Instrucción Hace 10 meses

A oscuras, por Jordan Spieth

Spieth▶ Emboque tres putts seguidos de más de 7 metros y ¿qué pueden decir? Más que uno estaba con una buena sensación de que iban a entrar, probablemente no mucho más. Pero hace poco hallé un término que, como mínimo, comienza a describir lo que yo siento cuando estoy jugado el putt de manera fantástica: a oscuras (blackout). ▶ Cuando estoy en blackout no tengo ningún pensamiento sobre mi preparación del golpe o el golpe en sí. Ni siquiera estoy pensando en la velocidad. No hay desafío en mi stance, ninguna parte de mi cuerpo está buscando una posición. Solo me paro y me siento cómodo inmediatamente. Todo lo que veo es el arco del putt con una claridad agrandada. Digamos, el suave descenso de un putt de 3 metros que cae treinta centímetros. La imagen borrosa del recorrido de la pelota y ese recorrido solo me quema la mente – nada más. Mi golpe es solo una reacción para que ese recorrido cobre vida, que sea lo que tenga que ser, con el rodado de la pelota. ▶ Ahora bien, todo eso puede sonar tonto. Es algo difícil de explicar. Lo que puedo decir claramente es, que no siempre estoy en ese estado de blackout, por más que yo sí lo quisiera. Y por más que lo haga parecer fácil, demanda trabajo y preparación entrar en ese estado. No le doy garantías, pero le puedo mostrar cómo yo he podido llegar allí. Tal vez usted también pueda.

Spieth

LA LECTURA
▶ Cuando leo un putt no hay nada oscuro. Estoy prestando mucha atención. Es un proceso de tres pasos: Primero, miro desde atrás de la pelota para determinar la línea. Segundo, camino por el lado bajo del putt para medir la velocidad porque es más fácil ver la pendiente. Tercero, camino hasta atrás de la taza, desde donde puedo juzgar la línea desde otra perspectiva. Cuando tengo confianza en mi lectura – sé dónde quiero que salga el putt y qué tipo de velocidad le quiero dar a la pelota – tomo mi stance. Siempre lo hago caminando desde atrás de la escuadra a la línea, sosteniendo suavemente la cara del putter en mi mano izquierda. Es mi hábito. Pararse ante la pelota de la misma forma, sea lo que fuere que haga, es lo único sobre lo cual tiene un control absoluto si es que se toma la molestia de hacer ese esfuerzo.

Redención del caddie
▶ No es ningún secreto que muchos de los caddies en el PGA Tour son golfistas bastante buenos. Me encanta hacerlos participar en nuestros juegos cada vez que puedo. Mi caddie, Michael Greller, tiene 6 o 7 de handicap, bastante sólido si se tiene en cuenta lo poco que juega cuando estamos viajando; y está ocupado con su joven familia cuando está en su casa. Digamos que es martes o miércoles, vuelta de práctica, y nuestro grupo tiene una apuesta amistosa en la que si un jugador falla un putt para birdie, su caddie puede intentar ese mismo putt. Así que si yo fallo y Michael la emboca, eso cuenta como birdie para nuestro equipo. Es un intercambio divertido de roles y por supuesto, dividimos las ganancias.

Spieth

LA RUTINA
▶ Antes que nada, lo que importa es hacia dónde apunta el putter. Sin una puntería casi perfecta, no creo que nadie pueda caer en un blackout, ni siquiera por accidente. Primero coloco el putter en el suelo con mi mano derecha solamente. Mientras apunto la cara y miro la línea, mis pies se acomodan en su posición. Este es un punto que vale la pena enfatizar: mi cuerpo acomoda la posición del putter, nunca al revés. Luego coloco mi mano izquierda, debajo de la derecha, para tomar un grip invertido. Todo debería sentirse balanceado, mi peso distribuido equitativamente entre mis pies y mis hombros nivelados. Quizás debería hacer un par de swings de práctica o no. Lo que siempre hago es un pequeño forward press – mover el mango levemente hacia el objetivo – para iniciar mi golpe. Esa presión es mi gatillo, mi señal, para permitir que la oscuridad se apodere.Spieth

EL RODADO
▶ Cuando camino por un green de práctica del PGA Tour, por lo general puedo darme cuenta enseguida de quién está jugando muy bien el putt. Se puede ver todo en el finish. Los que están jugando fantástico aceleran a través de la pelota, de manera tal que la cabeza del palo y el hombro delantero terminen abajo y adelantados. Incluso en los putts suaves y cortos, un golpe decidido se reconoce enseguida. Por otra parte, los muchachos que solo esperan que el putt entre tienden a permitir que la cabeza del putter y el hombro delantero se eleven después del impacto. Es como si se los pudiera ver tirándose hacia atrás para observar, curiosos de ver hacia donde va la pelota. Un finish fuerte y bajo con la cabeza del palo no es algo en lo que yo piense durante mi golpe; es una tendencia universal que he notado entre los mejores. Como dije antes, yo no pienso en nada cuando estoy en blackout. Es un lugar donde usted llega de repente después de mucha preparación gradual. Aunque a veces sin preparación alguna.