Protagonistas Hace 3 semanas

La sabiduría de Jack

“No es que no sintiera nervios, es solo que siempre podía pensar bien bajo presión”. – NICKLAUS Y DOUG SANDERS EN EL OPEN 1970 EN LA OLD COURSE EN ST. ANDREWS. –

Las palabras de ningún otro golfista tienen tanto peso como las de Nicklaus, como podía evidenciarse en parte por el chillido gentil con el que las decía. Volumen bajo y una tonada rítmica con un toque de Ohio, cuando el oso habla, todos escuchan.

VEINTE MAJORS SI SE CUENTAN los dos U.S. Amateurs, grabado en piedra el ganador de todos los tiempos. Los campeones grandes y pequeños han buscado su consejo en clubhouses y terrazas a través del mundo. Nicklaus empezó a escribir para Golf Digest a principios de los 70. A continuación algunas de sus perdurables palabras que han aparecido en nuestras revistas a lo largo de cuatro décadas. 

Aprenda, practique y confíe en un único swing básico. La mayoría de los golfistas y especialmente aquellos que comenzaron a jugar de adultos, aprenden y luego continúan jugando en base a prueba y error en vez de aprendiendo formalmente un método básico.

Siempre he creído que el palo debe dominarlo a usted en vez de que usted domine al palo.

Para mí, ganar por uno es lo mismo que ganar por 10.

Apuntar y alinearse son lejos los elementos más importantes del acto de mover una bola de golf desde A hacia B. Frote la lámpara mágica, haga que el genio le conceda cualquier swing de la historia que usted elija y, si no lo dirige correctamente desde el principio no podrá reducir su score actual ni por un mísero golpe.

Hasta los jugadores más aguerridos aprenden que no pueden intentar el golpe heroico todas las veces.

Primero hay que visualizar el problema y luego pensar de manera positiva como evadirlo. Algunos jugadores dicen que solo “dejan que suceda”. Bueno, uno jamás deja que solo suceda.

Yo sostengo el palo bastante flojo, pero justo antes de empezar a ir hacia atrás presiono las manos juntas sobre el grip una o dos veces. Yo lo llamo “presión estacionaria”.

Cuanto más fuerte quiero pegar un golpe, más lento trato de arrancar el swing.

Cuanto más largo sea su backswing, mayor será el tiempo para ejecutarlo lo cual puede ayudarlo con el ritmo. He notado que quienes tienen swings más largos suelen tener carreras más longevas.

Yo creo que la Copa Ryder es una exhibición por parte de algunos de los mejores golfistas del mundo, un gran entretenimiento y un ejercicio de caballerosidad, camaradería y buena voluntad. Las actuaciones individuales, buenas o malas, no determinan quiénes son los mejores jugadores del mundo. Tampoco el bando que termina ganando determina en qué lado del Atlántico se juega el mejor golf. Demasiada gente piensa lo contrario y eso hace que los partidos sean demasiado disputados entre los equipos y los fanáticos.

“Sé que tengo que embocar el putt. No hay alternativa. Tiene que entrar”.

Uno de mis puntos de verificación de toda la vida es mantener la vara entre mis brazos a través del swing.

Practique pegar con el swing más completo posible sin permitir que ninguno de los talones se eleven en ningún momento del swing. Esto le enseñará la manera adecuada de transferir el peso haciendo girar los tobillos, pero más que nada le enseñará la sensación de mantenerse “centrado”.

Si bien tengo un gran afecto hacia el Masters, si hablamos de golf puro prefiero el British Open antes que cualquier otro evento.

La paciencia siempre fue mi fuerte. Cuando un jugador dice que una cancha no lo favorece ya está semi derrotado.

En la mayoría de las canchas existen solo cinco o seis golpes donde realmente necesita prestar atención y jugar de manera conservadora.

Cuando juego el putt aguanto la respiración justo antes de iniciar el golpe para mantener mi cabeza y mi cuerpo quietos.

Yo visualizo la vara del putter como algo sumamente flexible, casi tanto como un trozo de soga, lo cual significa que la única manera de que la cabeza del palo haga un buen swing es golpeando los putts muy suavemente.

Yo sé que tengo que embocar el putt. No hay alternativa. Tiene que entrar. Ese era mi enfoque.

Siempre me gusta tener un par de pares 4 cortos en mis canchas. Crean variedad y obligan a pensar al jugador.

Con tanto dinero en el juego de profesionales, es como que la mediocridad conservadora prevalece. El objetivo es lograr un buen pasar económico más que ganar. Si, hay muchos pros buenos. Si se tomara un grupo de los jugadores actuales y se los hiciera jugar contra un grupo de mi época, el grupo actual probablemente los destrozaría. Pero creo que nuestros cuatro o cinco mejores, como grupo, hubieran destrozado a los jugadores de la actualidad.

No es que no me sintiera nervioso, es solo que siempre podía pensar bien bajo presión. Sé que a algunos se le pone la mente en blanco.

En una cancha de segundos golpes se usa el golpe de salida para realmente crear el segundo. Este tipo de diseño es mi favorito.

NICKLAUS CON EL CADDIE JIMMY DICKINSON EN HOYLAKE EN 1967.

Si comienza con el palo apoyado en el suelo, la tendencia natural es que el mismo trate de volver a ese lugar en el impacto. En otras palabras, está preestableciendo una papa.

Anoté mi edad por primera vez a los 64 en Hawái.

Nunca ejecuto un golpe, incluso en la práctica, sin tener una imagen nítida y enfocada del mismo en mi cabeza. Es como una película en color.

La clave para jugar bien es primero entender quién es como persona y luego manejarlo.

Ahora estoy descubriendo, más que nunca, que el juego de tu vida puede darte el momento de tu vida sin siquiera pegar un golpe.