Protagonistas Hace 6 meses

Players: Con paciencia y ayuda familiar, Webb Simpson vuelve a ser un ganador

PONTE VEDRA BEACH, Fla. – Debbie Simpson se despertó con un leve olor a humo en su casa de Raleigh, Carolina del Norte, el domingo. Preocupada porque no pudo encontrar el origen de lo que ella pensó  podría ser un incendio eléctrico, llamó al departamento de bomberos, y aparecieron dos camiones y media docena de hombres. Tampoco podían encontrar nada, pero estaba contenta de que vinieran de todos modos.

Ya había sido una semana emocional para la madre de seis. El último Día de Acción de Gracias, su esposo, Sam, falleció a los 74 años víctima de Demencia Corporal de Lewy, una enfermedad asociada con depósitos anormales de una proteína en el cerebro que afecta ciertos químicos y que a su vez puede causar problemas de pensamiento, movimiento, comportamiento y estado de ánimo. “Me estoy perdiendo a Sam, por supuesto”, dijo por teléfono, conteniendo las lágrimas cuando se despertó sola en el Día de la Madre por primera vez en casi cuatro décadas. “Desearía que pudiera ver todo esto. Estoy nerviosa y emocionada, y he llorado mucho, pero esta semana he sentido tanto amor que ha sido humillante “.

Fue un comienzo menos estresante para el quinto de sus seis hijos, Webb, quien comenzó esta mañana como cualquier otra que tuvo esta semana, disfrutando de un momento tranquilo en un Starbucks a pocos kilómetros de TPC Sawgrass. Con una ventaja de siete golpes en la ronda final del Campeonato de Jugadores, tenía muchas razones para estar relajado.

Aun así, los nervios resultaron más difíciles de superar de lo que pensaba.

“A las 2:45, ya era muy tarde”, dijo. “Es difícil no pensar en el futuro y comenzar a imaginarse en torno a las 7 p.m. y lo que podría pasar “. O lo que podría no ser. Habían pasado cuatro años y medio desde la última victoria de Simpson, y nadie había desperdiciado una ventaja de siete golpes en el PGA Tour.

Simpson tampoco lo haría.

A pesar del doble bogey del hoyo 18, Simpson logró una victoria de cuatro golpes. Fue su mayor victoria desde el US Open Championship 2012 en The Olympic Club y la primera desde que la USGA / R & A prohibió el anclaje, una técnica que había usado con su putter desde su época universitaria, entró en vigencia al comienzo de 2016.

“Significa todo para mí”, dijo. “Siento que es mi primera victoria”.

De alguna manera, lo fue.

• • •

El golf había sido natural y, a veces, fácil para Simpson, uno de los dos hijos y cuatro hijas de Debbie y Sam. Webb comenzó su carrera en el juego emulando a su padre en Carolina Country Club. Cuando Webb tenía 8 años, Sam, un buen jugador de dos veces por semana que solía anotar 70 y largos, tenía al director de golf Ted Kiegiel mirando el swing del chico. Para cuando el niño terminó la escuela secundaria, era el joven mejor clasificado del país, obteniendo la Beca Arnold Palmer para asistir a Wake Forest, donde pasó a ser cuatro veces All-American y se lo llamó Jugador ACC. del año en 2008. También llegó a las semifinales del US Amateur en Hazeltine National en 2006 (con Sam como caddie) y ayudó a liderar los equipos US Walker Cup y Palmer Cup a la victoria en 2007.

El éxito en el siguiente nivel también llegó rápidamente. Después de convertirse en profesional en junio de 2008, Simpson terminó segundo en apenas seis torneos en el Nationwide Tour ese año y tres meses más tarde agregó otra gran actuación. Ese diciembre, empató el séptimo lugar en la Q School del PGA Tour para ganar su tarjeta, y en sus primeras dos acrtuaciones en el gran escenario terminó entre los 10 primeros en ambas.

Dos años más tarde, y después de un par de finales cerrados, una derrota de un golpe ante Gary Woodland en Tampa y una derrota en playoffs a manos de Bubba Watson en Nueva Orleans, Simpson se alzó con la primera victoria de su carrera, ganando frente a docenas de familiares y amigos en el Wyndham Championship en Greensboro, una hora al oeste de donde creció. Volvió a ganar dos torneos más tarde en TPC Boston en el partido de vuelta de los playoffs de la FedEx Cup 2011. En 2012, capturó su primer y único majors durante el Día del Padre antes de sumar una victoria más en 2013 en Sea Island.

“Todos lo quisimos tanto para él”, dijo Debbie sobre su primera victoria, y agregó que de todos ellos, ese era su momento favorito de la carrera de su hijo. “Una vez que estuvo en el green en el último hoyo, todos comenzaron a llorar. “Cuando la gente anima a su hijo, es un momento tan entrañable”.

No mucho después, sin embargo, tendría su parte dura.

• • •

En los años que precedieron a la prohibición de anclaje, Simpson se ubicó entre los primeros 50 en golpes ganados con el putting en todas las temporadas menos una (fue 53º en 2011) y llegó al 15to lugar en su año de novato. En 2015, Simpson había roto su putter de vara larga, literalmente, para obligarse a sí mismo a pensar en otra cosa, colocando el palo quebrado en la vitrina de trofeos que albergaba su copa del U.S. Open.

Sin embargo, sin importar lo que él hizo, nada funcionó como alternativa. Terminó el año en el puesto 174 en putting y fue aún peor en 2016. “No iba en una buena dirección”, recuerda Simpson. “Fueron un par de años de lucha arriba y abajo”.

Luego vino una reunión casual con Tim Clark a principios de la semana de Players del año pasado. Clark, un ganador en TPC Sawgrass en 2010 y un jugador de anclaje de muchos años que había soportado sus propias dificultades con el putter mientras intentaba prepararse para la prohibición, sugirió que Simpson intentara probar su grip modificado.

“Lo vi allí y solo le pregunté cómo le había ido y dijo que estaba luchando”, dijo Clark desde Sudáfrica el domingo. “Solo le mostré lo que había estado haciendo en mi casa y le mostré cómo agarraba el putter, hice que lo pruebe. Ya sea que lo haga exactamente de la misma manera o no, no estoy muy seguro, pero obviamente ha trabajado duro y ha ganado confianza.”

“Probé muchas cosas antes de la prohibición, y estoy seguro de que Webb también lo hizo. Cuando no sientes que estás jugando bien, cambia tu forma de pensar y tu actitud. En el momento en que veas los putts, puede cambiar todo “.

Desde el Players del año pasado, Simpson tiene 10 resultados entre los 10 primeros, incluida la victoria del domingo, y esta temporada ocupa el quinto lugar en la gira de lanzamiento.

Esta semana en TPC Sawgrass, fue incluso mejor que eso.

Simpson lideró el field durante la semana y en la ronda del viernes donde empató el récord de cancha de 63, tuvo poco más de 43 metros arriba del green, tomando solo 23 putts en su camino a conseguir nueve birdies y un águila, por lejos el mejor del field. En total, tuvo 108 putts incluyendo 29 el domingo.

“Empiezan a llegar a ti”, dijo Simpson sobre sus problemas previos. “No hacía más que decirme a mí mismo que si arrojaba la toalla y si me rendía, nunca tendría éxito, pero si aguanto, quién sabe”.

El punto de inflexión para esa motivación llegó en el Barclays 2016, donde pensó que había fallado el corte por uno y se metió en una discusión con su caddie de muchos años, Paul Tesori. Después de analizarlo en el coche de Simpson en el transcurso de una hora, Tesori (que creció cerca de TPC Sawgrass y todavía vive en el área) convenció a Simpson para que hiciera algo acerca de su putt y comenzó la experimentación.

“Fue eso lo que me llevó a usar el putter estilo Matt Kuchar, y fue lo que me llevó a escuchar a Tim Clark aquí hace un año”, dijo Simpson. “Nunca jugué así de bien en mi vida, y creo que no lo hubiese logrado si me hubiera quedado con el putter anclado, promedié del 35º al 60º cada año en el putting, este año creo que estoy entre los 10 mejores. Es gracioso cómo suceden esas cosas, pero, ya sabes, esta es probablemente la primera vez que puedo decir que me alegro de que lo hayan prohibido, porque probablemente nunca me hubiera alejado del putter largo”.

Sin embargo, hubo algunos momentos en los que tuvo que luchar con los nervios. Woods estaba aún a poco más de un kilómetro de distancia en un sentido matemático, a ocho golpes de distancia, pero su nombre se hizo grande cuando hizo birdie en el noveno (par 5) para lograr empatar el tercer lugar. Con dos birdies más en el 11 y 12, se movió a la segunda posición a solo cuatro.

“Escuché los rugidos”, dijo Simpson. “Sus rugidos son definitivamente un sonido diferente al de los demás. Pero sabía que comenzó 10 u 11 atrás”.

Simpson también sabía lo lejos que había llegado y, después de los bogeys en los hoyos 8 y 10, un largo birdie de dos putts desde 22 metros en el 11 ayudó a calmarlo.

• • •

Aunque era un día para las mamás (día de la madre en USA), el padre de Simpson nunca estuvo lejos de sus pensamientos, tampoco. Sam fue quien presentó a Webb no solo al golf sino a la futura esposa de Webb, Dowd, a quien el padre pagó U$100 para que saliese con su hijo cuando ambos estaban en la universidad en Wake. Madre de cuatro, Dowd voló a TPC Sawgrass el domingo por la mañana para poder estar allí para la ronda final.

En cuanto a la madre de Simpson, ella se quedó en Carolina del Norte. A pesar de que ella era la animadora más grande de Webb cuando él estaba creciendo, la que lo llevó de un torneo a otro y allí para que haga todas las cosas que hacen las mamás, ella y Sam decidieron que dejarían que su hijo se concentrara en trabajo.

“Siempre sentí el amor incondicional y el apoyo de mi madre sin importar cómo jugué”, dijo Simpson. “Ella solo quería que yo disfrutara el juego, y no se involucró en los resultados y mi rango de junior y todo eso. Siempre sentí la libertad de mi madre cuando solo jugaba golf.”

“Para pasar por lo que ella ha pasado, perder a mi padre antes de lo que todos esperábamos, ya sabes, creo que ha estado quizás más involucrada en mi golf que antes, lo cual es difícil decir porque ya ha invertido mucho tiempo en mí. Pero ya sabes, que sea el Día de la Madre, y saber cuánto ora por mí, me apoya, mira cada putt y grita cuando meto o pego buenos tiros, hoy pensé mucho en ella y sabía estaba mirando cada toma. Fue para ella, seguro “.

Y Simpson le dio el mejor regalo que pudo.