Instrucción Hace 2 meses

Por qué la meditación podría ser justo lo que su golf necesita

meditación

La meditación a conciencia – mantenerse calladamente en el presente – demostró que aumenta la creatividad, la habilidad para manejar el dolor y el poder para aliviar la ansiedad. Para los golfistas, esto último puede ser lo más importante.

Existen tantos tipos de meditación como cafés en Starbucks. Algunos meditadores se enfocan en los números, frases o mantras. Incluso llegan a meditar mientras caminan, contando las pisadas. Algunos se sientan en silencio y se concentran en los sonidos a su alrededor. Para empezar, manténgalo simple: siéntese erguido, cierre los ojos y concéntrese en su respiración – el flujo de aire, la expansión del pecho hacia adentro y hacia afuera. Cuando su mente divaga, nótelo y llévela de vuelta a la respiración. “Le llevará dos respiraciones antes de que comiencen los pensamientos,” ríe el pro del tour Luke Donald, quien dice que volver a la meditación en 2014 lo ayudó a recuperar el control sobre su pensamiento y humor en un momento en que estaba en caída libre desde su nro. 1 del ranking.

Usted no necesita templos, habitaciones especiales o almohadas de loto. “Cuanto más fácil, más transportable, más práctico, mejor,” dice Dan Harris, cuyo ataque de pánico al aire en “Good Morning America” hace más de una década atrás lo llevó a escribir 10% Más feliz, un libro sobre su experiencia.

Donde quiera que lo haga, hágalo regularmente, digamos unos 10 minutos al día. Donald dice que su nueva estrategia son tres sesiones de cinco minutos por día.

El psicólogo Michael Gervais, cuyos clientes incluyen a Donald y a los Seattle Seahawks, dice que el punto no es solo darse cuenta. Es la introspección. “Para algunos golfistas, la máxima introspección podría ser: es solo un juego. Pero se empieza por entender sus emociones, las sensaciones del cuerpo y el ambiente a su alrededor.” Harris habla de “investigar” lo que se nota y siente. “Practicar la concientización lo ayuda a depender de sus sentimientos, aceptarlos en vez de combatirlos,” dice. “Es ahí cuando ocurre la magia.”

Por supuesto que existen aplicaciones para esto. Algunas convierten “en juego” al proceso, permitiéndole medir por cuánto tiempo puede concentrarse antes de que su mente se disperse. Busque Headspace, Muse, Harris’ 10% Happier y Opti-Brain, una aplicación hecha sobre el software de Muse por la asesora de psicología deportiva de Arizona State Debbie Crews. Ella colocó bandas de medición de las ondas cerebrales sobre profesores asistentes al PGA Show del año pasado, demostrando cuánto mejor jugaban el putt cuando llevaban a las ondas cerebrales a un estado de descanso. Así que ahora… siéntese derecho. Cierre los ojos. Respire profundamente… y deje que vengan los birdies.

Cinco recompensas para los golfistas
1. Note los pensamientos negativos sin dejarse manejar por ellos. Me pone nervioso jugar por encima de un bunker es un pensamiento que puede no abandonarlo jamás, pero su poder sobre usted sí.

2. Reacción retrasada al estrés. “Piense en la furia del camino,” dice el pro del tour Luke Donald, quien ha trabajado con el psicólogo Michael Gervais y George Mumford, autor de “The Mindful Athlete.” “Algo sucede. Usted reacciona. Existen momentos como esos en golf. La idea es extender la brecha entre la emoción y la reacción. Dele tiempo a la necesidad de reaccionar a que se disipe.”

3. Deje de combatir lo que siente. “No se trata de sentirse bien. Se trata de sentir lo que siente y no escaparse,” dice Dan Harris, autor de 10% más feliz.

4. Estar. Aquí. Ahora. “Usted pega un golpe y se toma unos momentos para evaluarlo – no para juzgarlo,” dice Gervais. “Usted dice, ‘OK, pasó esto, pasó esto otro y pasó aquello.’ Después de eso, la idea es estar simplemente donde están sus pies. Disfrutar de la caminata.”

5. Ensaye el éxito. Algunos psicólogos llegan a pedirles a sus alumnos que imaginen toda una vuelta de golf dentro de un estado de meditación. Ver el éxito. Invitar al éxito.