Recomendados Hace 5 meses

PGA Championship 2019: Tiger Woods no pudo escapar de sus problemas en Bethpage Black

FARMINGDALE, NY – Tiger Woods pegó mal la apertura de su segunda ronda el viernes, y su bola se detuvo en el rough del lado izquierdo en el par 4 del hoyo 1 en Bethpage Black. Woods no lo sabía en ese momento, pero él y esa lechuga exuberante estaban a punto de acercarse en los próximos 17 hoyos.

Woods alcanzó solo tres fairways en su segunda ronda, una estadística aparentemente imposible de superar en el Black Course. Sorprendentemente, lo hizo en los nueve primeros hoyos, donde llegó a solo un fairway y aún así logró alcanzar el par con  35. Sin embargo, al final, su manejo errático iba a alcanzarlo.

En los últimos nueve, lo condenó, camino a un 38 para terminar con 73 golpes, un golpe fuera de la línea de corte. Es la primera vez que se pierde un corte desde el Abierto de Estados Unidos del año pasado en Shinnecock, y es la primera vez en su carrera que se pierde un corte en luego de una victoria en un Major.

“Es así como sucede”, dijo Woods a un grupo de reporteros después de la ronda. “Sabes, simplemente no te sientes bien y no puedes hacerlo. Lamentablemente no lo hice, cometí demasiados errores y simplemente no hice las pequeñas cosas que necesito hacer. Tuve un par de tres putts. No golpeé los wedges cerca. No alcancé ningún fairway hoy. Hice muchas pequeñas cosas mal”.

Woods brindó breves destellos de esperanza a la gran cantidad de fanáticos de Long Island con largos putts para birdie en los hoyos 6 y 9. Pero los actos heroicos se vieron arruinados al instante por el brutal tramo de los hoyos 10 al 12, donde tres fairways perdidos llevaron a tres bogeys consecutivos.

En el 13, golpeó uno de sus peores drives del día, otro gancho al búnker del faiway del lado izquierdo. Terminó haciendo birdie, un punto culminante para las masas, que no podrán disfrutar del domingo rojo en la Black.

“Simplemente no se estaba moviendo como yo necesitaba. Así es como es”, dijo. “Habrá días y semanas en los que simplemente no funcionará, y hoy fue uno de esos días”.

Las luchas del viernes de Woods hicieron que los dos primeros días de Koepka parecieran aún más asombrosos de lo que eran. Mientras Woods trabajaba, Koepka navegó por segunda ronda consecutiva, agregando un 65 a su apertura de 63. Woods tenía un asiento de primera fila para todo, y no podía hacer nada más que inclinar su gorra.

“Lo que hizo Brooksy fue increíble”, dijo Woods, “le está pegando 330 yardas en medio del fairway. Él tiene hierro 9 cuando la mayoría de nosotros estamos golpeando hierros 5 o 4. Y está jugando bien el putter. Eso se suma a una ventaja bastante importante, y si sigue haciendo lo que está haciendo, no hay razón para que no pueda aprovechar esta ventaja”.

“El campo de golf es lo suficientemente suave donde el poder lo ayuda. Entonces, cuando Brooks falló el fairway, lo perdió  allí donde aún podía golpear wedges y 9 hierros al green, y además de eso, falló por los lados correctos. Así que tenía buenos ángulos”.

Woods puede estar refiriéndose al hoyo 18, donde alcanzó uno de sus tres fairways y pudo pegar un wedge, pero se conformó con el par. ¿Koepka? Falló el fairway por la derecha, pero sacó de juego todos los bunkers. Luego lanzó un wedge de 105 yardas a 11 pies y embocó su séptimo birdie del día. Eso le valió una ventaja de siete golpes cuando se acerca a una cuarta gran victoria potencial en sus últimos ocho intentos. Si se ve y se siente como si estuviera jugando un juego diferente, probablemente sea porque lo está haciendo.

Dicho esto, Woods acaba de vencer al jugador en el Masters por un solo golpe. Incluso después de haber sido expulsado por Koepka en dos rondas, se aseguró de recordarles a todos este hecho.

“Sabes, soy el campeón de Masters y tengo 43 años y eso es un logro bastante bueno”, dijo.