Protagonistas Hace 3 meses

Los profesionales también contemplaron su propio conjunto de Reglas hace 50 años

 

Hace poco más de 50 años, en un compromiso alcanzado en diciembre de 1968, se formó la entidad ahora conocida como el PGA Tour, separándose de la PGA de América en un movimiento encabezado por Gardner Dickinson y apoyado por los grandes nombres, Jack Nicklaus y Arnold Palmer.

Lo poco que se sabe acerca de ese momento es que los jugadores contemplaron instituir su propio conjunto de reglas aparte de las Reglas de golf establecidas por la USGA y la R&A, los dos órganos de gobierno del juego. Con Joseph C. Dey, el director ejecutivo de larga data de la USGA, aceptando el trabajo como primer comisionado del PGA Tour a partir de 1969, tal movimiento podría haber tenido algún sentido.

No sucedió

Esas circunstancias son relevantes a la luz del debate en curso a nivel de élite sobre la implementación de los cambios a las Reglas de Golf a principios de año. Los jugadores del PGA Tour continúan expresando sus preocupaciones sobre algunas de las nuevas Reglas, con Justin Thomas entre los más visibles. Muchos jugadores han expresado interés en querer aportar más en un proceso que lleva años.

“Lo comprendo porque formé parte de eso yo mismo, pensando de esa manera”, dijo Nicklaus la semana pasada en el Honda Classic, en el que la organización de Nicklaus Children’s Health Foundation, es el principal beneficiario. “Pero todos tomamos la posición de que no somos más grandes que el juego de golf y el juego de golf es la USGA y la R&A. Sentimos que si hacíamos eso, nos haríamos más importantes que los órganos dominantes del juego de golf, y no pensamos que era lo correcto.

Nicklaus dijo que a lo largo de los años, según su experiencia, la USGA y R&A intentaron comunicarse con los mejores jugadores profesionales del juego, pero señalaron que los profesionales de la gira no son los únicos constituyentes a los que sirven los órganos de gobierno.

“La USGA y la R&A siempre han sido muy respetuosas con los jugadores”, dijo el Golden Bear. “Es posible que no hayan hecho exactamente lo que los jugadores sintieron porque quizás tenían otros intereses que pensaban que eran mejores para el juego general, que necesariamente el golf de torneo”.

Bob Goalby, quien ganó el Masters de 1968 y fue uno de los defensores más abiertos a favor de la “revuelta de los jugadores”, como los periódicos lo caracterizaron en el día, dijo que los jugadores “nunca se adentraron en la maleza” sobre el tema de la fabricación de sus propias reglas.

“Nunca se puso tan serio”, dijo Goalby, quien cumplirá 90 años la próxima semana. “Unos 10 años antes, en realidad hubo más comentarios al respecto. Pero los tipos como Sam Snead eran voces fuertes que apoyaban a la USGA [en 1968]. Y también Arnie y Jack.

Vale la pena señalar que R&A y USGA llevaron a cabo reuniones en 1963 y ’67 para crear un único código de reglas, pero eso no impidió que los golfistas profesionales lo rechazaran. Una historia de cable, fechada el 24 de noviembre de 1968, informó sobre la insatisfacción de los jugadors con una serie de medidas, incluida la regla que permitía que una bola en el green solo se levantara una vez (básicamente, obliga a un lanzamiento continuo hasta que el jugador emboca). Los profesionales de esa época tampoco consideraron muy bien la regla de los 14 palos, las limitaciones en las especificaciones de los equipos o la prohibición del side-saddle putting, que Snead utilizó con gran éxito.

La respuesta del entonces presidente de la USGA, Hord Hardin, fue “prescindir” de responder a unos 200 profesionales, porque la USGA se centró en crear un conjunto de reglas para los 10 millones de golfistas. Hardin también fue sensible a garantizar que la USGA no tomara partido en la brecha entre los profesionales de la gira y la PGA de América.

“Lo entiendo. Solo somos el uno por ciento del uno por ciento que juega al este juego “, dijo el dos veces ganador principal Zach Johnson, que obviamente adopta una línea similar de pensamiento sobre las Reglas del Golf que cubre a los jugadores de todos los conjuntos de habilidades. “Pienso que la intención de la mayoría de las nuevas reglas es probablemente correcta, hagámosla más práctica. Pero este es el año en el que ha habido tantos cambios sustanciales, y con eso vendrán las discrepancias, y esas discrepancias se pondrán de relieve en el PGA Tour porque estamos en la televisión”.

Al presentarse el domingo pasado en Morning Drive de Golf Channel, John Bodenhamer, director general de campeonatos de la USGA, simpatizó con las preocupaciones de los jugadores de la gira.

“Es muy claro que hay un cierto nivel de incomodidad con algunos jugadores de la gira, ciertamente no todos, y estamos trabajando para solucionarlo con ciertas reglas”, dijo Bodenhamer. “Sabemos que tenemos más trabajo que hacer.

Con la cantidad de cambio que esto significó, pensamos que debería haber una aclaración, y aún habrá. Estamos a solo ocho semanas de esto. Las cosas van a seguir sucediendo. Vamos a tener que seguir hablando de ello y comprometernos con los jugadores. Esa es la clave, y vamos a hacer un esfuerzo concertado para hacerlo y seguir haciéndolo durante toda la temporada”.

Al ofrecer una perspectiva histórica, Nicklaus señaló que la USGA y la R&A a menudo ajustan las Reglas según la necesidad. Por ejemplo, en el Abierto de EE. UU. de 1966 en el Olympic Club, la USGA estableció por primera vez la regla que exigía la colocación continua. En 1960, la pena por golpear un tiro fuera de los límites era solo de distancia.

“Colocación continua, marca de bandera … teníamos todo eso”, dijo, señalando que el nuevo procedimiento de caída podría estar entre los cambios que deben revisarse. “Creo que solo están intentando simplificar el juego y hacerlo más rápido y su corazón está en el lugar correcto, pero cada vez que haces algo, toma un tiempo resolver todos los errores. Ellos lo resolverán”.