Instrucción Hace 2 años

Reduzca 10 años a su swing

inside

El viejo Tom Morris pensaba que el Mar del Norte era la fuente de la juventud del golf. Según su biografía, La vida de Tom Morris, escrita por W.W. Tulloch en 1907, el legendario escocés creía que un chapuzón diario en sus aguas gélidas lo mantenía saludable. Una vez fue visto rompiendo el hielo de la costa para poder hacer su nado constitucional. ¿Sería el arma secreta de Tom lo que nosotros llamamos terapia de inmersión fría? Después de todo, él ganó cuatro Abiertos Británicos luego de cumplir 40 y vivió hasta pasados los 86, relativamente sano y trabajando en canchas de golf hasta que murió. ▶ Si usted supiera a ciencia cierta que los baños fríos harían que su swing fuera más rápido y mejor, imaginamos que se estaría dirigiendo a su Mar del Norte local para darse una zambullida. Sin embargo, no existe mucha prueba científica que sugiera que funciona. Las buenas noticias: desacelerar o incluso revertir el envejecimiento de su swing puede no ser cosa de remedios del viejo mundo. Le preguntamos a varios expertos, desde golfistas del Hall de la Fama a especialistas en biomecánica hasta los mejores instructores, qué era esencial y sus respuestas fueron tan esperanzadoras como diversas. Siga leyendo para escuchar su consejo para hacer el swing tan bien como lo hacía una década atrás, o incluso mejor.

Gary Player, quien compitió en una cantidad récord de Masters – 52 – (el último en 1973): No es un secreto que he sido un gran defensor de la dieta, salud y acondicionamiento físico. Ese es el motivo por el cual hoy, con casi 81 años, mi promedio de score es 70. Sacarle 10 años a su swing de golf no es una tarea de la noche a la mañana.
Pero aquellos que le pegan más largo a la pelota tienen caderas y abdominales superiores más fuertes, y son flexibles. El mejor ejemplo que puedo pensar es compararme a mí con Jack Nicklaus. Durante años él me pasaba el drive unas 20 a 30 yardas. Pero a medida que hemos envejecido, mis fuertes piernas y abdominales superiores, al igual que mi flexibilidad, me permiten pegarle más fuerte que él en la actualidad. La flexibilidad es un ingrediente clave. Así que este es mi consejo: elongue, elongue y vuelva a elongar.”

• • •
Tom House, el ex lanzador de las grandes ligas que ha formado una segunda carrera enseñando a atletas cómo recuperar ese empuje juvenil: “No hay motivo por el que usted no pueda hacer a los 45 lo que podía hacer a los 25. Cuando alguien de 33 o mayor acude a nosotros para entrenar, todo lo que hacemos es trabajar en movimientos con patrones. Ellos tienen fuerza, destreza, experiencia, pero lo que han perdido a lo largo de los años es actividad en sus sistemas nerviosos. Lo que tenemos que hacer es engañar al cuerpo para que los ponga a funcionar una vez más, aquellos donde los nervios y la mielina estaban creando este enorme baúl de patrones de aprendizaje en movimientos desde los 6 años hasta la pubertad. Volvemos a los inicios. Entre las formas en que hacemos que los golfistas recuperen sus antiguas velocidades de swing es haciendo que hagan swings usando palos que son más livianos que los que usan para jugar, y que los muevan lo más rápido posible.”

• • •
David Leadbetter, entrenador de campeones de majors masculinos y femeninos: “Creo que una de las cosas menos tenida en cuenta es la postura. Yo puedo darme cuenta solo con la postura normal de una persona cuan viejo se verá su swing. Tenga como prioridad de vida lograr una mejor postura. Lleve los omóplatos hacia abajo, el pecho erguido, el mentón metido. Camine y siéntese así y ciertamente haga el swing así. Respirará mejor, se moverá mejor y se sentirá mejor y se verá mejor. Pronto descubrirá que en la cancha de golf, su swing es más fluido y equilibrado.”

• • •
Bob Rotella, psicólogo deportivo y asesor de muchos de los mejores jugadores de golf: “Satchel Paige fue lanzador profesional hasta los 59. Una vez dijo, ‘¿Cuán viejo sería si no supiera cuántos años tiene?’ Es un gran punto. Así que yo le sugiero que empiece destinando 10 minutos por noche visualizándose pegando como lo hacía diez años atrás. Regrese a ese punto en el tiempo y piense cómo se sentía, lo que hacía. Entonces cuando regrese al golf, comprométase a recrear esos sentimientos. Además, dedique tiempo al golf como solía hacerlo. Practique. Trabaje duro en el juego corto. Y cree una rutina previa al golpe y sígala cada vez que haga un swing.”

• • •
Annika Sorenstam, ganadora de 72 eventos de la LPGA: “Siempre he rotado mi cabeza hacia el objetivo en el impacto. La gente me pregunta por qué elevo mi cabeza. No lo hago. La roto. Esto me permite abrir mis caderas y transferir el peso hacia mi costado izquierdo. Esto también evita que me quede atrás en una postura de C invertida, algo que puede agregar presión sobre la parte inferior del cuerpo. Inténtelo y vea si no le libera el swing como solía hacerlo.”

‘Yo puedo darme cuenta solo con la postura normal de una persona cuán viejo se verá su swing.’
—David Leadbetter

• • •
Dave Phillips, co-fundador del Instituto de Rendimiento Titleist: “necesita recuperar la movilidad de la cadera y la estabilidad de los músculos centrales. El hecho de que la mayoría de nosotros pasemos mucho tiempo sentados erosiona ambos. Es difícil exagerar su importancia en cada movimiento atlético. Son como el enchufe que conecta la fuerza que genera la parte inferior del cuerpo desde el suelo hacia los músculos centrales y luego el palo. Empiece caminando mucho más. Deje el carro de golf si puede. Y cuando haga el swing, enfóquese realmente en mantener la postura de golf. No se enderece durante el backswing o el downswing. En el gimnasio, enfóquese en fortalecer los músculos centrales, al igual que ejercicios de movimiento y rotación de caderas.”

• • •
Ben Shear, el asesor de acondicionamiento físico de Golf Digest y entrenador de varios profesionales del PGA Tour: “Deje de intentar ser tan rotativo con el swing. Yo recomiendo agregar un movimiento vertical o lateral para generar el poder que usted solía obtener del movimiento rotativo. El instructor Jimmy Ballard ha enseñado su transferencia lateral durante décadas. A medida que se envejece, esto es mucho más fácil que tratar de rotar como lo hacen los pros jóvenes. Pero si usted insiste en hacer ese tipo de swing, permita que su torso y sus caderas roten juntos alejándose del objetivo mientras hace el swing hacia atrás. Luego empújese con las piernas delanteras mientras hace el downswing. He visto jugadores de edades bastante avanzadas de repente hacer un swing poderoso y repetitivo de esta manera.”

• • •
Tom Watson, segundo en el British Open 2009 a los 59 años: “Lo más importante es agregar loft a sus palos de golf. Es cada vez más difícil elevar la pelota a medida que uno envejece, pero hacerlo es una ventaja. Consiga un driver con más loft. Cambie su hierro 4 por un híbrido 4. Permita que el equipamiento produzca los golpes que su cuerpo ya no puede producir.”