Central Hace 2 años

Justin Thomas está encendido y derriba récords a pura victoria

HONOLULU — Con el resultado definido, lo único que le quedaba a Justin Thomas era hacer historia.

Justin-Thomas-Sony-Winner

Después de arrancar la semana como el séptimo jugador en el PGA Tour en tirar 59 y el más joven en hacerlo, a los 23 años, el domingo terminó el Sony Open de Hawaii con un birdie. Así cerró con 65 (-5), marcando un récord en 72 hoyos en 253 golpes.

La marca anterior había sido de 254 y era de Tommy Armour III en el Texas Open de 2003.

“Fue una semana muy divertida”, dijo Thomas, que terminó siete golpes por encima de Justin Rose, el escolta, y a ocho de Jordan Spieth, que dijo que sintió que estaba jugando otro torneo. “Eso significó un montón por cómo lo hice. Fue mi primera victoria en la que estuve así de principio a fin. Me costó estar enfocado hoy. Estaba nervioso, como hace rato que no lo estaba”.

No se notaba.

Thomas, que venía de una victoria la semana pasada en Maui y que ganó tres veces en los últimos cinco arranques, abrió la ronda final en el Waialae Country Club y lideró con siete golpes. Nadie se le acercó a menos de cinco en todo el día.

Después de un bogey al principio, Thomas hizo birdies en cuatro de los cinco hoyos en la vuelta. Luego hizo otro en el 14. En el 18, un par 5, con los puntos en la cabeza antes de siquiera salir del tee, llegó al green en dos golpes. Ahí con dos putts desde 18 metros, agregó su nombre al libro de records.

“No creo que nadie puede decir que lo vieron venir, pero creo que no había ninguna razón por la cual yo no pudiera ganar o estar en la competición”, dijo Thomas de sus dos semanas. “Siempre sentí que tenía las habilidades para lograrlo. Estuve jugando bien. Estoy en un buen lugar mentalmente”

El Caddie Jimmy Johnston lo describió como “una calma”.

“Su personalidad es la misma de siempre”, dijo Johnston. “Pero sabe que no tiene que entrar en pánico. Cada torneo que ganó fue diferente.”

En la primera victoria de su carrera, en el CIMB Classic de 2015 en Malasia, Thomas se recuperó de un doble bogey en la última ronda con un par desde dos metros en el hoyo final. Le ganó por uno a Adam Scott. Un año después, salió desde el 4to puesto en la ronda final, y defendió su título con éxito.

La semana pasada en Kapalua, Thomas lideró por cinco hasta que en los últimos cinco hoyos Hideki Matsuyama lo alcanzó. Él respondió con un hierro 8 de 214 yardas y llegó a unos pocos pies del hoyo 17. Hizo un birdie y luego uno más, y ganó por tres.

“Su paciencia está mucho mejor”, dice su padre Mike, que también es su entrenador. “Nada ayuda más a la confianza que la confianza misma.”

“Estaba tirando muy bien para hacerlo a su manera. Esperaba ganar antes, pero es fácil decir eso cuando no lo hiciste antes.”

Con la victoria, Thomas se convirtió en el primer jugador en ganar ambos eventos en Hawaii desde que Ernie Els lo hizo en 2003. Eso también lo movió al octavo lugar en el ranking mundial. Es una posición en la que Thomas siempre sintió que podía estar.

Thomas compensó su falta de longitud al hacer el swing lo más fuerte que pudiera. Eso lo ayudó a tener un juego corto sólido y le permitió confiar en su swing cuando estaba bajo presión

De ahí pasó a tener una carrera amateur notable. En la universidad fue nombrado como Jugador Nacional del Año en su primer año de estudio. Poco después, después ayudó a que la Universidad de Alabama ganara el campeonato nacional.

Tras ganar el Web.com Tour en 2014 y hacerse un lugar en el PGA Tour para la temporada siguiente, el éxito continuó. Thomas juntó siete top 10 en su año de principiante y en el segundo comienzo de su segundo año ganó en Malasia.

“Lo logró en los niveles más altos, se fue moviendo hacia arriba del tótem”, dijo Spieth. “Cuando salís al gran tour, a veces toma un poco de tiempo empezar a ganar”.

El hecho de ser uno de los jugadores con juego largo en el deporte y uno de los mejores a la hora de pegarle a la pelota, ayuda. En Waialae, Thomas lideró en la estadística de golpes ganados de tee a green y fue sexto en proximidad al hoyo. También salió segundo en putting esa semana.

Con cada tiro y cada victoria, el nivel de confort de Thomas crece más y más.

“Espero poder competir cada vez que juego”, dijo. “Tengo más – tengo cuatro ahora en vez de uno en la columna de victorias.”