Recomendados Hace 5 meses

Justin Rose, uno de los mejores, y de los más subestimados

Rose

Justin Rose consiguió su segunda victoria de la temporada en el PGA Tour sin mucho alboroto o esfuerzos en el Fort Worth Invitational, el domingo pasado. Comenzó con rondas de 66 y 64, y terminó haciendo bogey el último hoyo pero aún así, ganó por tres golpes, cómodo, sobre Brooks Koepka, sin ningún soplo de drama .

Clínico. Eficiente. Implacable. Se ha convertido en rutina para Rose. Más de la mitad de sus victorias en el PGA Tour han llegado por dos golpes o más, y se merece su lugar entre la elite actual del juego.

Sin embargo, ¿por qué parece que la conversación sobre sus éxitos a menudo se siente enmudecida? ¿Ahogado por el ruido que hacen otros jugadores a su alrededor? No es que los fanáticos del golf no lo reconozcan como el gran jugador que es, pero ¿es posible que todavía estemos subestimando lo bueno que es?

Los números no mienten, así que repasemos algunos de ellos:

• Rose es el actual No. 3 del mundo, y el europeo mejor clasificado del planeta. No ha caído fuera de los primeros 20 en el Ranking Mundial desde 2012.

• El domingo marcó su noveno triunfo en el PGA Tour desde que el jugador de 37 años se instaló a tiempo completo en los Estados Unidos en 2008, más victorias que Henrik Stenson, Jimmy Walker y Matt Kuchar, todos mayores que Rose.

• Ese recuento incluye su victoria en el Abierto de EE. UU. 2013, pero no su Medalla de Oro Olímpica, ni sus otras 11 victorias internacionales.

• Terminó 19 veces entre los 15 primeros en majors, incluidos ocho top 5 y dos subcampeonatos (Masters 2015 y 2017).

• Rose ha participado en cuatro equipos de Ryder Cup y tiene un récord de 11-6-2. Tiene un promedio de tres puntos por torneo, terminando como el mejor anotador de puntos de Europa en 2014 y el segundo mejor anotador de puntos en 2008 y 2012.

• En lo que va del año, Rose ha ganado más dinero por torneo que cualquier otra persona en la gira (U$ 442,787 en 10 torneos en el PGA Tour).

Es un currículum que sería la envidia de la mayoría de los golfistas en los rangos más altos del juego, y con solo 37 años, es de suponer que habrá más por venir.

Es difícil averiguar por qué, exactamente, Rose no recibe más bombo. Ha estado en la mira durante bastante tiempo (20 años) coincidiendo con el ascenso de Tiger Woods, lo que no ayuda. De hecho, es una desafortunada coincidencia que Rose parezca encontrarse en algunos duros concursos de popularidad en las etapas más importantes: primero contra Mickelson en el US Open 2013, luego Spieth en el Masters de 2015, Kuchar en los Juegos Olímpicos de 2016 y, más recientemente, Sergio Garcia en el Masters 2017.

Curiosamente, también, el mejor golf de su carrera ha llegado en los últimos cinco años, coincidiendo con el surgimiento de un grupo de jóvenes que han acaparado mucha atención. También es justo analizar que Rose es alguien particular; un inglés nacido en Sudáfrica, que juega la mayor parte de su golf en los Estados Unidos y vive en las Bahamas.

Cualesquiera que sean las razones, Rose continuará con su trabajo, sin molestarse en lo que sucede a su alrededor, acumulando tranquilamente uno de los mejores currículum de golf.