Sin categoría Hace 2 años

RIO 2016, PORTADORES DE LA ANTORCHA

rioAquellos que juzgan la excelencia atlética estrictamente sobre la base de “más rápido, más alto, más fuerte” probablemente tengan dudas sobre si el golf es bueno para los Juegos Olímpicos. Pero cualquiera que haya incluido “más lejos, más derecho, menos” en el criterio es probable que crea que los Juegos Olímpicos son buenos para el golf. ▶Cuánto se beneficiará el golf con su regreso – después de 112 años – al evento deportivo más grande del mundo está todavía por determinarse. Con la ceremonia inaugural de los Juegos de Verano en Río de Janeiro el 5 de agosto, vamos a saberlo finalmente. ▶La carrera hacia Río no ha sido fácil, en parte porque los mejores jugadores del mundo están acostumbrados a jugar eventos que se ajustan a sus preferencias. Pero también debido a los problemas de la vida real, la decisión de ir a Brasil ha visto a muchos grandes nombres hacer unos cuantos waggles de más.

El mayor punto de preocupación de los jugadores:
Zika, el virus transmitido por un mosquito que ha sido relacionado con defectos de nacimiento, acaparó la atención de todos, especialmente hombres y mujeres en años de fertilidad. En el momento de esta publicación, Jordan Spieth, Jason Day, Rory McIlroy, Dustin Johnson, Louis Oosthuizen, Charl Schwartzel, Marc Leishman y Vijay Singh citaron al Zika como el motivo por haber renunciado y Adam Scott admitió que el virus era parte de su decisión de no participar. Jason Day – con dos niños pequeños y planes de tener más – parecía dudarlo como dejó entrever en el Memorial Tournament, “Es difícil decirlo ahora. Vamos a explorar cada avenida para asegurarnos de tomar una decisión informada antes de viajar hacia allá.” La buena noticia es, los médicos del comité organizador local informaron que no ha habido casos reportados de Zika entre los 17.000 atletas, personal y voluntarios en los 44 eventos de prueba que se hicieron varios meses antes de los Juegos. Y con las temperaturas más bajas con el invierno brasilero, la incubación del mosquito bajará drásticamente. Los funcionarios predicen menos de dos docenas de casos de Zika entre el medio millón de personas que se esperan en Río para los Juegos.

▶El calendario de los campeonatos mayores se ha apiñado para incorporar a los Juegos Olímpicos. El British Open y el PGA se jugarán con solo dos semanas de diferencia en vez de las habituales cuatro, y la FedEx Cup, que será seguida casi de inmediato por la Ryder Cup, comenzará solo dos semanas después de que finalice el evento de hombres en Río. Esta fue la razón principal que dio Scott para no ir.

▶Un protocolo más elaborado de pruebas anti-doping incluye muestras de sangre además de las de orina que el PGA Tour requiere. Como competidores de los Juegos Olímpicos, los golfistas tendrán que avisar dónde se encuentran a los funcionarios y, desde el 24 de julio hasta el 21 de agosto, estar sujetos a pruebas en cualquier momento. Sin embargo, ninguno de los golfistas ha citado a los requisitos de pruebas más astringentes como una razón para no jugar.

▶ La agitación política y económica de Brasil puede disparar demostraciones que podrían molestar las actividades alrededor de Río e incluso la competencia.

▶En cuanto al golf en sí, algunos jugadores han sido algo indiferentes con el formato – juego por golpes sin corte – para los grupos de 60 jugadores y jugadoras. Los críticos han llamado a esta decisión una oportunidad perdida ante variedades que podrían haber incluido el match play, juego en equipo o parejas – incluso parejas mixtas.

▶Y si bien saben que no queda bien quejarse en público, a algunos profesionales no les gusta jugar cuando no hay un gran premio en dinero.

rio

“DE HECHO, CUALQUIER MEDALLA SERÍA FANTÁSTICA. PREFIERO UNA MEDALLA DE BRONCE ANTES QUE UN TERCER PUESTO EN AUGUSTA”, HENRIK STENSON.

SANGRE NUEVA
Pero aún con los obstáculos, el golf se siente muy bien sobre la apuesta informada que hizo por sí mismo al convencer al Comité Olímpico Internacional (COI) que le permitiera reincorporar a este deporte en los Juegos de Verano en Río y en 2020 en Tokio. Básicamente, los JJOO constituyen la última jugada del golf “para hacer crecer el deporte.” El golf estará en el escenario atlético más importante, parte de una transmisión televisiva que será vista por al menos cuatro mil millones de personas en más de 200 países. A lo largo de 13 días seguidos, Golf Channel brindará más de 300 horas de cobertura de los torneos de caballeros y de damas, incluyendo 130 horas de cobertura en vivo, y el equipo de la NBC liderado por Johnny Miller, Nick Faldo, Judy Rankin y Annika Sorenstam. Se eligió el juego por golpes sin corte porque permitiría la mayor cantidad de países estar representados, con el mayor potencial de cobertura posible. El objetivo no es entretener al fanático leal de mercados maduros sino atraer nuevos fanáticos – especialmente jóvenes – de entre millones alrededor del mundo que se han mantenido alejados del golf.

El nacionalismo es una fuerza de crecimiento poderosa. Un estudio reciente mostró que 85 países que invierten dinero del gobierno en deportes lo hacen si el deporte está en los JJOO. Esto significa que después de Río, muchos países en vías de desarrollo tendrán una cultura golfística por primera vez. Se anticipa que países que están obsesionados con logros olímpicos – China y Rusia principalmente – harán enormes inversiones para desarrollar talentos de alto nivel. Jack Nicklaus, quien colaboró con la International Golf Federation (IGF) para presentar el caso de la inclusión del golf ante el COI, dice que no le sorprendería si China, donde ha construido 28 canchas y tiene 11 más en construcción, “dentro de los próximos 20 años tuvieran cinco de los mejores 10 jugadores del mundo.” Mientras que hace poco en India, Tiger Woods dijo que si Anirban Lahiri, un integrante de los 60 mejores del mundo en los dos últimos años, ganara una medalla para su país, el golf “explotaría” entre la población de más de mil millones.

Las golfistas de la LPGA creen que el golf femenino tiene todas las de ganar con la atención de los JJOO, y las principales estrellas están comprometidas a cumplir con su parte. Lydia Ko representará a Nueva Zelanda, y a pesar de su asalto adolescente a los majors, dice, “los Juegos Olímpicos probablemente sean mi mayor prioridad” en 2016. La competencia más feroz se ha dado entre las que pretenden formar parte del equipo de damas de Corea del Sur, un país que tiene tanto como ocho jugadores entre las 15 mejores del Ranking Rolex peleando por cuatro lugares. El comisionado del LPGA Tour ha empezado a referirse alegremente al golf de damas con una etiqueta que apunta a elevar el prestigio “deporte de podio.” Dice Stacy Lewis, quien, junto con Lexi Thompson están entre las que representarán al equipo de Estados Unidos: “Creo que vemos los beneficios un poco mejor que los hombres.”

rio“UN MUCHACHO ARGENTINO GANÓ UNA MEDALLA DE ORO EN TAE KWON DO. TUVO UN IMPACTO ENORME. ESE DEPORTE SE CONVIRTIÓ EN ALGO GRANDE EN MI PAÍS”, EMILIANO GRILLO.

SLAMS DORADOS
Si bien todavía no se ha cuantificado el valor de una medalla de oro en golf, la pregunta no es si será especial, sino cuán especial. El tenis, reinsertado en los JJOO en 1988 en medio de muchas dudas después de una ausencia de más de 60 años, se ha vuelto prominente.

El oro ha recibido la importancia brindada por los ganadores individuales, una lista que incluye a André Agassi y Rafael Nadal entre los hombres, y Steffi Graf y Venus y Serena Williams entre las damas. El llamado Slam Dorado – el Grand Slam de una carrera más la medalla de oro, ganado por Agassi, Nadal, Graf y Serena Williams – podría brindar incentivo para los libros de récords de Tiger Woods si fuera a formar parte de un futuro equipo olímpico. Y entre las mujeres, los Juegos podrían motivar a la surcoreana Inbee Park y a la australiana Karrie Webb, poseedoras de todos los majors excepto el Evian, que se convirtió en uno hace tres años. Agassi le dijo a la CNN que él y Graf llevaron algunos de sus trofeos al “día de profesiones” en el colegio de sus hijos en Las Vegas, “todos los niños querían la medalla de oro. Quieren sostenerla, tocarla.”

También la codician aquellos veteranos con alto ranking. Henrik Stenson, reciente ganador del British Open en Royal Troon, es optimista con respecto a los JJOO en parte porque, a los 40, no está seguro de que pueda tener otra oportunidad. “Quién sabe cuánto crecerá la medalla dorada olímpica en la historia, pero creo que ganar esta primera en la era moderna es algo por lo que te van a recordar el resto de tu vida,” dijo Stenson.

Tal actitud es apreciada por íconos melancólicos por la oportunidad que se perdieron. Sorenstam llevaba un año retirada cuando pasó a ser parte de la presentación ante el COI en 2009 y dice que mientras trataba de convencer al comité para que aceptara al golf, sintió unas fuertes ganas de volver. Dice Nicklaus: “¿No le gustaría ganar una medalla para su país, y hacer lo correcto para el golf? Pienso en Fred Funk cuando me decía que tenía tantas ganas de formar parte del equipo de la Copa Presidentes en Sudáfrica que sería capaz de remar hasta allí. Si fuéramos lo suficientemente jóvenes para jugar en los JJOO de este año, me habría llevado hasta Brasil.” Gary Player, quien dice que hubiera dado “cualquier cosa” por ser un atleta olímpico, es terminante en su evaluación de aquellos que no lo hacen: “La gente que no está entusiasmada con jugar en los JJOO está malcriada.” Tal reacción apunta injustamente a Scott, quien es un padre joven y siempre ha representado a Australia lealmente y bien. El ícono de la natación Dawn Fraser, ganador de los 100 metros libres en tres Juegos Olímpicos seguidos, acusó a su compatriota australiano de “no hacer mucho por su país.”

También McIlroy continuó con la polémica en la semana del British en Escocia con declaraciones que encendieron las redes sociales. “No me arrepiento de la decisión que tomé, estoy contento con lo que hice. No siento que haya fallado al golf. No me metí a jugar este deporte para intentar hacerlo crecer, sino para ganar torneos y majors. De repente, un buen día, noté que tenía la responsabilidad de hacer crecer el juego y lo acepto, pero al mismo tiempo insisto en que no juego al golf para eso, sino para ganar campeonatos. El objetivo es ganar no que otros jueguen al golf”.

Nota completa en Golf Digest de agosto (adquiérala aquí).