Protagonistas Hace 3 meses

Andrés Romero: “Tengo lo necesario para seguir en el PGA TOUR”

Son diez años los que han pasado desde la primera y única victoria de Andrés Romero en el PGA TOUR. Desde aquel inolvidable triunfo en el Zurich Classic de Nueva Orleans de 2008 mucho ha cambiado en la vida de Pigu, quien hoy por hoy se aferra a seguir jugando en la élite del golf mundial.

No es un secreto que su presente golfístico no es el mejor, o por lo menos, no es el que seguramente quisiera tener. Su condición de excampeón en el PGA TOUR lo ha obligado a perderse de un calendario más nutrido y para final de temporada solo habrá contado con participaciones en seis torneos oficiales.

No es una situación cómoda para el experimentado jugador de 37 años. A pesar de eso, en los últimos dos torneos ha sacado a relucir un buen golf que le permitió concretar un top-10 y un top-25. “Creo que estoy pegando como hace mucho no lo hacia. En el John Deere Classic fui muy consistente y repetí esa idea en el Barbasol Championship. Si bien en Kentucky no rematé como esperaba porque terminé con doble-bogey en el 17, sí me fui con la satisfacción de tener el swing y el golf en el lugar que buscaba”, sostuvo.

El reloj empieza a ser protagonista en el remate de la temporada y Romero buscará en sus últimas dos participaciones, en el Barracuda Championship y en el Wyndham Championship, concretar los puntos necesarios para meterse en los primeros 125 de la FedEx Cup. De no lograrlo su objetivo más próximo será ubicarse entre el puesto 126 y 200, logrando así un cupo en las Finales del Web.com Tour.

“Tengo dos oportunidades más para lograr la tarjeta full en el PGA TOUR. Ese es el objetivo más próximo. De no conseguirlo trataré de meterme en las finales del Web.com Tour para recuperar por ese lado el estatus. Lo importante es que me siento bien. Arriba de green estoy jugando como quiero y la motivación de hacer un buen papel siempre está conmigo”, afirmó Romero, quien a la fecha ocupa el puesto 186 en la FedEx Cup.

Otro de los factores que ha hecho del 2018 (o parte de este) un año difícil para Andrés ha sido el fallecimiento de cuatro amigos cercanos. Desafortunadamente tres de ellos perdieron la vida en un accidente, mientras que el pasado 7 de julio un cuarto tristemente se quitó la vida.

“Desde abril no he tenido meses fáciles. Perder cuatro personas tan allegadas me afectó demasiado. En mayo me vine para Estados Unidos tratando de superar la situación y poco a poco me ido enfocando en mi carrera. Creo que el mejor homenaje que les puedo hacer es triunfar en lo que hago”, sostuvo.

Recuerdos de Nueva Orleans y Carnoustie
Además de su victoria el año pasado en el BMW International Open del European Tour, hay dos momentos han marcado la vida profesional de Andrés Romero. El primero de ellos fue su actuación en el The Open Championship de 2007, un major que al igual que la semana pasada se jugó en el Links escocés de Carnoustie.

La historia todos la conocen; inició aquel domingo a siete golpes del español Sergio García y de repente, sin estar en los pronósticos de nadie, empezó a fabricar una ronda que le habría dado con 26 años en aquel entonces la oportunidad de levantar la prestigiosa Claret Jug. Desafortunadamente un final de doble-bogey / bogey lo alejó de un título que seguramente le habría cambiado la vida para siempre.

“Desde mayo vengo recordando lo que pasó en Carnoustie. Siempre me pregunto que hubiera pasado si terminaba par-par. En definitiva, no fue para mí, pero aún así recuerdo con cariño todo lo que sucedió. El domingo cuando vi ganar a Molinari el Abierto me alegré mucho por él. Jugamos juntos en el John Deere Classic y creo que se merecía el triunfo. Viene jugando un gran golf”, afirmó el argentino.

El otro momento que ha dibujado la carrera profesional de Romero fue el ya mencionado título de hace una década en el Zurich Classic. Una ronda final de 4-bajo par 68 aquel domingo le daría el triunfo en apenas 14 torneos disputados en el PGA TOUR. Un cheque por más de un millón de dólares y la satisfacción de haber concretado un triunfo de tal magnitud fueron las credenciales para mostrar de ahí en adelante.

“Ha pasado mucho tiempo y como dije antes es lindo recordar porque te da motivaciones para seguir adelante. Este año jugué con Fabián Gómez y coincidentemente su caddie fue quien me acompañó en la bolsa hace diez años cuando gané. Victorias como esa y la de Europa me llenan de energía para ir por muchas más”.

Una mirada al golf argentino
Profesional desde hace 20 años, Andrés Romero ha visto a lo largo de su carrera la consolidación de jugadores y amigos como Fabián Gómez, Emiliano Grillo (ambos ganadores en el TOUR) y Julián Etulain (ganador en el Web.com Tour). Por su puesto, tampoco ha sido ajeno a los grandes momentos de un ídolo como Ángel Cabrera, ganador de dos majors.

Si bien está enfocado en rematar la temporada de la mejor manera, Pigu no deja de mirar de cerca lo que pasa con el golf argentino. Siempre está muy pendiente de lo que sucede a nivel local y ve muy de cerca el progreso de nuevas figuras como Augusto Núñez y Andrés Gallegos, este último con quien tuvo la oportunidad de jugar el año pasado el Abierto de La República.

“Creo que el nivel del golf argentino siempre ha sido destacable. Pienso que circuitos como el PGA TOUR Latinoamérica han marcado una gran diferencia entre las generaciones. Antes no teníamos un camino tan claro como este para ascender al PGA TOUR. El golf latinoamericano tiene un gran nivel y no dudo que en el futuro veamos muchos más jugadores haciendo grandes cosas”, concluyó Romero.