Protagonistas Hace 7 meses

Lucas Glover, en el camino de vuelta

Es increíble dónde un golfista puede encontrar confianza. Solo pregúntele al ex campeón del Abierto de EE.UU., Lucas Glover, quien obtuvo el segundo lugar en el Web.com Championship el año pasado y comenzó a construir una temporada sólida para él mismo en el PGA Tour.

Glover capturó el US Open 2009 en Bethpage Black, pero no ha ganado nada desde el Campeonato Wells Fargo 2011, una serie de 189 eventos en el PGA Tour en el que tuvo solo nueve resultados entre los 10 primeros. Su visita a las Finales Web.com fue la segunda en cuatro años, ya que ha estado buscando una apariencia de consistencia, si no de excelencia.

Pero el nativo de Carolina del Sur, uno de los jugadores más introspectivos en el golf, y posiblemente el más leído, está disfrutando de un resurgimiento que continúa en el AT&T Pebble Beach Pro-Am. Glover, de 39 años, lanzó un viernes de seis bajo el par para 66 en Pebble Beach Golf Links antes de que la lluvia suspendiera el juego del día, y tiene una ventaja en 36 hoyos, al menos durante la noche. Empata en 10 bajo par con Phil Mickelson, Paul Casey, Scott Langley y Jordan Spieth, aunque Spieth, quien ganó aquí en 2017, tiene dos hoyos restantes en Spyglass Hill cuando el juego se reanuda a las 7:10 am PST. Ahí también está Jason Day con nueve bajo el par con tres hoyos en Spyglass.

Si Glover no hubiera tenido éxito en las Finales del Web.com Tour, aún podría haber jugado este año en una importante extensión médica, habiéndose perdido el resto de la temporada del 2018 PGA Tour luego de someterse a una cirugía artroscópica en su rodilla derecha tras un corte perdido en la Abierto de Estados Unidos en Shinnecock Hills.

Las Finales no se perfilaron como algo especial hasta que disparó 265 golpes en Atlantic Beach Country Club para terminar segundo detrás de Denny McCarthy. “Simplemente me mostró que en lo que había estado trabajando antes de eso era lo correcto”, dijo Glover sobre su actuación en septiembre pasado en Florida. “Cada vez que juegas bien, obtienes confianza. Eso fue enorme”.

Aunque se perdió el corte la semana pasada en el Waste Management Phoenix Open, Glover no se desanimó, ya que no terminó peor que 17 en sus cinco apariciones anteriores, incluido el T-7 en el Shriners Hospitals for Children Open en Las Vegas.

“Tuve un pequeño desliz la semana pasada, pero es motivador al mismo tiempo”, dijo, y observó que había resuelto algunos problemas durante el fin de semana.

Su total de 10 menos (134) es su score más bajo en seis participaciones en este evento, al tiempo que logra el corte por segunda vez. Tuvo siete birdies contra un bogey el viernes, después de alcanzar 15 greens en regulación. Esa última estadística es una señal de bienvenida para un golpeador de pelota práctico, pero generalmente competente, como Glover, que se ubicó en el puesto 125 el año pasado en golpes ganados.

“Jugué bien”, dijo cuando la lluvia comenzó a caer en la Península de Monterey. “Tuve un buen comienzo, hice birdie en el dos, tres y cuatro. Y si hay tal cosa como un buen cinco sobre ocho, lo logré. Entonces, honestamente, eso mantuvo el impulso. Luego pasé nueve y 10 ileso y conseguí uno nuevamente en 11. Jugué muy bien. Jugué el driver un poco mejor hoy e hice algunos putts más”.

Antes de la lesión en la rodilla, Glover estaba en las noticias por otros problemas que no eran de su propia creación, un problema de violencia doméstica en el que su esposa, Krista, supuestamente lo golpeó a él y a la madre de Glover en mayo pasado después de que perdió el corte en el PGA Championship. El caso recientemente fue cerrado con Krista condenada a libertad condicional.

Vale la pena mencionar solo que el incidente, ampliamente informado, ha sido una cosa más que el golfista debió superar, para apareceren un lugar mejor, algo que todos los golfistas necesitan para poder competir al máximo.

Glover está llegando allí. La última vez que tuvo una ventaja de 36 hoyos en el John Deere Classic 2013, donde terminó siendo T-15. Como cualquier competidor, él sabe que todavía hay buen golf en él.

“Me gustaría obtener el dinero y el trofeo todos los domingos por la noche”, dijo. “Todavía creo que puedo hacerlo, y quiero hacerlo”.

Y se está acercando a hacerlo, si no esta semana, quizás en un futuro próximo.