Instrucción Hace 1 año

Juegue mejor el pitch con menos muñecas, por Butch Harmon

En los golpes con el pitch, la destreza Nro. 1 es el control de la distancia. Si uno trabaja de atrás hacia adelante, la clave para controlar la distancia es hacer un contacto predecible con la pelota. Si le pega papa o filazo – aunque sea leve – tendrá todo tipo de distancias.

Un factor común del contacto precario en el pitching es el quiebre exagerado de muñecas durante el backswing (arriba). Ese tipo de quiebre conlleva a un downswing empinado y, por lo general, a pegarle atrás de la pelota. Aún cuando los que hacen el swing empinado le pegan sólido, hacen unos divots profundos – y están siempre al borde de pegar papa.

Yo prefiero menor quiebre de muñecas al ir hacia atrás (arriba) para poder cepillar el suelo a través del impacto. Steve Stricker es el mejor practicante de este estilo: él mantiene sus muñecas firmes al ir hacia atrás y gira su cuerpo en sincronización con los brazos. Luego, al pasar a través, todo gira conjuntamente otra vez. Es muy sólido y fácil de repetir.

Así que juegue el pitch como Strick. Use su wedge de mayor loft, ubique la pelota alrededor del medio y váyase hacia el pie delantero. Haga un swing amplio hacia atrás, con un quiebre mínimo, luego gire y haga el swing a través. Verá mejoras rápidamente en su contacto – y las empezará a dejar cerca.


EL MEJOR EJERCICIO
Al igual que con el quiebre de muñecas, reducir la transferencia de peso en los golpes con el pitch lo llevará a un mejor contacto. Necesita irse hacia el pie delantero porque eso lo ayudará a pegarle a la pelota antes que al suelo. Pruebe ese ejercicio: Prepare el golpe como para pegar un pitch, luego inclínese hacia el objetivo y angule el pie posterior hacia adentro y hacia arriba sobre los dedos (arriba). Pegue algunos tiros así y aprenderá a mantenerse sobre su costado delantero.

Butch Harmon es profesional instructor de Golf Digest.