Recomendados Hace 2 meses

La mujer golpeada en un ojo en la Ryder dice que los aficionados tomaban fotos en lugar de ayudarla

En julio circuló un popular tweet que contrastaba a los seguidores de Tiger Woods en el British Open de 2002 y en el mismo evento, 16 años después. La diferencia más marcada no fue el ajuste del pantalón de Woods, sino que la mayoría de los espectadores en Carnoustie vivieron su experiencia junto al golfista más famoso del mundo a través de las cámaras de sus teléfonos celulares.
Lo que se convirtió en un divertido meme durante el verano adquiere un significado más oscuro ahora, cuando se escucha el relato de Corine Remande, la espectadora de la Ryder Cup de 49 años que fue golpeada en el ojo derecho por una pelota de Brooks Koepka, perdiendo la visión. En una entrevista con la agencia France Presse, la semana pasada, Remande dijo que cuando se retorcía de dolor en el suelo, momentos después de ser golpeada, los fanáticos a su alrededor no se apresuraron a ayudarla, sino que simplemente tomaban fotos.

“Antes de ser movida, en medio de un gran lío, tenía miedo de ser pisoteada porque Tiger Woods se acercaba y la multitud crecía a nuestro alrededor”, dijo Remande. “Lo que también me sorprendió fue que los espectadores me tomaban fotos, pero nadie estaba pidiendo ayuda”.

Las fotografías de ese día muestran a varias personas que asisten a Remande una vez que Koepka la alcanzó, mientras que otras todavía están tomando fotografías.
Remande dice que está demandando al evento por no dar suficiente advertencia cuando la golpeó la bola de Koepka. Los funcionarios han refutado esas afirmaciones diciendo que gritaron una advertencia cuando el jugador pegó desde el tee, y que los marshalls advirtieron explícitamente sobre el riesgo.

Remande, sin embargo, dice que no responsabiliza a Koepka. “Simplemente estoy enojada por la organización y todos los oficiales”, agregó.

Koepka, cuya experiencia en la Ryder Cup fue más agitada que la de la mayoría, ofreció disculpas en una conferencia de prensa la semana pasada y en las redes sociales. “Estoy desconsolado, y muy alterado por dentro”, dijo Koepka en el Alfred Dunhill Links Championship. “Es triste, y realmente estoy preocupado por esto. Ella no va a poder ver con ese ojo nunca más. Todo porque golpeé una pelota de golf. Este es definitivamente el único golpe en mi carrera que voy lamentar siempre.”