Instrucción Hace 3 meses

Evite el rebote negativo post-birdie

Existe una estadística registrada en el PGA Tour conocida como rebote. Es el porcentaje de veces que un jugador que hace bogey o peor en un hoyo lo remata con un birdie o mejor en el siguiente. ¿Una estadística genial, no? En 2018 el mejor en lograr ese rebote fue Dustin Johnson. Lo logró casi el 30 por ciento de las veces.

Desafortunadamente los golfistas aficionados están más aptos para hacer lo contrario. ¿Cuántas veces hizo birdie en un hoyo y luego anotó un doble bogey, un siete o incluso un muñeco de nieve en el siguiente? Tengo un nombre para este fenómeno, pero prefiero no repetirlo aquí. Vamos a llamarlo CPB. Si usted tiende a rematar un juego excelente con un hoyo (¡u hoyos!) desperdiciado, tal vez piense que es solo una coincidencia o que tuvo mala suerte. Pero yo creo que por lo general sucede por dos motivos.

Para algunos golfistas, un birdie altera su personalidad. Se vuelven presumidos y tratan de jugar el hoyo siguiente como si de repente hubieran desarrollado un conjunto de habilidades elevadas. No han pegado un draw desde el tee en años, pero ahora apuntan como si el agua sobre la derecha no fuera un problema. La bandera está escondida detrás del bunker más profundo del estado, pero ellos le tiran igual.

Otros golfistas se paralizan. Un birdie puede ser un premio tan poco frecuente que quieren protegerlo. Su juego se vuelve ultra cauteloso. Manipulan los golpes, lo cual lleva a grandes fallas. Tratan de arrimar sus putts y la bola queda muy corta. El pensamiento conservador también infecta a los mejores jugadores, en especial si el birdie los pone en posición de entregar un buen score si tan solo “pudieran jugar en par” el resto de los hoyos o evitar los doble bogeys.

Dibujar un círculo en la tarjeta de score es un logro que cualquier golfista debería sentirse orgulloso, pero debe recordar la ley de los promedios si quiere evitar un desastre en el próximo hoyo. Recuerde que el birdie representa la parte alta de su potencial. ¿Ha visto esos comerciales de bancos de inversión donde dicen que el rendimiento pasado no garantiza resultados futuros? Recuerde eso después de hacer un birdie. El golpe que está a punto de pegar y el score que está por anotar, son muy probablemente el promedio. Ese no es un insulto. Es solo matemática. Y si planifica eso, no caerá víctima de jugar demasiado altanera o conservadoramente tampoco. Pregúntese, ¿cómo jugaría este hoyo si viniera de una seguidilla de hoyos en los que anoté mi score habitual?

Replantear su perspectiva en esta forma lo ayudará a evitar la CPB.

COREY LUNDBERG es uno de los mejores instructores jóvenes de Golf Digest. Tiene su base en Altus Performance en Dallas.