Recomendados Hace 2 años

El Presidente de Ping habló sobre el negocio familiar

Ping fue siempre una compañía familiar, desde sus inicios en 1959. El ascenso de John K. Solheim, hijo mayor del presidente y CEO de Ping, John A. Solheim, y nieto de Karsten Solheim, fundador de la empresa, mantiene esa continuidad en el futuro cercano. John K. que fue vicepresidente ejecutivo en los últimos dos años, luego de estar cuatro años como presidente de Ping Golf Japan, contesta cuatro preguntas.

¿Qué aprendiste en Japón que te va a ayudar en este rol?
“Son dos negocios completamente distintos. En Estados Unidos estamos más basados en la ingeniería. En Japón, gira más en torno al marketing y a las operaciones y las ventas. Cambiamos un par de cosas allá con nuestros programas de marketing y de precios. Dedicamos mucho tiempo en promover el producto y la marca. No éramos muy conocidos allá. Pude mejorar mis habilidades en esas áreas.

¿Cuáles son los desafíos de un mercado en el que todos quieren comprar productos específicamente diseñados para ellos?
“Estamos listos para pedidos especiales. Creo que el 50 por ciento de nuestras ventas de palos son pedidos especiales y los sacamos en 48 horas. Así que, nos gusta bastante esa tendencia. Creo que nuestro rango de productos se expandió. Tenemos tres versiones de nuestro driver. Cuatro hierros distintos; cuatro tipos de wedges, tenemos todas las varas. Si ayuda a que nuestros clientes jueguen mejor al golf, entonces nos encanta hacerlo, aunque agregue complejidad a la cadena de producción y a los inventarios.”

¿Cuánto más se puede innovar en los palos de golf?
“Hay un par de trabas por las reglas y las patentes, pero somos muy buenos para buscar ideas nuevas. Los turbulators son un buen ejemplo de eso. No se venía haciendo mucho en esa área de la aerodinámica, así que nosotros nos ocupamos. Hay mucho lugar. Hay cosas que no podemos hacer ahora, pero una vez que tengamos bien la manufactura, vamos a estar en una posición genial para aprovecharla. Todavía hay muchas oportunidades.”

¿Qué aprendiste de tu padre o de tu abuelo que te vaya a servir en tu nuevo rol en la compañía?
“Mi padre nunca está contento con el diseño de un producto. Siempre nos está desafiando a que lo hagamos mejor. Eso me tuvo loco por unos años, pero finalmente vi el razonamiento detrás. Siempre lleva a un producto mejor. Fue una buena lección. Karsten era el que solucionaba los problemas. Nunca sabías qué esperar. Así que, desde un lugar de liderazgo, tenía a todos corriendo porque nunca sabían cuando él iba a pasar por sus escritorios. Todos sabían que su trabajo tenía que ser bueno porque podía aparecer en cualquier minuto y preguntar sobre lo que se estaba trabajando. Sacaba lo mejor de todos. Espero poder hacer lo mismo.”