Recomendados Hace 6 meses

Masters 2019: Los problemas de reglas más memorables en la historia en Augusta

Al fundador del Masters, Bobby Jones, se le atribuyó una vez el hecho de decir: “También puedes elogiar a un hombre por no robar un banco” después de haber sido alabado por reclamar una sanción a sí mismo. El problema es que, en 2019, los jugadores no siempre están seguros de haber cometido una infracción. Los cambios a las Reglas de golf han dejado a algunos golfistas confundidos, frustrados y, a veces, sin saberlo, recibiendo un golpe extra o dos en su tarjeta. Es por eso que el impacto de las nuevas Reglas en juego en Augusta National es un argumento que se debe seguir en el Masters de este año, uno que podría aumentar con la primera caída cuestionable alrededor de Rae’s Creek.

La intriga es alimentada, en parte, por el hecho de que a lo largo de los años el Masters ha tenido su parte de controversia con respecto a las regulaciones que gobiernan el deporte. He aquí un vistazo a algunas de las decisiones más memorables/cuestionables en la historia del Masters.

Padraig Harrington, hoyo 15, segunda ronda, 2009:

Después de una ronda de apertura 69, Harrington, el campeón del Abierto Británico y de la PGA Championship en busca de su tercer mayor consecutivo, dijo a los medios: “Todo depende de cómo juegue los próximos tres días. No necesariamente de lo que he hecho bien el primer día”. Esas palabras sonaron aún más verdaderas el viernes, cuando el irlandés se dirigió a un birdie de tres pies en el 15 y luego se apartó del putt, solo para ver cómo se movía su bola. Un par de pies de distancia del lugar original. Como resultado, Harrington fue penalizado con un golpe por una pelota en reposo que se movió.

Tianlang Guan, hoyo 17, segunda ronda, 2013:

Nadie quiere penalizar a un chico de 14 años por nada, y mucho menos etiquetarlo con un golpe extra por jugar lento en el Masters. Desafortunadamente para el oficial de reglas John Paramor, esa fue la tarea con la que fue encomendado hace seis años. Según un informe en Golf World, Paramor había hablado con el aficionado de China tres veces durante su ronda y luego le dio una última advertencia mientras caminaba hacia el 17mo. tee. “Debes intentar jugar más rápido”, dijo Paramor. “Esta es la última vez que puedo hablar contigo sin penalizarte”. Guan preguntó cuánto tiempo tenía para jugar un tiro y cuándo comenzaba a contar. Paramor le informó que habían transcurrido 40 segundos y que el reloj comenzó a funcionar cuando le tocaba su turno para jugar. En su approach al 17, Guan tomó 65 segundos, dejando a Paramor sin otra opción. Mostrando clase, Guan dijo que estaba de acuerdo con la sanción, y agregó: “Respeto la decisión que toman” La historia, afortunadamente, todavía tuvo un final feliz. A pesar del golpe adicional, Guan hizo el corte y pudo jugar el fin de semana, terminando en el puesto 58 y como el mejor amateur.

Rory McIlroy, hoyo 18, segunda ronda, 2009:

Después de salir de un búnker en el hoyo 18, McIlroy, dependiendo de su punto de vista, alisó la arena con el pie o la pateó con frustración. Esto último habría provocado una descalificación, porque McIlroy firmó su tarjeta poco después. Después de ser convocado para regresar a Augusta National esa misma noche para revisar el video y explicar su versión de la historia, el club emitió una declaración que decía: “Debido a la cinta y la declaración del Sr. McIlroy sobre lo que había ocurrido después de pegar el golpe, se determinó que no se había producido ninguna violación de las reglas”.

Jeff Maggert, tercer hoyo, ronda final, 2003:

Maggert comenzó el domingo con una ventaja de dos disparos sobre Mike Weir y aún mantuvo un golpe de diferencia cuando se dirigía al tercer hoyo de par 4 de 350 yardas. Jugando con cautela, Maggert jugó un hierro 2 desde el tee, pero encontró uno de los cuatro bunkers que protegían el lado izquierdo del fairway. Con su segundo golpe, intentó abrir una brecha con el 52 grados, pero la pelota rebotó en el borde del bunker y lo golpeó en el pecho. El resultado fue una penalización de dos golpes por tocar una bola en movimiento, con Maggert finalmente logrando un triple bogey. Aunque Maggert se recuperó para jugar los siguientes ocho hoyos en dos bajo par, un quíntuple bogey en el par 3 del 12 le quitó cualquier esperanza y terminó T-5, cinco golpes atrás de Weir. “Supongo que mis reflejos no son lo que solían ser”, dijo Maggert sobre su incapacidad para evitar el rebote.

Ernie Els, hoyo 11, tercera ronda, 2004:

La historia muestra que a Els se le negó el Masters de 2004 (o al menos la posibilidad de ganar en una muerte súbita) por el putt de Phil Mickelson en el hoyo 72. Pero los aficionados del Masters dirían que tal vez Els no debería haber estado en esa posición para empezar. Rebobine un día antes en el hoyo 11 donde Els cayó entre un montón de ramas de árboles caídas. Originalmente negado el alivio por dos oficiales, Els pidió otra opinión. Llegó Will Nicholson, el presidente del comité de competición del torneo. Els sostuvo que las ramas equivalían a material que había sido apilado con el propósito de removerlo, y como tal debería ser tomado como terreno en reparación. Nicholson estuvo de acuerdo y le concedieron un dropeo a Els, lo que provocó un poco de controversia. “Sentí que podrían haber movido estas cosas fuera del sitio”, dijo Els más tarde. “En Sudáfrica lo llamamos ‘escombros de los greens’, y me sentí bastante convencido al respecto”. Al drama se agregó el hecho de que antes de que Nicholson llegara a la escena, Els extrajo algunas de las extremidades del montículo de ramas y su bola pareció moverse, lo cual habría resultado en una penalización. Finalmente se consideró que la pelota oscilaba, pero no se movió.

Tiger Woods, hoyo 15, segunda ronda, 2013:

Siguiendo el liderato en el Masters de 2013, Woods alcanzó un wedge casi perfecto de 85 yardas. “Cerca” es la explicación para que golpee la bandera y termine en el agua que da al green. Deseando aterrizar su siguiente golpe un par de yardas más corto, Woods retrocedió dos yardas y dropeó. La estrategia funcionó cuando Woods la puso cerca e hizo bogey, excepto que las reglas exigen que el dropeo se realice lo más “cerca posible” del lugar desde donde se realizó el disparo anterior. En una entrevista de prensa después de la ronda, admitió que había retrocedido dos yardas. Después de que un espectador llamara (más tarde se reveló que la persona que llamó era el ex director del torneo de la PGA y del torneo de la USGA, David Eger), una serie de reuniones y discusiones finalmente dieron como resultado que Woods recibiera una penalización de dos golpes.

Arnold Palmer, hoyo 12, ronda final, 1958:

En en su primer campeonato principal, Palmer lideró a Ken Venturi por un golpe jugando el par 3 del 12. El golpe de salida de Palmer aterrizó sobre el green y se enterró. Bajo una regla local que proporciona alivio de las pelotas incrustadas, Palmer sintió que tenía derecho a alivio y Venturi estuvo de acuerdo. Sin embargo, Arthur Lacey, un oficial de reglas que había jugado en un par de equipos de la Copa Ryder de Gran Bretaña e Irlanda en la década de 1930, pensó de otra manera y le dijo a Palmer que jugara como estaba. Palmer discutió el fallo, luego enojado golpeó la pelota y finalmente hizo un doble bogey. Sin embargo, después de retirarse, anunció que iba a jugar otra pelota y dejar que el comité lo decidiera. Lo hizo, haciendo un 3 con la segunda bola. Venturi sostuvo que Palmer jugó la segunda bola de manera incorrecta. En el hoyo 15, se llegó a la conclusión de que los 3 de Palmer se mantendrían, y él siguió ganando por un golpe sobre Fred Hawkins y Doug Ford. Venturi terminó dos atrás. Años después, Palmer dijo que le había dicho a Lacey que iba a jugar una segunda bola, pero Lacey no le permitió hacer eso. La redacción de la regla en 1958 no era exactamente como lo es hoy, dejando algo de maniobra. “Si el competidor no anuncia por adelantado su procedimiento o selección, la puntuación con la segunda bola será su puntuación si se juega de acuerdo con las reglas”, se lee. Venturi pasó a tener una carrera en el Salón de la Fama, pero nunca ganó el Masters ni superó el incidente.

Roberto De Vicenzo, hoyo 17, ronda final, 1968:

Una supervisión de scoree en la ronda final en 1968 ensombreció uno de los duelos más grandes en la historia del Masters. En su cumpleaños número 45, De Vicenzo hizo águila en el primer hoyo, cerró la ida con 31 e, incluso con un bogey en 18, pareció haber disparado un 65. En el siguiente grupo, Bob Goalby, quien comenzó el día un golpe por delante de De Vicenzo, hizo birdie en el 13 y 14, luego hizo 3 en el 15 en ruta a un 66 y un empate aparente. Pero el compañero de juego y marcador de De Vicenzo, Tommy Aaron, anotó un 4 en el hoyo 17, cuando el argentino logró hacer 3. Y cuando De Vicenzo firmó la tarjeta de score, bajo las Reglas de Golf, el puntaje más alto se mantuvo. Goalby se puso la chaqueta verde y De Vicenzo se quedó para decir: “Qué estúpido soy” con respecto a su error.