Protagonistas Hace 2 meses

Justin Thomas sigue molesto con la USGA, espera que los jugadores sigan llamando al cuerpo directivo

NORTH BERWICK, Escocia – Dejó en claro que no era uno de los 15 jugadores que Golf Digest identificó como que contemplaban un boicot al US Open hace un par de años. Pero hablando por teléfono desde el Memorial ante los miembros de la prensa escocesa reunidos en el Renaissance Club, Justin Thomas no hizo ningún intento por disimular su insatisfacción con la USGA.

Lo cual no fue ninguna sorpresa. A principios de este año, Thomas ridiculizó públicamente las últimas revisiones de las reglas de la USGA, calificándolas de “terribles” en una conferencia de prensa. En respuesta, el órgano rector acusó erróneamente al jugador que ocupa el sexto lugar en el mundo de cancelar una serie de reuniones planificadas entre ambos, antes de disculparse por el error.

“Es bastante obvio en qué posición estoy con el US Open y la USGA”, dijo Thomas, quien jugó en el Open de Francia el año pasado y tiene previsto debutar en el Scottish Open el próximo mes de julio. “Hemos tenido nuestras dificultades en los últimos seis meses. Mi frustración con ellos y la configuración del campo en el US Open se debe a la forma en que el PGA Tour hace un gran trabajo preparando torneos todo el año. Sentimos que el US Open se aleja de nosotros, o se sale de las manos casi todos los años”.

Sin embargo, aunque Thomas no tardó en identificar su decepción por la forma en que recientemente se presentaron “campos increíbles” como Shinnecock Hills, Oakmont y Merion: “no es necesario que los engañen; no necesitan ser configurados más difíciles de lo que ya están, sin embargo, terminamos ‘perdiéndolos’, lo que no es justo o lo que cualquiera de nosotros quiere”, descartando la idea de una protesta en el campeonato nacional.

“Al final del día, el US Open es uno de los Majors, y siempre voy a jugar en él”, dijo. “Puedo superar el hecho de no gustarme un par de hoyos en una configuración para tratar de ganar un Major”.

Thomas también se apresuró a defender el derecho de jugadores como él mismo a quejarse cuando las cosas no son satisfactorias. La historia en la edición de junio de Golf Digest (USGA Confidential: lo que los jugadores, entrenadores, caddies y analistas realmente piensan acerca del cuerpo directivo usó citas anónimas para ilustrar gráficamente el alto nivel de fricción que existe entre muchos profesionales y el cuerpo directivo. Pero Thomas ve ese nivel de secreto como algo que puede no ser requerido en el futuro.

“El último par de años más o menos ha sido bueno para el juego cuando los muchachos han sido un poco más abiertos y honestos”, dijo. “Pero nunca queremos salir tan malcriados. Al final del día, esto es lo que hacemos y queremos asegurarnos de que sea lo mejor posible y justo. A veces es difícil para otras personas entender eso. Pero estamos llegando al punto en que, si las cosas se salen de control, no sentimos que tengamos que detenernos más. Podemos decir cómo nos sentimos”.

Donde Thomas fue menos definitivo fue en la identificación de su calendario posterior a la FedEx Cup este año, lo que será decepcionante para muchos en el Viejo Mundo que tenían la esperanza de que el final anticipado del PGA Tour pueda tener a más de los principales estadounidenses jugando en el European Tour.

“Realmente no lo he pensado”, admitió. “Estoy muy emocionado de tener la oportunidad de ir a algunos juegos de fútbol americano en el otoño. No tenemos mucho fuera de temporada, por lo que agregar golf generalmente no está en la parte superior de mi lista. Pero me encanta viajar e ir a diferentes lugares, así que definitivamente es una posibilidad. Ser capaz de ganar un evento del Tour Europeo. Y el Abierto de Escocia es uno de los más grandes, sería genial agregarlo a mi currículum”.