Recomendados Hace 3 años

Match entre amigos, dar putts, mulligans y tramposos

Competir en la cancha de golf es divertido y beneficioso para su juego. Jugar por algo puede mejorar su progreso sobre la cancha y hacer que esas cervezas al final de la ronda tengan aún mejor sabor – especialmente si no es el que las paga. ¿Pero cómo puede asegurar que usted y sus oponentes la pasen bien y no se terminen lanzando hierros por la cabeza? Aquí hay un par de guías simples a seguir.

match

Estoy en un partido y acabo de errarle por completo. ¿Se me permite estar frustrado?
Primero que nada, tiene que esperar que esto pase. Hasta los mejores jugadores del mundo tienen días malos y se traban bajo la presión, así que tiene que saber que lo mismo le pasara a usted. Cuando le pase, recuerde que debería sonreír y darle la mano a su oponente al final del partido. Durante el match, está bien estar frustrado y mostrar algo de emoción (ej.: meter el palo dentro de la bolsa con un poco más de fuerza), pero no se pase (ej.: romper el palo contra un árbol). Nadie quiere jugar con alguien que actúa como un lunático o que está constantemente lloriqueando y quejándose. Si hace eso, pida disculpas. Pero es mejor tratar de reírse y dejar pasar el error, usarlo como una experiencia de aprendizaje. Se sentirá mejor y jugará mejor. Además, romper palos es un hábito caro.

Bueno, ¿cómo actuó cuando a un oponente le va mal?
Para empezar, ni se le ocurra celebrar. El golf ya es frustrante de por sí. Lo último que un jugador – especialmente un amateur – necesita es ver a su oponente burlándose por un error. De hecho, intente evitar hacer cualquier tipo de reacción y enfóquese en su próximo tiro o el hoyo siguiente. Dele a su oponente espacio cuando él o ella esté frustrado, y espere indicios de que ya esté bien antes de volver a conversar. No quiere ser parte del próximo crimen de golf que llegue a las noticias.

¿Y si uno de nosotros le pega muy, pero muy mal desde el tee? ¿Se siguen permitiendo los mulligans?
No si está jugando un partido de verdad. Sin embargo, en algunos lugares – Kiawah’s Ocean Course, por ejemplo – se incentiva un “breakfast ball”, es decir, un tiro de calentamiento. Y si está jugando con amigos, siempre pueden negociar permitirse un mulligan en sus primeros tiros. O quizás usted quiera permitir uno por ronda, o uno cada nueve hoyos. Solamente asegúrese de que estén claras las reglas desde el principio.

¿Qué hay sobre otorgar putts?
Esto es un poco más complicado, pero hay una regla general: no hagas que un oponente le pegue a un putt que a usted le ofendería pegar si los roles estuviesen invertidos. Nada puede incomodar más en una ronda que un jugador erre una pelota dada. Regalarse putts puede variar dependiendo del estado del partido (si está muy abajo, puedes ser más tacaño), la condición de la cancha (si los greens fueron recientemente aireados, se más permisivo) y tu oponente (si él te está haciendo pegar cada putt, tenle cero piedad). Algunos regalan putts de una cierta distancia (a menudo usando el grip de sus putters como guía), pero deberíamos estar por encima de agacharnos para medir.

Pareciera ser que jugar un partido genera mucha más tensión y requiere más seguimiento. ¿Qué pasa si yo no quiero jugar un partido, pero mi compañero si?
Entonces no lo juegue. Dígale que no está enfocado en el puntaje. Dígale que usted tiene problemas de ira y que competir no le hace bien. Dígale que fue criado en una era donde jugaban al quemado en clase de gimnasia y no cree en ganadores o perdedores. O, simplemente lo supera y juega un partido. No significa que tenga que jugar por algo. Simplemente medirse contra otro jugador es una gran forma de mejorar su juego.

¿Qué pasa si mi compañero no quiere jugar un partido?
Dígale a su compañero todo eso sobre mejorar su juego. Prométale a su compañero que será divertido y que perder no traerá vergüenza al nombre de su familia. Si nada de eso funciona, olvídelo. Siempre está la cancha – y usted mismo – para competir. Y no hay regla que diga que no puede intentar ganarle en cada hoyo de todas formas.

Hablando del score de mi compañero, ¿qué pasa si pareciera que él no está muy bien con sus matemáticas?
Primero que nada, acusar a otro golfista como tramposo es la acusación más seria que puede hacer en una cancha – así que no ande diciendo esa palabra ligeramente. Si realmente cree que hay algo sospechoso sucediendo, trate de tocar el tema de la forma menos brusca. “¿Así que eso es un cinco? ¿Y con la penalidad? ¡Wow, buen tiro!” O “¿Encontraste tu pelota en los bosques DE NUEVO? ¡Que genio! ¿Vida limpia, corazón limpio, no?” Bueno, no exagere, pero no deje que pase sin decir nada tampoco. Si cree que alguien está haciendo trampa y está en un torneo oficial, llame a un oficial de reglas. Si es una simple ronda de amigos, háblelo antes de que se salga de sus manos, o quizás, sugiérale que simplemente jueguen sin puntaje.

Lea también Cortesía: consejos, mantener buen ritmo y jugar hacía adelante