Destacado Hace 2 años

Siempre hay tiempo para 9: Sweetens Cove

Si es como yo, con un ligero déficit de atención e incapaz de enfocarse para jugar 18 hoyos completos, entonces una absorbente cancha de 9 hoyos como la de Sweetens Cove es la ecuación perfecta. Ubicada media hora al oeste de Chattanooga, justo saliendo de la ruta interestatal 24, Sweetens Cove garantiza distraerlo de sus problemas y preocupaciones usando una combinación de encanto, personalidad y anclajes de madera de ferrocarril.

nueve

Foto de Ron Whitten El hoyo 9 de Sweetens Cove.

Construida a mano con los restos de una olvidable cancha de 9 hoyos llamada Sequatchie Valley, Sweetens Cove fue diseñada y construida en 2013 por el arquitecto Rob Collins y su socio constructor Tad King. Siendo su proyecto debut, hicieron todo lo posible para tener un gran impacto, con fairways gigantes (el séptimo y octavo hoyo comparten uno que mide casi 100 metros), greens distintivos (el que está en el par 3 del hoyo cuatro parece que no tiene fin), y una cantidad de arena variada (bunkers masivos en el tercer y noveno hoyo, y pequeños bunkers en el segundo y el quinto).

El primer par 5 y el manejable par 4 del 5 tienen bunkers con anclajes de madera verticales, que recuerdan a Pete Dye. El zigzag del par 5, como también todo el cuarto green, nos hacen acordar a Mike Strantz. El fantástico par 3 del 9 con su cascada de césped en la superficie parece un tributo a muchos de los Redan greens diseñados por Seth Raynor.

¿Dije que no puedo enfocarme en más de nueve hoyos? En Sweetens Cove, fácilmente puedo hacer una segunda vuelta, o hasta un tercera. Parece haber por lo menos tres formas de jugar cada hoyo ingeniosamente concebidas. Me gustaría poder meterlo en una botella y llevármelo a casa.

Sweetens Cove Golf Course es un candidato fijo para el ranking de Golf Digest 2017 de las Mejores Canchas de 9-Hoyos en América, que será anunciado esta primavera.