Hace 2 meses

Tiger estrella su remontada con un 7 en el 17

PONTE VEDRA BEACH, Fla. – Tiger Woods ha demostrado tener muchas habilidades para contraatacar a lo largo de su carrera, especialmente durante el último año. Lo hizo aquí en TPC Sawgrass hace un año, cuando ingresó el fin de semana a 14 golpes de Webb Simpson y procedió a anotar 10 bajo el par el sábado y domingo para empatar em el 11º lugar.

Woods tendrá que hacer algo similar este fin de semana, una realidad desafortunada gracias al cuádruple bogey que se escuchó  ‘alrededor del mundo” en el 17. El desastroso giro de los acontecimientos no pudo haber llegado en un peor momento, ya que el 14 veces ganador de Majors se había acercado a dos golpes de la punta con su tercer birdie en los nueve de ida, después de arrancar por el 10. La inmensa multitud que llegó temprano al green isla estaba zumbando, con la esperanza de vislumbrar una carga vintage del viernes. En cambio, Woods voló um wedge demasiado lejos; dio un salto en el green y algunos más en la franja antes de rodar al agua.

El impacto del momento solo aumentó cuando Woods fue al área de dropeo y pego un médio tiro de wedge saltando por segunda vez al agua. Se fue con un 7, dejándose caer de cinco a uno menos en cuestión de minutos.

“El segundo tiro lo golpeé demasiado plano”, dijo Woods. “Pero el primero me sorprendió un poco que llegara tan lejos. Quité algo de esa wedge y voló mucho más lejos de lo que pensaba”.

“En ambos tiros, simplemente traté de golpear la pelota en la pendiente y acercarme seis o siete yardas. Como dije, el segundo lo golpeé demasiado plano y demasiado agresivo. Pero el primero desde el tee regular fue un buen golpe, simplemente voló un poco demasiado lejos”.

Woods contraatacó con um birdie para dos menos y 34 de ida en el Stadium Course. Hizo birdies en el par 5 del 2 y el par 4 del 7, donde pasó por encima de sus compañeros, Webb Simpson y Patrick Reed, antes de dejarla casi dada. Tuvo dos oportunidades más de birdie en el 8 y en el 9, pero no acertó.

Su uno bajo de 71 lo coloca en tres bajo par para el torneo, a dos golpes disparos de su objetivo final después del desmoralizador cuádruple bogey.

“Estaba bastante tocado, de eso no hay duda”, dijo. “Estaba obligado y determinado a recuperarlo todo y alcanzar el cinco menos, y pensé que era posible”.

Aún así, hizo algunos movimientos impresionantes para llegar a los tres menos, lo que al final de su día puso a Woods a solo seis golpes de ventaja. Era probable que el déficit crezca con la ola de la tarde que aún estaba por llegar y un par de jugadores que ya estaban atacando, lo que podría ponerlo entre siete u ocho golpes de la punta hacia el fin de semana. No es lo ideal, por supuesto, pero Woods sonaba optimista.

“Terminé volviendo a menos tres, y todavía fue una buena pelea para llegar a ese punto”, dijo Woods. “Ahora estoy a seis golpes, lo cual es definitivamente factible en este campo de golf, especialmente con el clima que viene, y solo necesito salir y armarlo este fin de semana, porque ahora, literalmente, cualquiera que haga el corte tiene una oportunidad de ganar este torneo”.