Recomendados Hace 1 año

Las 10 reglas de golf no escritas más importantes

Personalmente, la “regla no escrita” es una paradoja a la par con “soft rock” o “fun run”. ¿Cuáles son algunas de las costumbres implícitas en golf? Aquí están los 10 mandamientos más importantes en la lista de reglas no escritas del golf. Ya sabe, suponiendo que hay una lista. Lo que no existe, porque no está escrita.

No camine en la línea de putting de otro
La mayoría de los golfistas son conscientes de esta regla de etiqueta. Lo que más olvida, o tal vez desconoce, es que esta línea se extiende más allá del agujero. Dele a sus compañeros de juego un metro y medio detrás del hoyo cuando prepare el address para su putt.


Silencio
Esto a menudo se manifiesta en foursomes, con dos jugadores manteniendo una conversación mientras otro intenta golpear su pelota. Esté al tanto de su entorno y el de los demás en la cancha.


Dele paso a los jugadores más rápidos
Si dependiera de mí, los golfistas desatentos y de movimiento lento serían encarcelados. O al menos, expulsados de la cancha. No sea el idiota que está retrasando el horario de todos. Y si está avanzando a un ritmo de “descarga de música en router vía telefónica”, permita que los grupos detrás de usted sigan adelante.


Monstruos de la sombra
Su teléfono celular podría sonar o decirme en detalle un examen de proctología durante mi swing y no parpadearía. Sin embargo, si veo tu sombra moverse durante mi address, te miraré muy mal. Manténgase quieto cuando otros están pegando, y cuando esté en los greens, muévase para que su sombra no se encuentre en la línea de visión de otro.


La regla de oro de las pelotas dadas
¿Quiere hacer las cosas incómodas? Haga que un oponente erre un putt corto. Eso encenderá las brasas.
Incluso si hay dinero en la línea, se equivoca al ser liberal con sus concesiones. Un golfista debe tratar los putts de los compañeros de juego como a uno le gustaría ser tratado.


Sea generoso con los caddies.
Por el bien de la posteridad, deberíamos definir lo que “generoso” implica aquí. Una propina alta podría parecer algo lujosa, pero dado que una ronda normal de 18 hoyos lleva mínimo cuatro horas, no deberíamos escatimar. Esto es especialmente cierto para niños de secundaria o universitarios. Las probabilidades de que necesiten el dinero más que usted son altas.


No dé consejos a menos que se los pidan
Se ha dicho que “los peores hombres a menudo dan el mejor consejo”. Esto no se traslada al campo de golf.
En términos de grosería, un comentario sobre el swing o un consejo sobre el putt es más reprochable que burlarse de la esposa de otro. Si un compañero de juego solicita ayuda, siéntase libre de compartir su sabiduría. Pero a menos que se lo pidan, manténgase tranquilo cuando se trata de consejos de golf.


¡Rugir el “Fore!”
Esto no es cortesía tanto sino más bien precaución de seguridad. Olvídese de los tres putts; ¿Sabe lo que realmente arruinará una tarde? Una conmoción cerebral.
Todos, incluidos los profesionales, pueden ser culpables de golpear una pelota rebelde. Eso se puede perdonar. Lo que es indefendible es plantar una Titleist en la cabeza de alguien porque se olvidó de advertirle, literal y figurativamente.


Arreglar divots y piques, rastrillar bunkers
Jugar el putt es lo suficientemente difícil como para tener que sortear los piques. La regla general es arreglar el suyo, y alguno más. Lo mismo con los búnkeres: la arena debe estar tan prolija como estaba cuando usted ingresó a la paya (o mejor).
En resumen, deje el campo en mejor forma en que lo que encontró.


No permita que una ronda complicada afecte al resto del grupo
Demasiados jugadores relacionan su disfrute con su tarjeta. Esa es una ecuación para el desastre. Si bien, sin lugar a dudas, se siente mejor al jugar bien que en el otro extremo del espectro de rendimiento, hay peores tragedias en la vida que una mala ronda de golf. Más importante aún, no permita que las uvas agrias hacia tu propio juego influyan en su comportamiento con el resto del grupo.
Porque hay muchas reglas no escritas en la vida, pero es un sentimiento bien conocido el que a nadie le gustan los estúpidos.