Recomendados Hace 2 años

Cómo jugar “en la zona” (y mantenerse)

zonaTomemos a uno de los dos o tres mejores jugadores del mundo y pongamos una dosis de “iluminación” completa. El resultado de esa mezcla son los siete primeros hoyos de Rory McIlroy en el Players Championship 2016 del viernes: Cinco birdies, un águila y un par, terminando 7 abajo después de siete.

Es posible que su propia racha personal constituya cinco pares consecutivos – o incluso cinco bogeys – pero la pregunta es la misma para cada jugador. ¿Cómo hacer para “iluminarse” y una vez que uno está en ese estado, cómo mantenerse así?

El experto en desempeño, el Dr. Michael Lardon, trabajó con jugadores del PGA Tour, la NFL y MLB, así como también con Navy SEALs y CEOs de Fortune 500. Su investigación respecto de la mente y la “iluminación” está plasmada en dos libros, Mastering Golf’s Mental Game y Finding Your Zone. Para él, los grandes competidores usan una variedad de estrategias para lograr una “higiene del pensamiento” – un estado en el que se quitan los malos pensamientos y son reemplazados por ideas positivas.

“Uno piensa en la higiene en términos de ir al dentista y limpiarse los dientes, pero la palabra funciona igual de bien para su estado mental”, dice Lardon. “Es el proceso en el que uno se dice a sí mismo, ¿cuál es la mejor manera de pensar si el objetivo es anotar?”

En Mastering Golf’s Mental Game, Lardon describe lo que fue trabajar con Phil Mickelson mientras Mickelson se quejaba de que se estaba volviendo muy técnico en su swing. En el campo, Lardon le pidió a Mickelson que se imaginara a él mismo haciendo un buen swing. Una vez que Mickelson tenía esa imagen solidificada en su mente, Lardon le pidió que use eso – y solo eso – como la imagen mental pre-swing mientras calentaba para su próxima ronda en el torneo. “El objetivo es reproducir la imagen y el sentimiento, no quedarse atascado en la mecánica o en el ‘no hagas esto’.” dice Lardon. “Reproducir el sentimiento de hacer un buen swing ayuda a la mecánica. La mente funciona bien cuando mantiene las cosas tranquilas y sencillas.”

El “piense en otra cosa”, puede ser uno de los consejos más trillados del manual, pero en realidad es muy útil cuando se hace de la manera correcta, dice Lardon. El problema viene cuando los jugadores tratan de “ponerse en blanco” en situaciones de presión. En vez de pensar en el putt o en el drive que necesitan dar, tratan de pensar en nada. Eso es muy difícil para cualquiera. Una estrategia mejor es mirar la situación de manera realista – “tengo un tiro difícil acá, qué necesito hacer?” Y después, sustituir el pensamiento de “proceso” por un pensamiento de “resultado” y enfocarse de esa manera. Para el jugador promedio, eso implica “terminar arriba”, en lugar de “no pegarle bien”.